SNL exagera aún más la imitación de Sean Spicer y suma la de Sessions interpretado por otra mujer

Melissa McCarthy volvió a parodiar al vocero de la Casa Blanca e introdujo a su compañera Kate McKinnon, que interpretó brevemente al nuevo fiscal general. El programa de este sábado hizo un recorrido por las noticias de la semana, desde las ruedas de prensa de la Casa Blanca hasta las decisiones judiciales sobre el veto musulmán.
12 Feb 2017 – 12:42 AM EST

El programa televisivo Saturday Night Live (SNL) lo volvió a hacer. Este sábado redobló las imitaciones hechas por mujeres a personajes del gobierno de Donald Trump al repetir la interpretación del vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, y añadir la del recién confirmado fiscal general, Jeff Sessions.

Tal como ocurrió hace una semana, Melissa McCarthy representó a Spicer en la apertura del programa, pero esta vez exagerando las actitudes del vocero, el tamaño de su goma de mascar y el desplazamiento del podio con el que atropelló a los reporteros al responder sus preguntas moviéndolo con un control.


Durante la interpretación, un periodista le pregunta por los controles exhaustivos a los ciudadanos incluidos en el veto de Trump que afecta a siete países de mayoría musulmana. McCarthy responde a la pregunta escenificando la situación mostrando un muñeco vestido de militar, al que compara con un agente de aduanas, y una Barbie con cabello rubio.

"Tenemos a Barbie, una agradable chica estadounidense que viene de unas vacaciones de ensueño. Sabemos que está bien porque ella es rubia, así que ella entra", dice el falso Spicer con su voz gritona poniendo la muñeca en una caja representando que puede entrar en el país. "Fácil, lo entendemos, ¡perfecto! ¿Quién es el siguiente... oh oh...", advierte el personaje.

A continuación, muestra otra muñeca de color, se trata de Moana, la heroína más reciente de las películas de Walt Disney, hija del jefe de una tribu de una isla en el océano Pacífico y continúa su explicación: "El agente la revisará, chequearemos sus correos electrónicos y si no nos gustan sus respuestas, que no nos van a gustar... Boom... (se va) a Guantánamo".

Minutos después, presentó a un nuevo personaje. Esta vez se trató del fiscal general, Jeff Sessions, representado por Kate McKinnon, que apenas dijo unas palabras y fue retirado del podio por Spicer.


En la conferencia de prensa, McCarthy asegura que 80% de las personas en Chicago serán asesinadas. Una periodista rebate la información: "Veo los números y dicen directamente lo contrario", dice. De inmediato, Spicer la calla con una máquina de aire con la que le apunta directo al rostro: "Ese fui yo acabando con la deshonestidad".

Más adelante, el programa realizó una parodia al estilo de la película 'Fatal Attraction' (Atracción fatal) con los personajes del periodista de CNN Jake Tapper y la consejera de Trump, Kellyanne Conway, como protagonistas, que esta semana tuvieron una intensa entrevista después de que la cadena cuestionara la credibilidad de la portavoz, que acabó reconociendo que CNN no emite "noticias falsas", como ha reiterado Trump. En la parodia, Conway le pide a Tapper que la saque en las noticias y lo amenaza con un cuchillo.

Luego, el espacio representó una audiencia –al estilo de los programas de jueces en televisión– entre Trump y los tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito que esta semana mantuvieron el bloqueo a la orden ejecutiva que promueve el veto migratorio. El demandante era el presidente, imitado por el actor Alec Baldwin, que justificaba su decreto al poner ejemplos como los del ataque en San Bernardino y la violencia criminal en Chicago: "Es simple (...) Bad hombres, bad boys", dijo. Entonces presentó un testigo que apoyaría sus afirmaciones: el mandatario ruso, Vladimir Putin, que entró con el pecho desnudo a la sala. "Tiene unas credenciales impecables", dijo. "Es increíble".

Publicidad