Cervezas

El nuevo interés por Cuba impulsa el relanzamiento de la cerveza más antigua de la isla

La cerveza La Tropical, fundada en 1888, renace en Miami.
27 May 2016 – 6:23 PM EDT

Por Pascal Fletcher @pascalfletcher

Vender nostalgia cubana en una botella podría parecer un mercado nicho.

Pero ahora que la industria de la cerveza artesanal estadounidense se encuentra en plena efervescencia, y el interés por Cuba y todo lo relacionado a ella está en aumento, existen todos los ingredientes para una potente mercadotecnia.

Ésa es la esperanza del veterano empresario y cervecero artesanal Alan Newman, quien se ha asociado con dos cubano-americanos, Manny Portuondo y Ramón Blanco Herrera, para relanzar la cerveza más antigua y legendaria de Cuba – La Tropical, fundada en La Habana en 1888, y la cual es un nombre muy conocido para los cubanos nacidos antes de la revolución de Fidel Castro de 1959.

“Escoger el momento oportuno es lo más importante,” dijo Newman, sentado en su cervecería Concrete Beach en el moderno distrito de artes de Wynwood, en Miami, donde la icónica cerveza, que antiguamente obtuvo premios internacionales, hizo su reaparición el domingo 22 de mayo al ritmo de la música cubana y acompañada de cerdo asado a la cubana y puros. Se formaron filas de clientes fuera del área social de la cervecería Concrete Beach, todos con ganas de probar la recreada La Tropical, mientras las temperaturas en Miami llegaban a los 90º Fahrenheit (32ºC).

Newman, cuya compañía Alchemy & Science es una subsidiaria operativa independiente de The Boston Beer Company, compañía fabricante de cervezas artesanales líder en Estados Unidos, le está apostando a que el súbito aumento del interés público por Cuba, tras la decisión tomada por el presidente Barack Obama a finales de 2014 de normalizar las relaciones con la isla comunista, estimule sus ventas.

“Soy fanático de lo tradicional. Es fantástico pensar que podemos estar aquí sentados, rescatando una de las marcas de cerveza más conocidas en Cuba en su época,” dijo Newman, de 70 años, quien durante su carrera ha estado involucrado con otras marcas estadounidenses de cerveza artesanal muy conocidas, como Magic Hat, Angel City y Coney Island.

Antes de que Castro nacionalizara la histórica cervecería de La Habana, situada en un terreno fresco y bajo la sombra de grandes árboles a la orilla del río Almendares, La Tropical era la cerveza más vendida de Cuba, y dominaba hasta un 60 por ciento del mercado. Pero aunque después de la Revolución la cervecería continuó produciendo la cerveza hasta finales de la década del 2000, la fábrica se encuentra deteriorada, junto con el castillo estilo morisco, el salón de baile al aire libre y los jardines para disfrutar de la cerveza, envueltos en follaje, que eran famosos por ser sitio de celebración de fiestas y encuentros sociales – una tradición que continúa hasta estos días.

Una fotografía de 1930 en los archivos del Estado de la Florida muestra al gángster de Chicago, Al Capone, de la época de la prohibición, sonriente y regordete, probando una cerveza en La Tropical con sus amigos durante una visita a Cuba.

Cerveza La Tropical

Loading
Cargando galería

De vuelta al comienzo

Al asociarse con Portuondo y Blanco Herrera para recrear la cerveza, Newman regresará a las raíces de La Tropical. Ambos son descendientes de familias cubanas que participaron en la fundación de la Cervecería La Tropical hace 128 años.

Blanco Herrera, ya de 70 años, es el bisnieto del fundador de la cervecería. Salió de Cuba siendo un adolescente junto con su familia en 1960, año en que se nacionalizó La Tropical, y vive en Miami. Ha coleccionado objetos de recuerdo de la fábrica de cerveza, incluyendo etiquetas de botellas, folletos, postales y fotografías que dan testimonio de la fama de los jardines de La Tropical y el cercano estadio de béisbol que llevaba el mismo nombre.

Los vínculos de Portuondo, de 49 años, con La Tropical se remontan al hecho de que su tatarabuelo, Federico Kohly, originalmente vendió los terrenos donde se ubica la cervecería a la familia Blanco Herrera, y también fue el desarrollador del Reparto Kohly, un conocido barrio de La Habana, donde reside ahora la plana mayor del ejército cubano.

Nacido en Estados Unidos de padres cubanos exiliados, Portuondo realizó su primera visita a Cuba el año pasado, e hizo una peregrinación emocional a la deteriorada cervecería La Tropical y a sus jardines. El viaje lo convenció de continuar el proyecto para revivir la cerveza en Miami.

“Queríamos ser fieles a la original ... la idea es regresar al principio," dijo Portuondo.

Anteriormente trabajó para Anheuser-Busch en Puerto Rico, y dirigió una planta de Brahma en Valencia, Venezuela. Previamente había intentado relanzar la cerveza La Tropical en la Florida en 1998. Ahora pudo persuadir a Newman de que era el momento adecuado para intentarlo nuevamente, pues los visitantes estadounidenses están llegando con mayor frecuencia a Cuba después del relajamiento de las restricciones de viaje y la resonancia romántica de la época pre-revolucionaria, la arquitectura, los autos de la década de 1950, puros y rones, están cautivando a grandes y a chicos.

“No se podría haber constituido una mejor asociación,” dijo Portuondo.

“Ésta es una historia de varias generaciones. El propósito es mantener una tradición y dejársela a las nuevas generaciones,” agregó.

“Ligeramente más lupulada, con gusto a malta"

Newman, Portuondo y Blanco Herrera están intentando recrear el sabor original de La Tropical, la cual se elaboraba con lúpulo importado a Cuba desde América del Norte, y adaptarlo a la nueva moda popular de la cerveza artesanal con propiedades organolépticas peculiares.

“Sabíamos que era una cerveza lager estilo Viena, y que tenía que tener un gusto a malta (como la original),” dijo Newman. “A partir de ahí la afinamos,” agregó. “Será un poco más lupulada que la original ... pero aún mantendrá un ligero gusto a malta".

Portuondo había obtenido la fórmula básica para elaborar la cerveza de Julio Fernández Selles, último maestro cervecero de La Tropical cuando se nacionalizó la planta en 1960, y a quien rastreó hasta encontrarlo viviendo en el exilio en Miami hace algunos años. Fernández Selles ya falleció.

El equipo venderá la cerveza bajo una etiqueta que reproduce el estilo tradicional de la original, mostrando el nombre de La Tropical sobre los sellos de oro de los premios a la calidad ganados en famosos centros de fabricación de cerveza en Europa y Estados Unidos.

A diferencia del caso del ron más conocido de Cuba, el Havana Club, por el que Bacardí, el gigante originalmente cubano del ron con sede actual en Puerto Rico, ha librado una larga y amarga batalla legal con el gobierno cubano sobre el uso en Estados Unidos de la marca registrada, Portuondo dice que no prevé ninguna batalla legal similar sobre La Tropical.

Dijo que hace años compró legalmente y consolidó los derechos del nombre en Estados Unidos, Canadá y varios mercados europeos. “No ha sido impugnada, por lo tanto no hay problemas con la marca registrada,” dijo.

Actualmente, las mejores marcas domésticas de cerveza cubana son Cristal – la cual antiguamente se elaboraba en la cervecería La Tropical – y la más reciente, Bucanero, ambas elaboradas por Cervecería Bucanero S.A., la cual es una empresa mixta al 50 por ciento entre el gobierno cubano y una filial del gigante cervecero mundial Anheuser-Busch InBev.

“Necesita ser salvada"

La industria de la cerveza de la isla ha estado luchando para mantenerse al ritmo de la creciente afluencia de turistas extranjeros, que ahora se está intensificando por las decenas de miles de estadounidenses ávidos de probar el “fruto prohibido” de un destino que durante mucho tiempo les estuvo prohibido a causa del embargo económico de Estados Unidos. El presidente Obama ha relajado considerablemente las restricciones de viaje en los últimos 18 meses, aunque el turismo masivo estadounidense hacia Cuba permanece bloqueado.

Portuondo dijo que por el momento el equipo de La Tropical está enfocado en hacerse un lugar para el relanzamiento de la legendaria cerveza cubana entre los consumidores estadounidenses, en lugar de pensar en intentar vender en el mercado cubano, mucho más pequeño.

Sin embargo, dado que el deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba aún es un trabajo en curso en gran medida, espera con ansiedad el día en que los inversionistas y los historiadores de la cerveza a ambos lados del estrecho de la Florida puedan unirse para rescatar la cervecería y los jardines de La Tropical en La Habana, la cual produjo por primera vez la famosa cerveza hace más de un siglo.

“Si hubiera una oportunidad de trabajar junto con mis hermanos cubanos para reconstruir La Tropical, tendría sentido,” dijo Portuondo.

“Necesita ser salvada,” coincidió Blanco Herrera.


Más contenido de tu interés