null: nullpx
Belleza

100 años de belleza puertorriqueña

Los patrones de belleza de las mujeres puertorriqueñas han evolucionado tanto en Puerto Rico como en Nueva York, este video muestra esos cambios de 1910 al 2010.
13 Jul 2016 – 12:37 PM EDT

Cut lo hizo de nuevo. La famosa productora que ha estado haciendo la serie de videos titulados ‘100 years of beauty’, esta vez posó sus ojos sobre Puerto Rico. ¿Por qué esta isla? se preguntarán. Desde hace ya varias décadas, Estados Unidos les ha abierto la puerta a los los puertorriqueños de hecho, ellos representan el 9% de la población latina que viven en Nueva York, según Puerto Ricans in the US, una cifra no menor.

“Este episodio es el número 22 de la serie 100 Years of Beauty. Alex, nuestra modelo que representa a Puero Rico en esta ocasión, es maquillada como boricua en Puerto Rico y Nuyorriqueña -gentilicio de neoyorquino y puertorriqueño- en Nueva York. Conforme nuestra serie continúa, es importante retar la idea de que un país es la única unidad para describir una cultura: en el caso de los puertorriqueños en la diáspora, tenemos una rica y dinámica cultura con historia de migración y movimiento. Queremos mostrar cómo dos comunidades, separadas por el océano atlántico, están interconectadas y se influencian entre ellas. Nuestra tesis principal responde a la pregunta del imperio estadunidense: tanto un territorio (Puerto Rico) como el centro de un imperio (Nueva York) están por siempre transformados en un encuentro colonial”, explica a Univisión Christopher Chan, antropólogo que trabaja en Cut.


Asimismo, Chan explica que la cultura nunca es ‘pura’, ya que se necesita de otros para construirla como tal y la influencia de otros también ayuda en esta construcción. Por supuesto que el ambiente tiene que ver, pero la esencia permanece. “La cultura es un extraño concepto. Soy antropólogo, así que mi profesión me obliga a preguntarme cómo cambia y evoluciona constantemente la cultura –no hay una cultura pura de puertorriqueños. Somos conscientes de que estamos entrando en un debate sobre las diferencias culturales entre boricuas y nuyorriqueños –pero en vez de tratar de resolver ese debate, queremos mostrar que ambas culturas se transforman entre ellas conforme pasan las décadas-. Cuando una chica del Bronx pasa sus vacaciones de verano con su prima in San Juan, intercambian chismes y tips de maquillaje; cuando una trabajadora de una fábrica en Puerto Rico vuela a Nueva York para buscar trabajo, trae consigo el confort de casa. Esta historia es muestra solo un ejemplo de miles que están sucediendo”, argumenta Chan.


Las diferencias

Si bien según nos explica Christopher, la evolución de ambas culturas va de la mano, existen algunas diferencias bastante notorias. Cómo se inspiran las boricuas o las nuyorriqueñas depende también de sus modelos a seguir y de las mujeres que en esas décadas marcaron un hito importante. “La primera década (1910) visualiza una diferencia clave: nuestra referencia para Nueva York es Isabel González, cuya labor activista ayudó a construir el camino para la ciudadanía en Puerto Rico. Por otra parte, nuestra referencia para Puerto Rico es Luisa Capetillo, otra activista que fue anarquista, feminista y rechazó varias de las leyes estadounidenses. Alex encarna estas dos posiciones opuestas de la soberanía de Puerto Rico desde el principio del video, estas posiciones han evolucionado pero continúan hasta el día de hoy”, enfatiza el antropólogo.


Sin embargo, una de las propuestas visuales que más nos llamó a atención, fue la inspiración de Jennifer López. Y la importancia de su imagen va más allá de lo que pensamos. “Primero, somos todos grandes fans de J.Lo, especialmente nuestra directora Sarah. Para los no puertorriqueños, ella es la cara más reconocible de la diáspora. Cuando empezamos a prepararnos para este proyecto, empezamos con J.Lo y nos hicimos a nosotros mismos esta pregunta: ¿Cuál es la historia del presente? ¿Qué tuvo que pasar en el siglo pasado para que J.Lo sacara Same Girl en 2014? El video lo protagonizan puertorriqueñas feministas, escritoras, renegadas y heroínas. Pero también incluye reinas de belleza y estrellas del pop –no se engañen pensando que estas mujeres no tienen que ver con política-. La música de Jennifer Lopez y su imagen ha sido fuertemente invertida en la política de la raza, identidad y tiene lugar en el sur del Bronx. Paradójicamente, también es un producto estadounidense de la industria del entretenimiento. Es la perfecta contradicción para terminar nuestro video en: toda imagen tiene contenido político, sin importar que tan apolítico parezca”, recalca.


Más allá de videos de belleza

Según estas interesantes explicaciones que nos da el antropólogo de Cut, la serie 100 years of beauty pretende ir más allá de un estándar de belleza. Su contenido nos expresa política y también lucha por lo que significó para cada mujer de esas épocas pelear por sus derechos. Cada uno de sus videos nos enseña la historia detrás de cada parámetro y porque esas mujeres fueron importantes en su época. “Nuestros videos de 100 años han inspirado copias a lo largo del mundo. Creo que lo que hace que este formato sea tan viral y fascinante es el time-lapse. Estamos mirando a una persona que cambia constantemente en 11 momentos en el tiempo y en personalidades muy contradictorias con diferentes valores. En Cut estamos interesados en la problemática humana de la identidad: ¿soy la misma persona si nací en Nueva York, en vez de mis primos en Puerto Rico? ¿A quién ves en el espejo cuando llevas trenzas? ¿O un mohicano? ¿Qué parte de ti es siempre igual y que cambia?”.


Este interesante pensamiento se puede aplicar a todas las culturas, puesto que todas se ven influenciadas por diferentes razones. Por supuesto, la productora, ya cuenta con un video de la evolución de la belleza mexicana, siguiendo una explicación evolutiva a la de Puerto Rico, pero sin compararla con los mexicanos residentes en alguna parte de Estados Unidos.


En nuestra cultura, donde los parámetros de belleza cambian constantemente cabe preguntarse de dónde vienen estos estándares y cómo nuestra cultura evoluciona con ellos. “Como antropólogo estoy obligado a entender cómo nuestra historia continúa animando al presente. Cuando te vistes en la mañana, estás participando en un ritual que millones de personas ya han hecho antes. ¿Quiénes son esas personas? ¿Y cuánto de tu gusto –de lo que crees que es la belleza- has heredado de sus experiencias? Estamos desafiando a nuestras audiencias para que miren los ojos del presente y vean el alma del pasado”, finaliza Christopher Chan.


Publicidad