null: nullpx
Long form 10

Ser Luis Miguel a los 35 años: el nuevo reto de la segunda temporada

Publicado 17 Abr 2021 – 01:02 PM EDT | Actualizado 18 May 2021 – 01:38 PM EDT
Reacciona
Comparte

En 2018, vimos por primera vez a Diego Boneta como Luis Miguel. El actor mexicano interpretó al cantante en su juventud y en sus primeros años de los veinte. Una personificación física relativamente sencilla tomando en cuenta que Boneta presume un semblante bastante joven.

No obstante, la segunda temporada impuso un nuevo desafío en la interpretación del Sol del México, ya que lo veremos en pantalla con una edad más avanzada de la que Diego tiene. ¿A qué se tuvo que enfrentar el actor para poder dar fiel vida al cantante en una etapa más madura?

Dar vida a Luis Miguel: el nuevo reto

En la primera temporada, los brincos en el tiempo se lograron principalmente gracias a la presencia de varios actores que dieron vida a Luis Miguel en su niñez y juventud: Izan Llunas, Luis de La Rosa y Diego Boneta. Aunque Boneta lo interpretó en diferentes etapas como cuando tenía 16 y 22 años, la diferencia en la edad no era tan marcada.

No obstante, en la segunda temporada, la responsabilidad de ser Luis Miguel es sólo de Diego, por lo que tuvo el desafío de personificarlo tanto en sus veinte como en sus treinta.

«El reto más grande es salir en ambas líneas de tiempo. El estar filmando un día con él a los veinte años, con otros manerismos, con otro cuerpo, otra corporalidad, otro físico; y ese mismo día tener que cambiar a grande.»

De la misma manera, durante la premiere exclusiva de la segunda temporada de Luis Miguel: La serie, la productora del programa, Carla González Vargas, reveló que el mayor reto de esta nueva entrega estuvo relacionado con los prostéticos, es decir, los efectos especiales de prótesis con los que el departamento de maquillaje logró la increíble transformación de Diego.

El desafío era hacer que Boneta se viera mayor, que su semblante demostrará que el tiempo ha pasado y ya no es el Luis Miguel de 22 años del que nos despedimos en la primera temporada, sino un hombre mucho más maduro.

Para lograrlo, Diego se tuvo que someter todos los días a largas horas en una silla mientras expertos en maquillaje y prótesis creaban el aspecto de Luis Miguel en sus treinta.

La producción tuvo la ayuda de Bill Corso, un makeup artist reconocido en Hollywood por su labor en películas como Deadpool, Click, Foxcatcher y Una serie de eventos desafortunados, trabajo por el cual se llevó el Oscar de mejor maquillaje.

Con la guía de Corso y varias pruebas, lograron que el proceso de convertir a Boneta en Luis Miguel no fuera tan largo. De seis horas que tomaba su caracterización pudieron reducir el tiempo a tan sólo dos horas y media.

El trabajo de efectos especiales en maquillaje consiguió un semblante casi idéntico al del Sol de México. Sin embargo, eso es sólo una parte del trabajo. Una vez que Boneta estaba caracterizado como Luismi en sus 35, era momento de darle fiel vida a esos años.

El actor confesó que fue un trabajo bastante intenso, ya que el paso del tiempo tiene un efecto mucho más grande en Luis Miguel que en muchas otras personas. En sus palabras:

«Siempre he dicho que un año para Luis Miguel son como años de gato. Un año para él son como 9 nuestros porque ha vivido tanto. Aunque no es tanta la diferencia, uno tiene 25 y el otro 35, son 10 años que pesan como 30.»

Los ocho episodios de la segunda temporada nos sumergirán mucho más en la vida del Sol de México, la fama internacional, el efecto de estar siempre en el spotlight, los problemas personales y profesionales, su relación con su hija Michelle, la búsqueda incesante por saber qué le pasó a Marcela, su madre, entre muchas más situaciones complejas que tuvo que atravesar el cantante.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte