null: nullpx
complicaciones en el embarazo

En qué consiste el cerclaje cervical: el procedimiento que puede evitar un parto prematuro

Publicado 29 May 2020 – 04:30 PM EDT | Actualizado 29 May 2020 – 04:30 PM EDT
Reacciona
Comparte

A lo largo del embarazo, las mujeres pasan por múltiples cambios físicos que permiten que el bebé se desarrolle adecuadamente, y que condicionan al cuerpo de la futura mamá para que pueda tener un parto tranquilo y sin complicaciones.

Durante este proceso, el útero y el cérvix tienen un papel fundamental, puesto que mantienen a salvo al bebé y lo protegen de agentes infecciosos externos que pueden provocar infecciones u otro tipo de padecimientos, según la fuente educativa Krames Online.

Sin embargo, en alguna ocasiones estos cambios pueden ser rechazados por el cuerpo, provocando complicaciones como la incontinencia cervical, padecimiento que puede ocasionar un parto prematuro.

De acuerdo con la American Pregnancy Association, el mejor tratamiento para mantener al bebé a salvo y que pueda nacer en tiempo y forma, es el cerclaje cervical. Te presentamos todo lo que debes saber al respecto.

Primero, ¿en qué consiste la incontinencia cervical?

De acuerdo con artículo publicado en la Revista chilena de obstetricia y ginecología, durante los primeros meses de gestación las glándulas del cérvix forman un tapón de moco que evita que el bebé salga antes de tiempo, y que los virus y bacterias entren al organismo de la madre.

Semanas antes del parto, el cuerpo comenzará a prepararse para el gran día. La fibras musculares y el tejido fibroso del cérvix empezarán a dilatarse y formarán un conducto directo con la vagina, mismo que facilitará el nacimiento del pequeño.

No obstante, en ocasiones el cuello uterino es demasiado débil, lo que aumenta la posibilidad de un parto prematuro y, en situaciones más graves, el riesgo de perder al bebé.

En estos casos, los expertos en salud recomiendan realizar un cerclaje cervical que pueda prevenir estos cambios y disminuya los riesgos.

¿Qué es el cerclaje cervical?

La American Pregnancy Association lo define como un procedimiento terapéutico, en el que se sutura el cuello del útero con un hilo metálico o de nylon.

Tiene como finalidad mantener al bebé a salvo, hasta que llegue el momento del parto.

De acuerdo con el sitio web de Fairview Health Services, el cerclaje puede realizarse a partir de la semana 12 de gestación. Después de su aplicación, el nacimiento deberá realizarse por cesárea, así como todos los que tengan lugar en el futuro.

Una vez que ha pasado el período crítico, éste debe ser retirado. De otra forma, puede ser muy peligroso, ya que si el útero llega a contraerse, existe el riesgo de que lastime profundamente al cérvix y sea un riesgo para el parto.

Se recomienda retirarlo un mes antes de dar a luz. La eliminación es muy fácil y puede realizarse durante un control ginecológico de rutina.

Este procedimiento es la opción más recomendada para prevenir un aborto espontáneo o un parto prematuro ocasionado por incompetencia cervical.

De acuerdo con los expertos, el cerclaje es exitoso en el 85% a 90% de los casos, por lo que un resulta un tratamiento viable.

El diagnóstico solo puede ser realizado por un especialista, puesto que no cuenta con síntomas evidentes que puedan representar una señal de alerta.

En estos casos, lo mejor será platicar con tu médico de cabecera y mantener un chequeo constante del estado de tu cérvix y útero.

Coméntalo con tu ginecobstetra y asegúrate de estar 100% preparada para cuando llegue el gran día.

¿Conocías este procedimiento? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte