null: nullpx
Fotografía

Cómo unas fotos de Instagram terminaron siendo un premiado reportaje sobre niñas embarazadas en América Latina

Ante las cifras que dicen que América Latina es la región del mundo con más alto índice de embarazo adolescente, Christian Rodríguez tomó su celular y se fue por todo el continente a documentar esta realidad.
21 Sep 2016 – 12:58 PM EDT

“Soy hijo de una madre adolescente. Mi hermana también fue madre a los 16 años. Esa ha sido desde siempre una realidad muy cercana a mi experiencia de vida”, dice Christian Rodríguez, el fotógrafo uruguayo que ante la evidencia (soportada por datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas) de que Latinoamérica es la región del mundo con más alta taza de embarazos adolescente tomó su cámara y su celular y se fue a documentar esta dura realidad por todo el continente desde Uruguay hasta Colombia.

Durante cinco años de viajes y travesías fue dejando testimonio de su proyecto en su cuenta de Instagram @christian_foto y ahora su trabajo ha sido reconocido por la agencia Getty Images con el ‘Instagram Grant’, un premio que otorga 10 mil dólares y una mentoría en fotoperiodismo a proyectos que viven en la red social y que trabajan desde la fotografía con comunidades vulnerables.


“Cuando lees cifras tan preocupantes como que en México, una de cada dos niñas menores de 16 años que empiezan a tener relaciones sexuales quedan embarazadas, o que e n 2030 habrá en el mundo más de 3 millones de bebés de niñas que no superan los 15 años, piensas, hay algo que tiene que empezar a hacerse porque el embrazo adolescente solo condena a las niñas a perpetuar el ciclo de pobreza y a la falta de educación”, asegura el fotógrafo que empezó a retratar partos de niñas en Uruguay como una manera de documentar y de visibilizar por lo que tienen que pasar las niñas.

Con la convicción de que solo propiciando una conversación pública y en las escuelas sobre este asunto las comunidades van a empezar a ver lo problemático que resulta el embarazo infantil, Christian viajó también a Ecuador a retratar cómo en ese país las niñas embarazadas van al colegio con sus prominentes barrigas.



Luego fue a México y siguió con su cámara durante siete meses a Gloria, una niña embarazada, que confirma que los embarazos entre niñas menores de 14 años suelen ser a raíz de abuso o incesto para terminar en Colombia en donde se hacen programas con bebés robots que se le entregan a las niñas para que sepan a lo que se enfrentarías si tuvieran a un hijo.

Todavía tiene en deuda muchos países que recorrer, como República Dominicana que es el país del Caribe con más alto índice de este fenómeno, o Guatemala, pero después de años de sacar de su bolsillo para hacer esta apuesta artística y social, parece que ahora con este espaldarazo podrá cumplir el sueño de hacer de estas fotografías e historias un portal que se pueda usar en las escuelas de todo Latinoamérica.

Lea también:

Publicidad