null: nullpx
Amor

Desaparecer sin decir adiós

Hay muchas maneras de terminar una relación, pero la que está cobrando una reciente popularidad es el llamado ghosting: simplemente desaparecer.
30 Mar 2016 – 4:14 AM EDT

Después de una relación de un año, y de vivir juntos la mitad de ese tiempo, Raúl, de casi 35 años, desapareció de la vida de Karen tras una discusión. Ella le llamó varias veces, le mandó correos electrónicos e incluso trató de buscarlo por medio de amigos en común; nada tuvo éxito. Él aplicó el llamado “ ghosting”, es decir, se esfumó sin dar la mínima explicación.

La especulación crece a diario, y aunque Karen está con otra pareja, incluso casada, aún se pregunta sobre la decisión que llevó a Raúl a dejarla sin despedirse.



Hacer el fanstasma

Hay muchas cosas que se pueden decir para terminar una relación, desde el típico “no eres tú, soy yo”, “necesito tiempo”, “seamos amigos”, pero cada vez es más común el ghosting, una forma que no siempre tiene los mejores efectos. Los académicos Collins y Gillath realizaron una encuesta en la cual le preguntaron a parejas abandonadas cuál había sido el peor método de separación y la respuesta fue, por supuesto, ghosting.

Este término (ghosting es una palabra inglesa que podría traducirse como “hacer el fantasma”) se refiere a un acto en el que una persona simplemente desaparece de una relación y, aunque el fenómeno no es nuevo, sí se ha populrizado y por eso ya hasta fue bautizado.

En un encuesta levantada por YouGov y The Huffington Post a 1000 personas, el 10 por ciento admitió haber terminado una relación de esta manera. Los jóvenes entre 18 y 29 son los que con mayor frecuencia viven el ghosting.

Las relaciones modernas

El ghosting es un acto recurrente en la cultura de las relaciones modernas, puede ocurrir después de la primera cita o tras meses o incluso luego de años de relación, sin ninguna explicación más que la desaparición.

Este es el reflejo de un aumento en las relaciones poco comprometidas a través de redes sociales en las que es más fácil desaparecer sin dar mayor explicación.

En el estudio realizado por Leslie Baxter y Jeffrey Philpott, tanto los adultos como los adolescentes participantes aseguraron preferir la confrontación que el escape para terminar una relación. Sin embargo, una persona que desaparece como fantasma, precisamente lo que se evita es la confrontación. "Se quiere evitar la sensación de incomodidad, por ejemplo, que tu pareja se enfade o se ponga a llorar", detalla Maya Borgueta, psicóloga de la organización californiana Lantern, a BBC Mundo.

La comediante de Los Ángeles, Alison Stevenson, colaboradora de “Girl Writer”, realizó un ejercicio en el que buscó a sus ex parejas que habían desaparecido sin decir adiós para conocer las razones sobre el enigmático rompimiento. La respuestas fueron tan simples como “no estaba listo para tener una relación formal”; “debí haber sido más claro”; “es más fácil desaparecer”. Y a pesar de haberlo hecho, casi todos dijeron sentirse molestos cuando alguien desaparece de esta manera de sus vidas.



Cobardía

Victoria Carter, escribió en XOJane en contra de esta forma de terminar relaciones, que apuntan hacia la cobardía y deshonestidad, en la que se evitan las despedidas y explicaciones. “Cuando alguien desaparece de esa manera abrupta, sin ninguna explicación, lo único que deja son cuestionamientos a la imaginación”, explica y enseguida propone honestidad y respeto con su pareja, en lugar de desaparecer.

Sin embargo, hay defensores de esta tendencia. Por ejemplo, la escritora Amanda Hess considera que es una práctica elegante para decir adiós. Ella afirma que “no recibir un mensaje final puede resolver definitivamente millones de razones por las cuales tu pareja no quiere estar más contigo y quizá eso es lo mejor”, publicó Hess en Slate.

Si bien en el ghosting se queda una puerta abierta para un futuro reencuentro, también la persona que lo padece puede sufrir al no encontrar alguna explicación al hecho, incluso sentir ansiedad al no poder expresar sus últimas palabras en una relación. De igual forma, puede afectar a la persona que desaparece al causar sentimientos de culpa o abandono.


Más contenido de tu interés