publicidad
Addis Tuñon
Opinión

Reportera desde hace 20 años, conductora cuando se puede, actual corresponsal en México para Despierta America, fiel devota de san rating, declamadora de closet.

Yo era #TeamMarjorie pero ya no

Yo era #TeamMarjorie pero ya no

Tras haberse puesto de parte de Marjorie de Sousa (y de las mujeres) en la contienda con su expareja Julián Gil, la periodista Addis Tuñón levanta la bandera de la paz y cambia su postura. Aquí nos dice por qué.

Team Marjorie Tach

¿Han presenciado un pleito escolar? Si, de esos que se anuncian durante el receso y todos aguardan a la hora de la salida para hacer un círculo morboso alrededor de los oponentes. Esas peleas de puñetazo y jalón de greñas ante las que el público grita cual Nerón en el Coliseo exigiendo acción.

Si alguno de ustedes ha visto un pleito escolar, seguro sabe qué sucede al primer chisguete purpura de una nariz estrellada: los presentes pasan de la euforia al silencio y no transcurren ni tres segundos para que el maestro o el conserje aparezcan para llevarse a los rebeldes en cuestión directo a la Dirección.

Este escándalo mediático de Marjorie vs Julián -donde muchos tomamos partido y no pocos nos hemos vuelto espectadores- me hace pensar en esos agarrones afuera de la escuela: ya vimos a los contrincantes uno frente a otro, ya se exhibieron los detalles de su desencuentro, ya los rodeamos con cámaras y micrófonos, ya gritamos en coro a través de los twitters apoyando a nuestro capitán y vociferando contra el otro, ya los puños de las declaraciones y las conversaciones que debieron permanecer privadas golpearon el rostro de ambos.

Marjorie de Sousa VS Julián Gil: la pelea en WhatsApp por la 'suegra'

Y uno mordió el suelo y otro rompió en llanto.

Esto obviamente no es un pleito escolar, es un proceso doloroso que enfrentan dos que alguna vez se amaron, siendo ahora tres y el blanco de opinión de miles.

Lo que debió conciliarse en casa se agravó entre rumores y portadas. Lo que pudo negociarse en la privacidad de un despacho se exhibió como ring de lucha libre: máscara contra cabellera, en una función que desenmascaró y rapó la intimidad de ambos.

Podremos ser #TeamJulián o #TeamMarjorie pero como una amiga escribió todos somos #TeamMatías.

Ese bebé no sabe si papá responde de inmediato o no a los mensajes de auxilio de mamá, desconoce que los 60 minutos junto a él no son en su cuna sino en un juzgado de lo familiar, está muy chiquito para entender porque a papá y a mamá les brota tanta agua de los ojos.

publicidad

Dicen que existe la memoria celular, que el bebé siente lo que vive la madre y detecta en la voz del padre señales de amor o de rechazo y que los primeros meses de vida, sus tiernitos sentidos se enfocan en los mensajes que desprenden ambos padres a través de algo tan sutil como el olor.

Sí. Algún día Matías verá y leerá todo lo que se ha dicho y escrito. Pero desde ahora este bebito respira la polvadera de un pleito campal.

Por Julián, por Marjorie, por los hermanos mayores, por la abuela, por Matías. Protagonistas y espectadores, rompamos el círculo.

Fracturada está ya la nariz de la prudencia, llegó el momento de guardar silencio, que ya venga el Prefecto y detenga esta masacre emocional.

Ya vimos demasiado.

Lo que nadie vio: el momento que Julián Gil y Marjorie de Sousa se cruzan en el juzgado Univision

Ver también:

Relacionado
Team Julián Tach
Yo era #TeamJulián pero ya no
Después de haber esgrimido sus argumentos para estar de parte de Julián Gil en el pleito con su expareja Marjorie de Sousa, la periodista Lupita Reyes decidió dar un paso atrás. Aquí sus razones.
publicidad
Contenidos Relacionados
12 may, 2017 | 07:44 PM
Yo soy #TeamMarjorie
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad