null: nullpx
Pelo

Revolución sin espuma

Una nueva tendencia se apodera de las regaderas. Se trata de los shampoos sin sulfatos. Elige el que más te conviene según tu tipo de cabello.
23 Mar 2016 – 7:42 PM EDT

A las latinas nos encanta sentir una cantidad generosa de espuma sobre nuestro cabello cuando nos bañamos. Más espuma significa que estamos haciendo bien nuestra limpieza profunda ¿cierto? Pero lo que realmente está pasando es que esa masa suave y burbujeante es una reacción que se produce cuando los sulfatos –agentes detergentes como el auril sulfato de sodio (SLS) y lauril sulfato de amonio (ASL)– del shampoo entran en contacto con el agua y el masaje simultáneo que le damos al cuero cabelludo con nuestras manos.

¿Pero qué hay de malo en eso? Aún no hay un veredicto concluyente en cuanto a qué tan dañino o no puede resultar el uso de los shampoos con sulfatos por parte de la American Academy of Dermatology. Sin embargo, el debate está abierto para grupos como Enviromental Working Group, que buscan concientizar a los consumidores sobre el impacto ambiental de sus decisiones. Lo que no podemos negar es que cada vez es más frecuente encontrar shampoos sin sulfatos en los pasillos del supermercado; incluso nuestras marcas favoritas han lanzado versiones sin estas sustancias, mientras que las revistas especializadas en belleza han publicado bastante sobre este tema.

Si estás tentada a probar los beneficios de los shampoos sin sulfatos, lee la siguiente guía de recomendaciones de los mejores estilistas y elige la que mejor se adapte a tu tipo de cabello.

Cabello dañado

Hairstory New Wash utiliza aloe vera y una combinación de aceites esenciales que actúan con el mismo mecanismo que el detergente (eliminan sustancias no deseadas), pero sin irritar el cuero cabelludo. El resultado es una cabellera tan suave y revitalizada que no necesitarás usar acondicionador.


Cabello teñido

La primera recomendación es evitar lavarte el cabello más de dos veces a la semana, ya que el agua es uno de los principales culpables de la pérdida de color. La segunda es usar un shampoo decolorante. Nexxus Color es libre de sulfato y tiene tres aceites: almendras, coco y argán que mantienen el cabello teñido e hidratado.

Cabello fino

Los problemas más comunes de este tipo de cabello son la falta de cuerpo y de cantidades mínima de grasa que lo protejan; lo ideal es compensarlo con un shampoo que dé volumen y que promueva el movimiento natural a la cabellera.

Cabello rizado

Este definidor de texturas onduladas no sólo mantendrá las curvas de cabello en su máxima expresión: también ayudará a potenciar la memoria de los fibras capilares para que no pierdan su forma y a eliminar el frizz.

Cabello graso

La meta es reducir la producción de sebo del cuero cabelludo y de toda la cabellera, lo que a veces es difícil de conseguir con shampoos sin sulfatos, pero no imposible. Elige uno cuya fórmula contenga componentes naturales que actúen como "detergentes" ligeros, como romero y albahaca, que permitan equilibrar los niveles de secreción de sebo o reponer los aceites naturales.


Cabello lacio

En este caso lo ideal es limpiar suavemente el cabello al tiempo que la humedad penetra en lo más profundo de las fibras pilosas, lo que resulta en una dosis extra de peso –y de brillo–, que evita el frizz por tiempo prolongado.


Más contenido de tu interés