null: nullpx
Bebidas

¿Se puede hacer una cata de agua?

Sí, al igual que el vino, el café o el té, el agua puede someterse a un estudio de propiedades organolépticas (o sea, catarse).
22 Mar 2016 – 5:20 PM EDT


Sí, igual que el vino, el café y el té, el agua puede catarse. ¿Con qué fin? Con el de reconocer sus propiedades, diferencias y así reconocer su calidad. El agua es distinta dependiendo de su origen y de los procesos a los que es sometida: el agua de manantial es distinta al agua potable (el agua del grifo que cumple con ciertos estándares bacteriológicos).

  • En aguas gasificadas, por ejemplo, una cata ayuda a diferenciar la densidad y el tamaño de las burbujas (su finura) y su persistencia en la boca.
  • En el caso de aguas sin gas, puede reconocerse si el agua es más dura, más mineral, agradable, pesada, terrosa.

Hacer una cata de agua también ayuda para determinar si ésta es buena para mezclarse con alimentos, para acompañar alguna bebida espirituosa (un single malt, por ejemplo), o para limpiar el paladar antes de iniciar una comida.

Hicimos un experimento con varias marcas disponibles en el mercado estadounidense y esta fue la conclusión.

Las aguas catadas

  • Perrier - $1.69 USD
  • S. Pellegrino - $1.49 USD
  • Topo Chico - $2.99 USD
  • Mountain Valley - $2.99 USD
  • Selters - $2 USD
  • Starkey - $1.99 USD
  • Fiji - $1. 89 USD
  • Voss - $4.98 USD
  • Real Water $2.29 USD
  • Blk Spring Water $2.29 USD

Cocina recomienda:

RELACIONADOS:BebidasGuía Gastronómica

Más contenido de tu interés