null: nullpx

Reebok quiso dejarle claro a Trump que no es apropiado decirle a una primera dama "estás en tremenda forma, hermosa"

Con un gráfico publicado en Twitter, la marca deportiva quiso evidenciar que la única ocasión en que semejantes palabras son apropiadas es cuando alguien encuentra en el sótano de sus padres un viejo muñeco de la infancia. Solo ahí, hablando sobre una cosa, cabría la posibilidad de decir lo que el mandatario, de manera inesperada, le dijo a Bigitte Macron en su visita a París.
15 Jul 2017 – 12:05 PM EDT

“En caso de que te estés preguntando cuándo es apropiado decir: “estás en tremenda buena forma…hermosa”…hay que leer esto”, dice con gracia y no con poco sarcasmo un reciente tuit de la marca deportiva Reebok refiriéndose al episodio del pasado jueves 13 de julio cuando al finalizar la visita a la tumba de Napoleón, en París, el presidente de Estados Unidos le dijo esta inesperada frase a la primera dama francesa.

Con un claro dibujo, la marca deportiva intenta explica por qué las palabras de Donald Trump hacia Brigitte Macron fueron a todas luces inapropiadas.

¿Puedes decir “estás en tremenda buena forma y eres hermosa” a una mujer en un ascensor? No. ¿Puedes decírselo a la mujer que está al lado en tu fila para comprar el café? No. Y qué tal cuando estás en el gimnasio y estás ejercitándote al lado de una chica? No, tampoco. En la infografía sencilla de Reebok se puede leer que sería inapropiado, cuando menos, decírselo a la suegra cuando apenas la estás conociendo y claro que sería impensable decírselo como saludo a la esposa de un mandatario.

La única circunstancia en la que una frase como esa podría tener cabida, manifiesta Reebok, es cuando después de años y tras haberlo olvidado, encuentras en el sótano de tus padres uno de tus muñecos favoritos de infancia.

Mientras el tuit despertaba cierta solidaridad entre los internautas que le agradecían a la marca deportiva ponerlo así de claro, por su parte, algunas analistas levantaban sus voces para reafirmar que el comportamiento de Trump no solo se salía del protocolo sino que ponía “en evidencia una sociedad en la que las mujeres siguen siendo valoradas por su físico”.

“Lo que es más extraordinario de este caso, es el contexto en el que Trump hizo este comentario a Macron. Cuando el presidente de los Estados Unidos habla, el mundo ve sus palabras como el reflejo de los valores del pueblo estadounidense y su política exterior”, le dijo a CNN la profesora de Hofstra University, Kara Alaimo, quien trabajó con la administración Obama.

Son repetidas las veces en las que Donald Trump se ha relacionado con las mujeres ejerciendo poder sobre sus cuerpos desde la palabra. Lo hizo con la esposa de Emmanuel Macron, lo ha hecho con su hija Ivanka Trump al llamarla voluptuosa, al igual que lo hizo con la corresponsal irlandesa Catriona Perry a la que le dijo “tenemos bellezas de la prensa irlandesa por aquí”, mientras interrumpía una llamada con el primer ministro de ese país.


Lo hace para resaltar atributos o para denigrarlos como el episodio de la cadena de tuits que publicó sobre la presentadora Mika Brzezinski, en la que señaló su bajo nivel de IQ”.

Halagar a una mujer no es un error en si mismo, pero que el halago recaiga sobre la forma de su cuerpo sí lo es. Como lo concluye la analista Alaimo: “La próxima vez el podría elegir otro elogio”.

Vea también:


En fotos: En el Día de la Bastilla, Trump y Macron cimentan su inesperada e incomprensible amistad

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.