null: nullpx
Violaciones

El caso de 'la Manada': el juicio por violación en grupo que ha sacudido a España

Cinco hombres están acusados de violar a una joven en las populares fiestas de San Fermín. El caso, que ha recibido una fuerte atención mediática, ha provocado un intenso debate público sobre la violencia sexual hacia las mujeres.
26 Nov 2017 – 04:07 PM EST

La madrugada del pasado 7 de julio de 2016, durante las internacionalmente famosas fiestas de San Fermín de Pamplona, cinco amigos procedentes de Sevilla presuntamente violaron a una joven de 19 años en el portal de una vivienda. El grupo, apodado 'la Manada', fue detenido al amanecer. El caso, que estas semanas se juzga en los tribunales, ha sacudido al país, donde se han celebrado manifestaciones de apoyo a la víctima bajo el lema 'Yo sí te creo' en varias ciudades.

Una de las razones por las que centenares de mujeres han salido a las calles gritando "la manada somos nosotras" es la decisión del juez de admitir como prueba un informe que analizaba el comportamiento de la joven tras los hechos y que fue elaborado por un detective contratado por uno de los abogados de la defensa para seguirla y tratar de demostrar que no estaba traumatizada por el incidente. Entre otros elementos, el documento destacaba una publicación "de carácter festivo" que la mujer hizo en redes sociales (se etiquetó en una fotografía de Instagram donde aparecía un maniquí con la frase "Hagas lo que hagas, ponte bragas").

En cambio, el tribunal no ha valorado un video que la policía halló de un incidente anterior sucedido en Pozoblanco en mayo de 2016 (dos meses antes de San Fermín), en el que cuatro de los cinco acusados manoseaban y abusaban de una mujer visiblemente intoxicada en un coche. Tampoco ha admitido mensajes de WhatsApp en los que el grupo bromeaba sobre violar a mujeres o drogarlas para hacerlo, al considerar que se trataban de hechos no relacionados con el presunto delito que se juzga ahora.

A pesar de que la propia defensa ha decidido retirar el informe del detective (sí se aceptará el post de Instagram), el documento ha generado críticas a la justicia española. También ha despertado un intenso debate sobre el escrutinio público al que se ven sometidas las mujeres que denuncian la violencia sexual y el doble proceso de victimización que pueden sufrir, siendo juzgadas por no oponer suficiente resistencia (interrogada al respecto, la joven ha declarado que entró en estado de shock y por ello no pudo hacer más) o, en este caso, por sus publicaciones en redes sociales.

La defensa, por su parte, denuncia que los acusados ya han sido juzgados y condenados por la opinión pública en el juicio paralelo, popular y mediático que se ha erigido en torno al caso.

Todo gira en torno a 96 segundos de video

Según el relato de la instrucción judicial, el grupo de jóvenes conoció a la víctima en la madrugada del 7 de julio de 2016 en la céntrica Plaza del Castillo. Insistieron en acompañarla al coche donde dormía. Por el camino, aprovechando que el portal de una vivienda estaba abierto, la metieron a la fuerza agarrándola "por las muñecas" (durante su testimonio, la presunta víctima ha reconocido que entró voluntariamente en el inmueble, pero que no esperaba ser agredida, sino tal vez fumar marihuana). Allí, según ella, le taparon la boca, la rodearon y la agredieron sexualmente por turnos durante unos quince minutos.

La presunta agresión sexual que, según los acusados, fue consentida, incluyó felaciones y penetraciones. Al terminar, le robaron el teléfono móvil a la joven. Los miembros de 'la Manada' grabaron el episodio en seis videos que duran un total de 96 segundos. Toda la instrucción del caso ha girado en torno a esos clips.

El pasado martes, las partes se dedicaron a analizar los videos durante cinco horas. Según el informe de la policía, la chica mantuvo una actitud "pasiva y neutra", no fue participativa y sus movimientos fueron "dirigidos y/o controlados" por los presuntos agresores. Según la defensa, esos mismos videos demuestran que la relación sexual fue consensuada, aunque interrogado sobre cómo mostró la joven que deseaba mantener relaciones, uno de los acusados no supo qué contestar.

Además de grabarla en video, uno de los acusados mandó mensajes a un grupo de amigos que se llamaba 'la Manada' (de ahí el apodo con el que se conoce a los acusados) relatándoles el suceso:

- Buenos días.
- Follándonos a una entre los 5.
- Jajaja.
- Todo lo que cuente es poco.
- Puta pasada de viaje.
- Hay vídeo.

Entre 22 y 26 años de cárcel para cada uno

Ahora la fiscalía pide para cada uno de los miembros del grupo, entre los que se encuentran un militar y un miembro del cuerpo policial de la Guardia Civil española, 22 años de prisión, mientras que las acusaciones populares, representadas por el Ayuntamiento de la ciudad de Pamplona y el Gobierno de la región de Navarra solicitan 26 años.

Pesan sobre ellos cargos por los delitos de agresión sexual, un delito contra la íntimidad de la víctima (por grabar la presunta agresión con el celular) y por el robo del teléfono de la joven.

Los acusados han permanecido en prisión desde que fueron detenidos en julio de 2016 porque, según un jurado de Navarra, todos incurren en "riesgo de fuga" y "reiteración delictiva". Las dos últimas sesiones del juicio están programadas para mañana lunes y pasado martes y se celebrarán en medio de la fuerte presión mediática y popular que desde el principio ha envuelto al caso.

En fotos: Miles de personas salen a las calles para protestar contra la violencia machista

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Violaciones

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.