null: nullpx
Violaciones

Sale de la cárcel tras solo tres meses el exestudiante de Stanford que abusó sexualmente de una joven inconsciente

Brock Turner fue condenado a seis meses por intento de violación y penetración de una persona intoxicada. La sentencia fue muy criticada al considerar que el juez había sido benévolo con él por ser blanco.
2 Sep 2016 – 9:23 AM EDT

Brock Turner, el joven que fue condenado por agredir sexualmente a una joven inconsciente, recuperó este viernes su libertad al cumplir la mitad de la condena de seis meses que le impuso el juez Aaron Persky en un tribunal de Santa Clara, California, en junio de este año.

Turner fue condenado por intento de violación, penetración de una persona inconsciente y penetración de una persona intoxicada. Los cargos podrían haberle supuesto hasta 14 años en prisión, pero el magistrado Persky consideró que una pena larga podría tener un "impacto severo" en el convicto.

El juez condenó a Turner a seis meses en prisión y cumplir tres años de libertad condicional. Como parte de su condena, el exatleta también fue ordenado a registrarse en la lista de delincuentes sexuales por el resto de su vida.


El caso alcanzó relevancia internacional después de que el juez Persky, que pudo imponerle una condena de hasta 14 años, decidió tan solo darle seis meses porque una condena mayor podía tener "un impacto severo" en su vida.

Numerosos activistas y organizaciones mostraron su queja y preocupación porque consideraron que esta sentencia tan leve se debía al hecho de que Turner es "un hombre blanco y atleta estrella de una prestigiosa universidad".

El joven, que estudiaba para ser cirujano ortopédico y era un destacado deportista en el prestigioso centro, abusó en enero de 2015 de una de sus compañeras de estudios. Ambos estuvieron en una fiesta tomando alcohol y posteriormente fue visto tratando de tener relaciones con ella detrás de un basurero en la calle cuando ella había perdido el conocimiento.

"Un precio muy alto por 20 minutos de acción"

Durante el juicio, su padre Dan Turner, generó también amplias críticas al tratar de defender a su hijo afirmando que si recibía una alta condena estaría pagando "un precio muy alto por 20 minutos de acción".

El propio Brock, en su declaración por escrito ante el juez, justificó el abuso sexual respaldándose en la "cultura de las borracheras" de la comunidad estudiantil de Stanford. Además, sugería que se le dejara en libertad para convertirse en una voz contra las negativas consecuencias de tomar de manera excesiva alcohol.


"Quiero ser la voz de la razón en estos tiempos en que actitudes e ideas preconcebidas sobre fiestas y beber ya se han establecido. Quiero hacer saber a los jóvenes, como no lo hice, que las cosas pueden ir de la diversión a ruina en una sola noche", escribió Turner.

La víctima de la agresión sexual, cuya identidad no fue revelada, leyó una carta en el juicio en la que repudiaba el comportamiento de Brock Turner: “Tú has sido condenado por violarme, de forma deliberada, por la fuerza, sexualmente, con malas intenciones, y solo eres capaz de admitir que consumiste alcohol. No hables de la manera triste que ha cambiado tu vida ‘porque el alcohol te hizo hacer cosas malas’. Encuentra la manera de asumir la responsabilidad de tu propia conducta”, le dijo la joven.

Tras conocerse la condena, una petición online en Change.org solicitó la renuncia del juez Persky. Hasta este viernes, se habían adherido más de 1,300,000 personas.

Lea también:

Publicidad