null: nullpx

Te decimos las reglas que Meghan Markle debe seguir cuando quede embarazada

Ahora que es miembro de la familia real, la duquesa de Sussex, deberá seguir el ejemplo de su cuñada, Kate Middleton, con diversas normas y tradiciones, al convertirse en mamá.
22 Jul 2018 – 12:33 PM EDT

Hace apenas dos meses que Meghan Markle se convirtió en duquesa de Sussex, y a raíz de esto, ha tenido que obedecer ciertas reglas y tradiciones específicas a seguir si queda embarazada.

La primera y más importante, es que el género del bebé no se revela, sino hasta hasta que nace. Los padres podrán saberlo, y la reina debe ser informada de inmediato, pero no puede decirse al resto de la familia y mucho menos al resto del mundo. Así sucedió con los tres hijos de los duques de Cambridge, ya que es una regla estándar para los miembros de la familia real.

¿Meghan insegura y Kate accesible y cálida? Mira los rasgos secretos en las firmas de los famosos

Loading
Cargando galería


Según reporta el Daily Express, otra regla que puede afectar a Meghan, es que se sugiere a las 'royals' que están embarazadas, a que reduzcan sus viajes y giras al extranjero, al mínimo. Esto significa que ella y el príncipe Harry tendrían que separarse el tiempo que a él le tome cumplir en misiones diplomáticas, mientras ella permanece en el palacio de Kensington -su residencia oficial-, para que siempre tenga ayuda de emergencia.

Las mujeres reales suelen realizar compromisos hasta el final de su embarazo y no van a viajes sino hasta después del nacimiento del bebé; aunque esta regla varió un poco, ya que Kate Middleton viajó a Noruega mientras estaba embarazada con el príncipe Louis, pero lo mismo, se mantuvo viajando muy poco.

Por otra parte, es tradición real según el protocolo, que sea la reina la primera en saber sobre el embarazo, el sexo del bebé y posteriormente, el nacimiento. La monarca debe enterarse antes que nadie en la familia. Lo más probable es que Harry siga los pasos de su hermano, William y le cuente a la reina la feliz noticia antes de que Meghan pueda informar a sus familiares o amigos.


Una de las tradiciones que en su momento rompió Lady Diana, fue aquella que el bebé generalmente nacía en palacio de Kensington. La 'princesa del pueblo' hizo historia al tener a William en 1982 y a Harry en 1984, en la maternidad del hospital St Mary's en el centro de Londres, rompiendo con una larga tradición real.

La duquesa de Cambridge hizo lo mismo que su suegra y dio a luz a sus tres hijos en la misma ala y en el misma clínica. Esto podría ser visto como el comienzo de una nueva tradición real y Meghan podría optar por tener a sus futuros bebés en el mismo lugar.

Algo que Meghan también tendrá que perderse, es un baby shower. Una experta en protocolo real ha dicho que un baby shower sería algo inaudito para los miembros de la familia real. La historiadora de protocolo Victoria Arbiter dijo al Daily Mirror, que si bien la realeza es "próspera, un baby shower lujoso sería considerado muy poco apropiado. No hay nada que los miembros de la dinastía Windsor no puedan salir y comprar ellos mismos ".

Desde que los recién casados contrajeron nupcias el pasado 19 de mayo, el mundo ha estado anticipado el anuncio de un bebé real. La pareja nunca ha ocultado el hecho de que ambos están dispuestos a formar una familia.

Meghan no puede hacer esto: mira las románticas imágenes que Eugenie de York subió a sus redes

Loading
Cargando galería


Hablando en su primera entrevista como pareja comprometida, para la cadena BBC, a Harry le preguntaron si un bebé estaba en sus planes y él respondió: "Con suerte, comenzaremos una familia en el futuro cercano ".

En un evento en Irlanda del Norte en mayo, después de la boda, Meghan y Harry conocieron a un par de personas que mostraron los productos de su línea de ropa hecha a mano para bebés. Observando las prendas, Meghan exclamó: " ¡Estoy segura de que en algún momento necesitaremos todo esto!"

Se espera que, como ha sido tradición en la familia, no pase más de un año antes de que el palacio de Buckingham haga el anuncio público de un nuevo bebé que pase a formar parte de la línea sucesoria al trono británico.

También te puede interesar:


Más contenido de tu interés