null: nullpx

La noche que salieron los demonios de Blue Demon Jr

El luchador puso a temblar a los fanáticos de la lucha libre mexicana el 2 de octubre de 2011, cuando estuvo a punto de desnudar su rostro ante las cámaras con tal de permanecer en la competencia.
27 Ago 2017 – 7:28 AM EDT

Tan intenso como en el cuadrilátero, Blue Demon Jr. se integró a la segunda temporada de 'Mira Quién Baila', en el 2011, donde entre una riña y otra aprovechó para compartir experiencias de vida en las estuvo contra las cuerdas y salió victorioso.

Hizo llorar a más de uno al contar que cuando su madre biológica salía a trabajar, el compañero de la mujer lo encerraba en una caja de madera y ahí lo dejaba hasta la mañana siguiente, cuando ya él "tenía que ir a la escuela". Su intención al ventilarlo, era inspirar a las víctimas de violencia a denunciar, porque "todo lo que no se supera, se queda como trauma".

Destacó además el apoyo de Goyita y el legendario Blue Demon, sus padres adoptivos, gracias a los cuales renació. Ellos también lo motivaron a recuperarse cuando le diagnosticaron linfoma de Hodgkin, cáncer que ataca el sistema linfático y del cual es sobreviviente.


La lucha que dio Blue Demon Jr. en su paso por Mira Quién Baila

Loading
Cargando galería

"Abajo de esta máscara hay un ser humano, con sentimientos. No por tener una máscara no me va a doler, no voy a sufrir, no voy a tener problemas en la vida. Creo que inclusive teniendo una máscara soy más transparente que el que no la tiene. Puedo expresar libremente lo que siento, sin temor a que puedan ver mi cara", presumió en una de las entrevistas iniciales compartidas en el show.

A juzgar por sus palabras, para Blue Demon Jr. no habría imposibles... pero los hubo. El baile y las críticas de los jueces de MQB resultaron sus peores enemigos. Tanto se desesperó, que el 2 de octubre de 2011 asustó a los fanáticos de la lucha libre mexicana cuando dijo en el programa que se quitaría su emblemática máscara.

Sus compañeros de competencia y el público acudieron al show con caretas similares a la de Blue Demon Jr. en señal de respaldo. Nadie parecía apoyar su decisión de responder con ese gesto al reclamo de los jueces, que le habían señalado la importancia de la expresión corporal durante el baile. "Pensé en todos mis fans, en mi público, pero principalmente pensé en mi padre. Hoy van a conocer el rostro que durante 27 años se ha ido formando y es el único que tengo", declaró mientras se quitaba la máscara y dejaba al descubierto otra, idéntica a la que se acababa de arrancar.

"Papá, nunca te voy a fallar. ¡Nunca!", proclamó, celebrando su astucia y luciendo en aparente control, sin dar señales de la tormenta que se avecinaba.

Un hombre que llora

Al quedar nominado en esa cuarta gala, Blue Demon Jr. dio rienda suelta a algo más que sus inquietudes. Molesto, le expresó al director coreográfico, Javier 'Poty' Castillo, que no entendía qué esperaban los jueces. "Nada más dicen que estoy tieso", espetó iracundo.

"Yo quisiera, agarrar a Bianca Marroquín, darle un azotón (contra el suelo) y que después de eso siguiera bailando... que se fracture una vértebra a ver si puede seguir bailando, si no se queda tiesecita en algún lugar(...) Sí estoy muy molesto porque no sé qué están calificando", remachó antes de patear algunos elementos en el salón de ensayos.

El público del show tenía que elegir si lo salvaba o si era Elizabeth Gutiérrez quien debía seguir en la competencia.

Blue Demon Jr., tomado del brazo de Elizabeth, pidió la palabra para explicar lo que los jueces acababan de mirar. “No pasan realmente cuál fue mi molestia”, comenzó diciendo el luchador, explicando un malentendido con la fundación que representaba Shriners Hospitals for Children. Sentía que había hecho un enorme esfuerzo, durante cuatro semanas, en vano.

“Si estás luchando por ellos, tendrías que mostrar otro tipo de comportamiento. Nada justifica la violencia y menos en la pista de baile”, le respondió Javier Poza. El luchador pidió comprensión y que no se le crucificara por el arranque que había tenido en los ensayos. “Yo no voy a reprimir mis sentimientos, soy un hombre que llora cuando debe de llorar y se enoja cuando debe de enojarse”.

El domingo 9 de octubre, antes de que se conociera el veredicto final, Blue Demon Jr. se disculpó con la jueza Bianca Marroquín, "por la manera en que me expresé, no era en tono de amenaza. (Buscaba) ser más comprendido". Ella lo entendió, pero el público tomó la decisión final: con 71 por ciento de los más de 1.2 millones de votos que se recibieron, la actriz fue la preferida, mientras que al menos en la pista de baile, el luchador quedó derrotado, en la lona.

En un último intento, Blue Demon Jr. insistió en hablar con la producción, pero en la cabina de control temían que hubiera una confrontación física. El deportista ahora se encontraba sumamente disgustado por la forma en la que lo habían expuesto ante el público del show.

“Quieren mostrar una persona violenta, que no lo soy (...) no quieran transformar una idea de lo que no soy”, le dijo a la periodista Verónica Bastos en una breve entrevista al salir del set.

Con la misma gallardía que vuelve al cuadrilátero tras la derrota, el luchador volvió ya sin asperezas para bailar una última vez en la final de la segunda temporada, el 20 de noviembre de 2011, donde Adamari López fue la ganadora.

Ver también:

Más contenido de tu interés