publicidad
El pederasta Marcial Maciel.

El papa Francisco y la sombra de los abusos de sacerdotes

El papa Francisco y la sombra de los abusos de sacerdotes

El Papa está en Michoacán, tierra donde nació Marcial Maciel, acusado de pederastia, y símbolo de los abusos en la iglesia.

El pederasta Marcial Maciel.
El pederasta Marcial Maciel.

El papa Francisco pasa este martes por su penúltimo día en su gira por México, en donde visita Morelia, en Michoacán, uno de los estados más acosados por la narcoviolencia, en donde la presencia de las autodefensas ha puesto en jaque a los ciudadanos y en donde nació el pederasta Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo.

publicidad

El tema es todo un reto para Francisco. A Maciel lo persiguió el escándalo y los fuertes señalamientos en los últimos años de su vida. La Iglesia lo tachó de tener “una vida carente de escrúpulos y de sentimiento religioso”.

En estos días Francisco no ha suavizado sus discursos: desde su llegada a la Ciudad de México, en su paso por Ecatepec, en el Estado de México y en su visita al sureño Chiapas, ha condenado la violencia, el tráfico de personas y al narcotráfico. Ha pedido al país que se una para que sus ciudadanos no tengan que emigrar en busca de mejores oportunidades.

Pero son dos los temas pendientes que a Francisco le siguen desde que se dio a conocer que en febrero de 2016 visitaría México: un encuentro (que no se dará) con los padres de los 43 desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y el acercamiento (que tampoco ocurrirá) con las víctimas de la pederastia en México. Y en las cuales tuvo mucho que ver Marcial Maciel.

A Maciel se le vincula con por lo menos 100 casos de violación contra niños desde la década de los 40. Nunca recibió sanción por parte de la Iglesia católica. Varios fueron los testimonios de adultos que contaron sus desgarradoras historias de cómo Maciel había abusado de ellos cuando eran pequeños.

Papa Francisco condena a Marcial Maciel /Univision


Para el padre Alejandro Solalinde, un sacerdote activista defensor de los derechos de los migrantes, la pederastia en México fue abordado, de manera insatisfactoria, por Juan Pablo II y por su precesor, Benedicto XVI. Esto coloca al papa Francisco en una situación “delicada”, ha declarado a diversos medios de comunicación locales.

Jesús Cabrero Romero, arzobispo de San Luis Potosí, había dado esperanza a las víctimas de abuso sexual de la Iglesia de México. Aseguró públicamente que el papa Francisco se reuniría con ellas como lo hizo durante su viaje a Estados Unidos.

“El Papa traerá para ellos un mensaje y a nosotros una línea para poder responder a todas estas víctimas”, dijo el religioso en diciembre del 2015, cuando apenas se organizaban los detalles de la primera visita de Francisco al país.

publicidad

Poco después el Vaticano informó que no se daría tal encuentro. “Lo que hay que hacer es callar porque lo que han hecho aquí es proteger y encubrir”, fue la reacción de la madre de un joven violado por el cura Eduardo Córdova, uno de los mayores depredadores sexuales de la Iglesia en México.

“Hay una deuda con ellos [con las víctimas] porque en la visita pasada trataron de ver a Benedicto y él no aceptó. Ahora es más delicada la situación de Francisco, porque va a Michoacán, a la tierra del pederasta más famoso y criminal que es Maciel”, indicó Solalinde.

En el 2015, Valentina Alazraki, corresponsal de Televisa en el Vaticano, entrevistó al papa Francisco. En el encuentro, el máximo líder de la Iglesia católica, dijo que Maciel era un enfermo y que “sería raro” que no tuviera un “padrinito”, por ahí, que lo encubrió y lo ayudó en el caso de abuso sexual cometido contra cientos de niños.

Y continuó Francisco: “Uno puede presumir que sí (hubo encubrimiento), aunque siempre en justicia hay que presumir la inocencia, pero sería raro que no tuviera algún padrinito por ahí, medio engañado, medio que, que sospechaba y no supiera”.

Se reúnen, en México, víctimas de pederastas /Univision


Los legionarios de Cristo fueron fundados en 1941. En los siguientes años se afianzaron como una de las organizaciones religiosas más importantes de México. Su poder económico y su influencia crecieron gracias al apoyo de gente poderosa y de líderes políticos.

En 1997 salió a la luz el escándalo de pederastia. Un reportero del periódico La Jornada, Salvador Guerrero, publicó una serie de reportajes en donde varias víctimas de abuso sexual ardieron contra Maciel.

El escándalo creció cuando se supo que Maciel tuvo decenas de víctimas dentro de la congregación, que usaba drogas y que tuvo hijos con varias de sus amantes.

En el 2006, el Vaticano informó sobre el retiro de Maciel del ministerio sacerdotal. En el 2010 los Legionarios de Cristo reconocieron las acusaciones de abuso sexual a menores y se desvincularon totalmente de su fundador. En el 2015, Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco, les otorgó la indulgencia.

publicidad

Maciel murió retirado en Naples, Florida, en Estados Unidos en enero de 2008.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad