null: nullpx
Halloween

¿Qué haces cuando tu hijo quiere ir de Minnie y no de Mickey Mouse en Halloween?

A la mamá de Jerónimo le pareció que elegir un disfraz de Halloween para su hijo de 3 años era tan sencillo como comprar un traje de bombero, aviador o zorro. Sin embargo, el pequeño eligió ser su personaje favorito: la famosa ratona de Disney.
31 Oct 2016 – 06:42 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
"Si Minnie Mouse es su personaje favorito, no veo por qué no pueda llevar su disfraz el día Halloween" Crédito: Archivo particular

Sabiendo que su hijo ya creaba todo un alboroto en las mañanas cuando le ponía algo que no le gustaba para ir a la escuela, la mamá de Jerónimo le compró varias opciones de disfraces al pequeño de tres años, porque si había mostrado tanto carácter al momento de elegir unos tenis o unas botas, le era fácil imaginar que el día de Halloween no iba a ser tarea sencilla imponerle un traje del superhéroe de turno.

Así, muy temprano en la mañana dispuso las mejores opciones de disfraces infantiles que encontró en las tiendas: su hijo tenía la posibilidad de ser para Halloween un bombero, un zorro o un aviador. El pequeño sin embargo, no se mostró muy entusiasmado con ninguna de las ideas que su madre había elegido. “Aviador, no. Bombero, no. Zorro, no”, fueron las contundentes respuestas del niño.

Sin mucho tiempo que perder, con los afanes propios de las mañanas con niños, la mamá sugirió que la única propuesta restante que su hijo podía elegir era el disfraz de Mickey Mouse, que, por supuesto, había guardado desde su primera visita a Disney World.

“Mickey no. Minnie”, dijo Jerónimo. “¿Te quieres disfrazar de Minnie?”, le preguntó sorprendida su mamá y el niño por fin le profirió la esperada sonrisa.

“A él le encanta Minnie, le dice 'señorita' al peluche que le compramos en Orlando, así que no me pareció descabellado que quisiera ir de su personaje favorito, porque a pesar de que los adultos tengamos tan arraigados los roles de género y pensemos que los niños solo pueden jugar con carros o balones, ellos todo el tiempo nos enseñan que esos de verdad no son criterios que hagan sentido para ellos”.

No era la primera mamá que iba a enfrentarse a esos desprevenidos atrevimientos que hacen los niños. Había leído claro la famosa historia del niño que ama llevar tutus rosado o de esos que siente fascinación por las princesas, también la de la pequeña que un día de princesas en el jardín prefirió ir vestida de hot dog, así que continuó con su apresurada rutina.

El pequeño de tres años quedó finalmente listo con su orejas de moño rosado y sus pantalones negros. Sin embargo, la madre albergaba aún una duda. ¿Qué diría su papá al ver que la primera vez que Jerónimo podía decidir libremente un disfraz, había escogido uno de un personaje femenino?

Con cautela y como si hubiera logrado una gran conquista le dijo a su esposo que el chico al fin se había decidido por uno: “es con las orejas de Minnie Mouse”, le dijo como sin querer hacer de la elección un asunto mayor. El padre entró al cuarto del pequeño, lo abrazó y le dijo, “eres la Minnie más linda que he visto”.

“Es muy difícil tratar de criar a tus hijos con más libertad sobre cómo debe lucir un cuerpo masculino y uno femenino, o qué se espera de un niño o de una niña. Alguna vez él se empecinó en que quería unos tenis rosas pero nosotros habíamos comprado -sin siquiera preguntarle- los azules. Habíamos tomado la decisión guiados por lo que nos pareció 'normal'. Luego en casa me puse a pensar… pero ¿por qué? ¿qué tiene el color rosa que no sea digno de que lo lleven los niños?”, reflexiona la mamá de Jerónimo, quien tenía sin embargo, una prueba más en frente: la escuela.

Su pequeño en disfraz de la ratona y aferrado a su peluche, que hacía juego perfecto con su elección, entró al jardín solo para unos minutos después encontrarse con su mejor amiga Olivia que, sorpresivamente, había elegido al mismo personaje de Disney para vestirse. ¿Un acuerdo de pequeños? Quizás no, pero verlos irse juntos corriendo con sus orejas de ratón le dejó la certeza de que ellos estaban más allá de los debates sociales que podría haber provocado en el pasado y aún hoy esta genuina elección ser Mickey o Minnie.

Será que, como escribió la mamá de Jerónimo en su Facebook esta mañana: "La verdad Minnie siempre ha sido más divertida que Mickey".

Ver también:
Los mejores disfraces para flojos: cómo triunfar en Halloween con un disfraz casero de último minuto

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
Publicidad