Bares

Por qué los tragos picantes son una gran idea

Chiles como el jalapeño y el habanero están tomando las barras de coctelería de Estados Unidos, aquí algunos ejemplos que funcionan con mucho éxito.
28 Jun 2016 – 3:53 PM EDT

No hace mucho tiempo, a los mexicanos se les veía como seres de otro planeta que disfrutaban del gusto picante que comienza por una punzada en la punta de la lengua y termina con un carraspeo de garganta involuntario.

Sin embargo, el gusto es una cuestión adquirida y, con el tiempo, incluso la tolerancia del más neófito va en aumento.

Igual que muchas otras excentricidades de los vecinos del sur, cada vez es más común encontrar estos sabores en nuestra comida diaria: el picante se ha adueñado no solamente del paladar estadounidense, sino del mundial.

Un ejemplo está en la coctelería: cada día es más común encontrar bares que usan algunas variedades de chile para dar un toque picante y exótico a la hora feliz.

¿Por qué funciona?
El chile debe ser un condimento de tu bebida no la base. Recuerda que los sabores tan fuertes tienen que tratarse con respeto y una sana distancia. Un ejemplo para quienes se inician es la famosa michelada; un coctel creado con cerveza y unos toques de limón, sal, salsas y picante al gusto. Ideal para una tarde en la playa, pero lo suficientemente consistente como para poder ser una bebida para cualquier ocasión.



¿Cuáles son los más comunes?
El chile jalapeño es uno de los chiles más comunes y fáciles de encontrar en cualquier lugar de Estados Unidos. El jalapeño (o cuaresmeño) es picante, pero soportable, alcanza las 10,000 unidades Scoville, suficientes para dar un susto pero no tanto como para arruinar una bebida.

Es una de las variedades más utilizadas en coctelería actualmente gracias a su versatilidad y simpleza de uso. Un digno representante es el Temperado en Sadie Kitchen (Los Ángeles), mezcla que contiene cilantro, jalapeño, tequila, cachaca y jugo de limón.

Otro elemento de uso común es el habanero, un pequeño chile puede ser hasta 35 veces más potente que un jalapeño común. Si es bien aplicado, otorga una marca distintiva a cualquier combinación y puede ser el acento que convierta una bebida normal en algo digno de conversaciones.

Por ejemplo, Vault Martini, en Portland, , ofrece una variedad de la bebida clásica de James Bond con un toque de habanero y piña. Picante, pero perfecto.

En alguhttp://www.univision.com/estilo-de-vida/cocktails/8-bebidas-de-moda-para-el-fin-de-semananas barras el licor Ancho Reyes ha cobrado popularidad. Si bien este brebaje no es un chile como tal, sino un licor elaborado en la ciudad de Puebla, México, se usa justamente porque imprime un sello picante a todo lo que toca.


Fue creado en 1927 por la familia Reyes y puedes probarlo en lugares como El Broken Shaker de Chicago donde lo mezclan con jarabe de toronja con cilantro, tequila y Perrier de toronja. Al tratarse de una bebida alcohólica en sí misma, también se recomienda tomar derecha o en las rocas. En su página oficial se ofrecen varias recetas.


Publicidad