null: nullpx
Bodas

El papá de Meghan Markle no quiere ser el malo de la película (y ahora quiere ir a la boda)

Thomas Markle informó el lunes que no asistiría al enlace de su hija con el príncipe Harry, alegando que no quería avergonzarla y tampoco a la casa real. Sin embargo, cambió de opinión y ahora todo depende del permiso que le concedan o no sus médicos.
15 May 2018 – 04:18 PM EDT

Que si un paparazzi le tomó fotos, que posó y cobró por ellas, que ya no va a la boda, que está arrepentido y sí asistirá, que sufrió uno o dos ataques al corazón... Thomas Markle, papá de Meghan Markle, futura esposa del príncipe Harry de Inglaterra, no deja de enredarse con sus declaraciones y apariciones públicas y a solo cuatro días de la boda real dijo que sí quiere entregar a su hija en la ceremonia.

"Detesto la idea de perderme uno de los momentos más grandes de la historia y caminar con mi hija al altar", dijo este martes a TMZ el mismo Thomas Markle, de 73 años. Un día antes, en cambio, reveló al mismo medio que no viajaría a Inglaterra por pura vergüenza después de que medios británicos revelaran que colaboró en secreto con una agencia de paparazzi.


Meghan Markle y el príncipe Harry piden respeto ante la crisis con el 'suegro'

Loading
Cargando galería

Al parecer la actriz intentó comunicarse con su padre el lunes, a través de una llamada telefónica, pero él "no estaba cerca del teléfono" y no contestó, citó TMZ (a quienes sí pudo contestarles el mismo día, y el próximo). "Ella siguió con un mensaje de texto diciéndole que lo amaba y que estaba preocupada por su salud", agregó el medio. Ese mensaje supuestamente lo convenció.

Ante los reportes de que Isabel II está alterada con la marejada de controversias que ha provocado, Thomas Markle contestó que no cree "que la Reina esté pensando en lo que yo hago". Desde el palacio de Kensington, residencia oficial de los hijos del príncipe Carlos y Lady Diana, se han limitado a pedir respeto y espacio ante este "momento profundamente personal".

Pero ahí no queda el drama. Markle reveló en medio del escándalo que sufrió un infarto entre el 7 y el 8 de mayo, por lo que tuvo que acudir a un hospital de donde salió con ánimos de recobrarse para poder asistir a la boda. Sin embargo, dos días después las cámaras del Daily Mail lo captaron alimentando sus supuestos problemas cardíacos con dos 'happy meals' y un batido de chocolate de McDonald's y comida de KFC.


Enojada la reina Isabel II por el show que ha hecho el padre de Meghan Markle

Loading
Cargando galería

El mismo medio, que no le ha sacado el ojo de encima, aseguró que pueden dar fe de que Thomas Markle no buscó ayuda médica y que pasó esos días en su casa en Rosarito, un pueblo de Baja California, México. También dieron cuentas de todos los detalles de un paseo de 24 horas a Los Ángeles que inició el miércoles pasado.

No hay más evidencia que las mismas declaraciones del futuro suegro del príncipe Harry, pero TMZ reportó que tuvo que regresar al hospital, donde se encuentra actualmente tratando de "convencer" a los doctores de que lo den de alta el miércoles para poder asisir al enlace, pero los galenos han sido "evasivos" y ven "problemático" que pueda salir esta semana.


" He estado tomando 'Valium' para el dolor, especialmente cuando escucho hablar a mi hija mayor", dijo al portal. Samantha Markle, media hermana de la futura miembro de la familia real, se adjudicó el escándalo de las fotos y argumentó que lo hicieron para "beneficio" de su padre y de la realeza, y que la familia ha estado bajo mucha presión de los medios.

Markle admitió que colaboró con una agencia de fotos, pero negó haber cobrado mucho dinero a pesar de que se ha estimado la venta de las fotos en cerca de 100,000 dólares. Con TMZ, el retirado aseguró que no cree haber hecho una " transgresión seria" y lo llamó " estúpido".

Hasta el momento no queda claro si el ex director de iluminación desfilará el sábado junto a la actriz de 36 años en el castillo de Windsor.

Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.