null: nullpx
Animales

¿Cuál eres tú? 7 diferencias entre un «dog lover» y un padre canino

Publicado 5 Jun 2017 – 02:00 PM EDT | Actualizado 24 Abr 2018 – 03:36 PM EDT
Reacciona
Comparte

Desde el inicio conocemos a los perros como «los mejores amigos del hombre» y es por eso que se han ganado un lugar muy especial en nuestro corazón. Son fieles, cariñosos, divertidos, algo torpes, y casi todo lo que necesitamos para ser felices.

Nadie puede negar que los perros son geniales —ni siquiera un amante de los gatos— pero hay que hacer una salvedad: ser un «dog lover» no es lo mismo que ser un padre canino. La vida con un perro en casa es muy diferente a como todos la imaginan, así que déjenme ayudar a diferenciarlos.

1. Usos de la cama

Un «dog lover» disfruta de su cama durante toda la noche y sueña que juega con un divertido cachorrito por la pradera, mientras que a un padre canino no le importa que tan grande sea la cama, siempre tendrá cerca a su «bebé».

2. Cuando ves a un perro...

Un amante de los perros siempre quiere acariciar a una mascota y repetirle lo hermosa que es. En cambio, un padre canino es un poco más extremista, le dice cosas como «eres el perro más hermoso y fantástico de la tierra. Soy muy afortunado de tenerte, por favor nunca te alejes.»

3. Despertar por la mañana

Las noches de sueño ininterrumpido son para «dog lovers», no para quienes al tener un perro en casa saben que su mascota se despierta en el medio de la noche buscando atención o alertando de que necesita ir al baño. Y ni que hablar de los días que puede quedarse en la cama hasta tarde, si tiene un bello cachorrito en casa seguramente lo despierte muy temprano para jugar.

4. Ver televisión

Quienes aman a los perros verdaderamente se entristecen al ver una película como Marley y yo, pero quienes tienen perros lo llevan a otro extremo, no permiten que su bebé mire cosas que podría traumatizarlo.

5. Tomarse fotos

Un «dog lover» tiene algunas fotos de animales en su celular y envía tiernos gifs de cachorros. Pero un padre canino tiene cientos de fotografías con su «hijo peludo» para recordar cada momento y documentar su crecimiento.

6. Vacaciones

En este punto comienzo a pensar que tener un perro es más difícil de lo que parece. Quienes aman a las mascotas pueden irse de vacaciones sin complicaciones, pero si tienes un perro y quieres viajar debes buscar un lugar pet friendly —hay muy pocos— o dejarlo en una guardería canina e irte con la preocupación de que algo le suceda mientras no estás.

7. Paseos por el parque

Un amante canino ve a un perrito en la calle y se detiene a acariciarlo, pero luego sigue adelante. La historia de un padre canino es diferente, ellos se detienen y preguntan cada detalle del pequeño, no sin antes hacer una biografía de su amada mascota.

Los animales tienen muchas cosas para enseñarnos, una forma de aprender de ellos es dándoles amor. Así que no importa si eres un «dog lover» o un padre canino, tu amor por los perros es genuino. ¿Con cuál te identificas? 

Reacciona
Comparte