null: nullpx
Bodas

Dejan fuera a Sarah Ferguson de la recepción del príncipe Harry y Meghan Markle

A petición de Carlos de Inglaterra, la duquesa de York no podrá asistir al evento privado que se organiza en honor de los futuros esposos.
8 May 2018 – 08:51 PM EDT

Fue el príncipe Carlos de Inglaterra, quien decidió que su excuñada Sarah Ferguson, duquesa de York, no fuera invitada a la recepción íntima (de 200 invitados) que ofrecerá para el príncipe Harry y Meghan Markle, el sábado por la noche en Frogmore House, la propiedad que el heredero al trono británico posee en las inmediaciones del castillo de Windsor, donde tendrá lugar la ceremonia de bodas.

Según reporta le edición inglesa de la revista Marie Claire, Carlos fue muy específico al dejar fuera a la exesposa de su hermano Andrés, quien fue una de las amigas más cercanas de la princesa Diana, en vida, y también la causante de algunos dolores de cabeza para la casa real.

La vida del príncipe Harry en 12 fotos cargadas de ternura, conflicto y amor

Loading
Cargando galería


No obstante este 'desaire', el Daily Mail confirmó que Harry se puso enérgico y pidió específicamente que su tía (madre de las princesas Beatrice y Eugenie) fuera invitada a la ceremonia religiosa, y la reina Isabel II, anfitriona del almuerzo nupcial posterior a la boda, invitó a su exnuera, de quien es madrina de bautizo, y con quien, pese a todos los escándalos en los que se ha visto envuelta, tiene una relación muy cordial, aunque se sabe que el príncipe Felipe, esposo de la reina, no la soporta.

Harry tiene un vínculo afectivo estrecho con su tía desde la infancia y se crió con las princesas, sus primas, muy de cerca, por lo que él hizo hincapié en incluirla. Cabe mencionar que en la boda de William y Kate, en 2011, Sarah no fue requerida, ya que estaba muy reciente una situación en la que se le involucró, al presuntamente prestarse a una operación en la que recibiría 700,000 dólares a cambio de dar acceso a inversionistas de Dubai, a su exmarido, el príncipe Andrés -con quien Sarah sigue viviendo bajo el mismo techo, pese haberse divorciado hace más de 20 años- cosa que molestó mucho a la casa real y que fue un escándalo a nivel internacional.

En aquella ocasión, y pese a que William también quiere mucho a su tía (y lo ha demostrado en público), no fue posible que la duquesa asistiera a la boda en la abadía de Westminster, aunque después ha estado presente, con sus hijas que son muy cercanas a William y Kate, en eventos como los bautizos de sus hijos o fiestas familiares de carácter más íntimo, aún si es sabido que cuenta con la antipatía de Carlos y su actual esposa, Lady Camilla Parker-Bowles, duquesa de Cornwall.


De este modo, apunta el Daily Telegraph, Sarah acudirá a la ceremonia con Andrés y sus hijas y al almuerzo, mas no así a la fiesta privada que ofrecerá Carlos. Aunque se ha rumorado que esto ha ofendido a los duques de York, la casa real no ha emitido mayor comentario al respecto, aunque también se ha filtrado una versión acerca de que Harry y Meghan cenarán de manera privada con los duques y las princesas en los días previos a la ceremonia, para que Meghan y Sarah se conozcan mejor y lejos de los reflectores.

Algo que ha causado también algo de asombro es que, si bien no estará presente Sarah ni tampoco otras figuras que sí se esperan en la boda de día, Carlos ha invitado a la recepción a sus hijastros, Tom Parker-Bowles y Lady Laura Lopes, junto con sus respectivos cónyuges, aunque según el diario Express de Londres, era de esperarse, ya que ambos tienen buena relación con Harry y también acudieron a la boda de William.

Publicidad