null: nullpx
complicaciones en el embarazo

Cesárea de emergencia: los especialistas explican en qué casos es necesario realizarla

Publicado 29 May 2020 – 11:46 AM EDT | Actualizado 29 May 2020 – 11:46 AM EDT
Reacciona
Comparte

Todas las mujeres que están a punto de dar a luz esperan tener un trabajo de parto que sea breve y que no presente ningún contratiempo: contracciones relativamente manejables, un par de pujos y, después, un hermoso y saludable bebé.

Sin embargo, no siempre sucede de esa forma.

Hay casos particulares en donde se presentan complicaciones médicas, que pueden poner en riesgo la vida de la madre y el bebé. En estos casos, realizar una cesárea de emergencia resulta la opción más indicada.

Te mostramos algunos de los motivos por lo que podría realizarse este procedimiento y por qué es necesario, según la opinión de los expertos. .

Desprendimiento de la placenta

El Dr. Guillermo Genaro Martínez Salazar, anestesiólogo del Instituto Nacional de Perinatología, define a esta condición médica como la separación prematura de la placenta de las paredes internas del útero (lugar en donde se desarrolla).

Cuando este trastorno ocurre, el oxígeno y los nutrientes que son transportados del útero a la placenta no fluyen adecuadamente, lo que podría poner en riesgo la salud del bebé y la mamá.

Es una complicación que puede presentarse durante el tercer trimestre de embarazo, aunque también existe la posibilidad de que suceda en el parto, situación que daría paso a una cesárea de emergencia

Parto prolongado

Generalmente, esto ocurre por tres razones: el parto se ha detenido, el cérvix no ha dilatado por completo o cuando el bebé está en una posición incorrecta.

Una vez que la madre está en la segunda fase (con más de 5 centímetros de dilatación), es posible que los especialistas tomen la decisión de realizar este procedimiento quirúrgico.

Si no se lleva a cabo a tiempo, puede ocasionar una falta de oxígeno en el bebé y causar sufrimiento fetal, explica el sitio WebMD.

Prolapso del cordón umbilical

Esta complicación no suele ocurrir con regularidad, pero cuando lo hace, la opción indicada para tratarla y disminuir los riesgos es realizar una cesárea de emergencia.

Julie S. Moldenhauer, ginecóloga del Hospital Infantil de Filadelfia, explica que esto sucede cuando el cordón umbilical se desliza a través del cérvix y sobresale del canal vaginal antes que el bebé.

Asimismo, puede presentarse cuando el cordón logra envolverse alrededor del cuello del bebé, ocasionando una grave falta de oxígeno y una disminución del ritmo cardíaco.

Posición del bebé

Cuando un bebé está en posición de nalgas, o su cuerpecito está obstruyendo el canal vaginal, un parto por cesárea resulta la opción más segura para dar a luz, de acuerdo con la American Pregnancy Association.

La posición correcta es la cefálica, es decir: cabecita abajo, con la barbilla apoyada en el pecho, las nalgas arriba y las piernas y los brazos pegados a cuerpo.

Ruptura uterina

En aproximadamente 1 de cada 1,500 nacimientos, el útero puede llegar a desgarrarse debido al esfuerzo muscular. Esta complicación puede provocar una hemorragia en la madre e interferir con la llegada de oxígeno al bebé.

Una cesárea de emergencia, logrará facilitar la salida del pequeño y detener la hemorragia rápidamente, según información del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud.

Conocer esta información, te permitirá estar más informada respecto a las situaciones que pueden presentarse durante el parto.

Acude con tu especialista y platiquen sobre las diversas alternativas que tienen a su alcance, de esta forma te sentirás mucho más tranquila para la llegada de este esperado momento.

Y tú ¿cómo te estás preparando? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


Artículos recomendados:

Reacciona
Comparte