null: nullpx
Niños

Qué hay detrás del falso 'Momo Challenge' que disparó las alarmas en las redes sociales

La respuesta corta es esta: nada. Nadie ha aportado pruebas sobre este contenido supuestamente dañino para los niños que se ha viralizado gracias, en gran parte, a la atención de los medios y a Kim Kardashian. Las advertencias al respecto consiguieron el efecto contrario.
1 Mar 2019 – 1:12 PM EST

Los padres y madres de los alumnos del colegio público Gilcomstoun, en el norte de Escocia, recibimos el jueves un correo electrónico desde la dirección del centro con el enigmático título (en inglés): "Momo Challenge. Advertencia".

De acuerdo con esta misiva, los pequeños que se topasen en YouTube o en WhatsApp con la desagradable imagen de la "madre pájaro" (enseguida explicamos de dónde procede) podrían quedar expuestos a daños autoinflingidos o incluso el suicidio. El asunto, como es natural, enseguida se convirtió en la comidilla a la hora de recogida de los alumnos porque sin duda el material del que están hechas las pesadillas de niños (y no tan niños) se asemeja mucho a la figura de “madre pájaro”.


Hasta aquí nuestra autosugestión. Que tampoco es de extrañar si se tiene en cuenta que este reto se convirtió en los últimos días en un auténtico hit en Reino Unido y EEUU (como muestra, por ejemplo, la herramienta de tendencias Google Trends).

Toda esta atención se explica, en parte, porque el asunto atrajo la atención de Kim Kardashian que, con sus más de 129 millones de seguidores en Instagram, creó un revuelo considerable, amplificado en medios como The Mirror o el sensacionalista Daily Mail, que se refieren a las interacciones de los usuarios con este rumor en WhatsApp sin dar ninguna prueba.

¿De dónde viene la figura de Momo?

"Madre pájaro" procede de Japón. Se trata de una escultura de la artista Keisuke Aisawa ciertamente truculenta (pero totalmente inofensiva en sí misma) que se expuso en una galería de arte del país asiático en 2016 especializada en obras de arte de horror.

La figura no es nueva en el panorama de los rumores en Internet. Tras aparecer en unas fotos de Instagram (que recogió, a su vez, un hilo de Reddit sobre este tipo de contenido desagradable) se hizo popular y voilà: nació el Momo Challenge.


De acuerdo a los rumores extendidos en varios medios de comunicación, la figura se estaba difundiendo a través de videos de YouTube, incluidos algunos de contenido exclusivamente infantil (incluida Pepa Pig), donde supuestamente aparece en mitad del clip incitando a los niños a suicidarse o a hacerse daño.

YouTube ha negado todo esto. “No hemos visto ninguna prueba reciente de videos que promuevan el Momo Challenge. Los videos que animan a los retos peligrosos y dañinos están en contra de nuestras políticas”, dijo un portavoz de la compañía en Twitter.

Por otra parte, instituciones como UK Safer Internet Centre, dedicado a la seguridad online para los niños y adolescentes, señaló que estas alegaciones son falsas. En la misma línea, la organización NSPCC, también de Reino Unido, dijo que estaba recibiendo más llamadas telefónicas de los medios de comunicación que de padres preocupados, y alertaron de que la cobertura informativa estaba incrementando los riesgos. “ Aunque se haga con las mejores intenciones, dar publicidad a este asunto solo ha incrementado la curiosidad entre la gente joven”, dijo en declaraciones a The Guardian Kat Tremlett, directiva del UK Safer Internet Centre.


Rebobinemos un momento. ¿Cómo se difundió el rumor hasta llegar a los oídos de Kardashian, los medios o incluso los directores de colegios? El momo Challenge prendió como la pólvora en algunos posts de Facebook y Twitter (algunos ya han sido borrados). Pero ningún usuario aporta pruebas concretas o enlaces en los que Momo incite al suicidio, de modo que parece existir un círculo un tanto perverso: los padres se preocupan tras la cobertura de una amenaza que han creado los propios medios de comunicación. De esta forma, el mito se hace realidad.

Lo que sí es real, y coincide en el tiempo con el rumor de Momo, es que YouTubeKids retiró esta semana un video que escondía una escena que hacía apología del suicidio. Pero este asunto no está vinculado al Momo Challenge.

El rumor de la ballena azul

Nada de esto, por otra parte, es nuevo. Las informaciones anteriores sobre niños en Colombia o Argentina que se habían suicidado por jugar al Momo Challenge (todas ellas falsas) se parecen mucho a lo que ocurrió con el bulo de la ballena azul, como explica la web especializada en desmentir falsedades Snopes.

También se parece al rumor que aseguraba que los adolescentes estaban ingiriendo detergente, o aspirando condones por la nariz. Todos ellos siguen una fórmula común en la que un medio pequeño local prende la mecha; los padres acuden a las redes sociales para expresar su preocupación; los influencers lo aprovechan en su beneficio (para ganar notoriedad en muchos casos), y los trolls hacen lo mismo creando, en muchas ocasiones, contenido que parece confirmar los peores miedos de los padres.

En resumidas cuentas, como indica The Guardian, este reto viral es un “pánico moral creado por los adultos y difundido por los medios”. Y nada más que eso.

No, las papas fritas no funcionan contra la calvicie: desmontamos 9 bulos de salud

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:NiñosRedes Sociales
Publicidad