Destilados

Cinco tequilas de lujo a los que no debes ponerles sal y limón

De trago para noches locas a un producto refinado, estos tequilas están apostando por convertir al destilado de agave en una bebida tan exclusiva como la champaña o el cognac.
5 Ago 2016 – 10:26 AM EDT

Desde que José Cuervo estableció en 1880 la primera destilería de México el estatus social del tequila y su aceptación ha tenido picos y crestas. Este destilado de agave ha pasado de ser un aguardiente corriente, a una de las bebidas más consumidas en Estados Unidos a un producto que podía competir con las marcas de lujo.

En el mundo de la industria del tequila existen dos clasificaciones, no oficiales, que han marcado el rumbo del destilado: el tequila que se produce en volumen (el que nos tomamos en shots y usamos para la más infíma de las margaritas) y el tequila a pequeña escala (ese que pide a gritos que, por favor, lo tomes sin sal y limón).

Gracias a esos tequilas de producción limitada este destilado comenzó a sacudirse los lugares comunes, se quitó de los empaques con sombreros y sarapes para colocarse en botellas de diseño, en la carta de restaurantes con estrellas Michelin (y no necesariamente mexicanos), en la lista de favoritos de revistas especializadas e incluso de personajes famosos.

Estos son algunos tequilas que han marcado esta transición, con innovaciones que van del empaque al líquido.

Una de las peculiaridades de esta etiqueta es que es una mezcla: la combinación de tequila joven con un toque de tequila extra añejo. Es un tequila fresco, cristalino, que puede acompañarse con comida. Un ejemplo: almejas chocolatas.

Este tequila se envejece en barricas durante 25 meses y es reconociible, a kilómetros de distancia, por su alta botella de talavera. El contenido es llamativo por su suavidad y sabores a agave cocido.

El reposado es un tequila que se encuentra a medio camino entre el joven y el añejo. Su paso por madera es más breve, alrededor de ocho meses. Una parte del proceso que se puede reconocer en el color paja del destilado y en notas suaves de la madera.

Un tequila cristalino se obtiene a partir de tequilas que han pasado por un proceso de envejecimiento a los que se les extrae el color. Esta etiqueta en particular es una mezcla de añejo, extra añejo y reposado.

Probablemente lo más conocido de este tequila es que es 'el tequila de George Clooney' pero esa no es la razón para probarlo, este tequila reposado también está pensado para acompañar con comida.

RELACIONADOS:DestiladosBebidasEstilo de Vida
Publicidad