Entretenimiento

Las últimas horas de Hiromi Hayakawa y su bebé: la trágica muerte que nadie vio venir

Hiromi Hayakawa estaba embarazada y sintió un dolor en el vientre. Ella pensó que su parto se había adelantado, pero cuando llegó al hospital con su esposo el 26 de septiembre de 2017 ocurrió la peor de las tragedias.
26 Sep 2018 – 9:26 AM EDT

Nadie lo vio venir hace un año, no tenía que pasar, pero pasó. El 27 de septiembre de 2017, después de cinco paradas cardiorrespiratorias, Marla Hiromi Hayakawa Salas se iba de este mundo para siempre. Murió postrada en la cama de un hospital de la Ciudad de México al que llegó pensando que estaba de parto, dolorida pero ilusionada porque, por fin, iba a cumplir uno de los sueños de su vida: ser mamá. Su esposo, Fernando Santana, y ella lo tenían todo previsto.

La niña se iba a llamar Julieta y, con un poco de suerte, vendría al mundo el 19 de octubre. Ese día Hiromi habría cumplido 35 años. La cantante nunca llegó a sostener a su bebé en brazos. La pequeña falleció horas antes que su madre cuando los médicos trataban de impedir que Hiromi se desangrara.

La trágica historia de la muerte de Hiromi conmocionó a la comunidad artística hace ahora un año. Tras su paso por el reality show ‘La Academia’, ella se había hecho un hueco profesional en el teatro, y su voz era parte de la vida de millones de mexicanos. Participó en el doblaje de más de 40 películas y series de animación, desde ‘Los Simpson’ hasta ‘Brave’ de Disney, donde fue la princesa Mérida. Antes de su fallecimiento había protagonizado la obra ‘Mentiras’.

Todo parecía irle bien a Hiromi, la misma que en enero se había casado y soñaba con un formar una familia, la misma que “congeló” el corazón del cantante Carlos Rivera por su “belleza única” cuando él la vio en el estudio de ‘La Academia’ (2004), antes de que se convirtiera en su “primer gran amor”. Todo parecía irle bien, hasta el punto de que 24 horas antes de su muerte su ginecólogo le dio buenas noticias.

Su embarazo iba bien, pero la pequeña Julieta iba a nacer un poco antes de lo previsto. Hiromi salía de cuentas el 21 de octubre, ¿sería que conocería a su hija el día de su cumpleaños?.


Heartbreaking 😢: los mensajes que Hiromi escribió a su bebé antes de morir las dos

Loading
Cargando galería

“Vimos a Julieta bien y moverse”


El martes 26 de septiembre, Hiromi visitó a su ginecólogo por la tarde. Eran alrededor de las 4 cuando en el grupo de Whatsapp de la familia los futuros padres de “Julietita” publicaron un video de una ecografía de la niña y compartieron la noticia de que ya pesaba 2.9 kilos (6.3 libras).

“Todo estaba bien... Me mandó fotografías en las que le estaban haciendo la ecografía y vimos a Julieta bien y moverse”, dijo la madre de Hiromi, aún en shock, el miércoles 27 de septiembre horas después de perder a su hija.

Nada hacía presagiar que al caer la noche todo se torcería de forma cruel. Hiromi sintió que regresaban unos dolores de vientre que había padecido días atrás y que ella atribuyó al embarazo. El ginecólogo no les dio mayor importancia; los resultados de los test confirmaron que todo estaba en orden.

A las 10 de la noche, las molestias eran tan fuertes que Fernando y Hiromi se subieron al carro y viajaron hasta el hospital San Ángel Inn donde la evaluaron de urgencia y detectaron una hemorragia interna.

Hiromi tenía que ser intervenida quirúrgicamente de inmediato. Las horas que siguieron hasta las 11:40 de la mañana del miércoles 27 de septiembre fueron de una desesperada y agónica lucha por sobrevivir.

Fernando “alcanzó a darle un beso” antes de que la metieran en quirófano, contó la madre de Hiromi.

Ya había pasado la medianoche cuando el médico informó a la familia de que Julieta había fallecido en el vientre de su madre, que sufría una hemorragia en el hígado. Su hija había dejado de recibir suficiente oxígeno.


Tierna y desgarradora: así es la última foto de Hiromi (y su bebé) compartida por su viudo

Loading
Cargando galería

Hiromi en condición crítica


Durante esa madrugada y las primeras horas de la mañana del miércoles, los doctores trataron de estabilizar a la cantante, pero su cuerpo no resistía. Su corazón se detenía, una y otra vez.

A las 10 de la mañana, un equipo de especialistas volvió a operarla, pero la quinta parada cardiorrespiratoria fue definitiva. En las redes sociales Fernando clamaba por donantes de plaquetas: “Necesito de ustedes para salvarle la vida”. Los médicos decretaron la muerte de Hiromi a las 11:40.

Hiromi nunca supo que su hija había fallecido. La madre y su bebé fueron cremadas al día siguiente. A pesar que hubo conversaciones entre la familia y amigos sobre una posible negligencia médica, nunca se presentaron cargos. Los Hayakawa no querían escándalos.

El padre de Hiromi, Alfonso Hayakawa, aseguró la noche de 28 de septiembre, tras la ceremonia funeraria que no tenía “explicación” para lo que ocurrió, pero que su hija fue atendida por “profesionales” y evitó buscar culpables.

Fuentes de Univision explicaron que Hiromi sufrió el mal de HELLP, una variante de la preclamsia. Una complicación que se presenta en menos de 2 embarazos de cada 1,000 casos, de acuerdo a la Biblioteca de Medicina Nacional de EEUU. No existe una forma de prevenir HELLP y sus síntomas pueden confundirse con una gripe, gastroenteritis o enfermedad viral.


Hiromi Hayakawa y Fernando Santana, solo la muerte los pudo separar

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés