"No puedes tener todo al mismo tiempo, esa mierda no funciona": con una grosería Michelle Obama se muestra aliada de las mujeres reales

En un auditorio a reventar la ex primera dama lanzó una palabra que hizo que la audiencia reventara en ovaciones. Claro, no se trataba solo de su desliz, sino de la capacidad de Obama de reconocer con su gesto las verdaderas batallas que enfrentan las madres trabajadoras para ser exitosas.
3 Dic 2018 – 2:30 PM EST

La audiencia rompió en carcajadas y aplausos. Acababan de oír a Michelle Obama lanzar con desparpajo una mala palabra, algo impensable en sus épocas de primera dama. “Todo eso de “puedes tenerlo todo” mmm… no, no al mismo tiempo. Eso es una mentira, y no siempre es suficiente con tener confianza y reclamar tu lugar en la mesa, esa mierda no siempre funciona”, sentenció micrófono en mano en un auditorio de Brooklyn el sábado pasado como si por un momento, ante la comodidad y beligerancia de la conversación, hubiera olvidado que estaba ante 19,000 seguidores que la oían durante el tour promocional de su libro ‘Becoming’.

De inmediato cayó en cuenta de su desliz, pero ya era demasiado tarde: el auditorio estaba extasiado con su naturalidad, pero sobre todo con su capacidad de poner en duda, de criticar abiertamente y hasta burlarse de esa idea de que lo puedes tener todo que desde 2013, Sheryl Sandberg, la directora operativa de Facebook, ha popularizado y vuelto casi un mandato desde la publicación de su libro ‘Lean in’.

Si hace unos años atrás Sandberg creó un nuevo mantra para la mujer trabajadora en donde le hacía creer que era suficiente con reclamar su lugar, pararse con carácter en la mesa y trabajar duro para conseguir su lugar en la oficina, Michelle Obama en un instante parecía distanciarse de ese concepto y aliarse más bien con las mujeres reales que creen que de verdad hay toda una batalla detrás de llevar a la vez una vida laboral y familiar exitosa.

Obama, con su grosera gracia, simplemente hacía eco y terminaba de legitimar esas críticas que desde el principio surgieron frente al libro de Sandberg que se convirtió en un verdadero fenómeno en ventas de la época y que a grandes rasgos planteaba que si la mujer trabajadora reclama un lugar en la mesa, debería aprovechar la oportunidad de ser ascendida al siguiente nivel, incluso si la oportunidad aparece cuando tiene niños pequeños y si eso implica más dificultades y hacer malabares con el trabajo y la familia en su nuevo papel.


Tras la conmoción, Michelle Obama intentó hacer sonar sus pensamientos más suaves: “ok, ok, estoy de regreso”, dijo mientras la audiencia seguía en ovaciones “muchas veces 'esas cosas' –se autocorrigió– no funcionan, muchas veces en el matrimonio las cosas no son iguales y sientes resentimiento por eso, así que llega el momento de ir a terapia de pareja”, replicó Michelle Obama.

Su postura también encontró acogida de manera viral en las redes sociales que le agradecieron a una mujer de la talla de Michelle Obama que se mostrara no solo real, sino casi compasiva con la realidad que enfrentan las mujeres ejecutivas.


"¡Gracias por ser tan real sobre las presiones que enfrentamos como madres trabajadoras y por recordarnos a todas que solo ser nosotras mismas es más que suficiente!", escribió una internauta en Twitter. "Esto es perfecto", escribió la escritora y activista Amy Siskind, "Como esposa, madre, empresaria y líder filantrópica ... sentí CADA palabra de esa oración".

En realidad el pensar de la ex primera dama no resulta del todo sorpresivo, una vez que en su más reciente libro fue muy abierta en describir las batallas internas que tuvo que lidiar cuando su esposo Barack Obama brillaba en la política y se ausentaba de casa, mientras ella tenía que además de seguir manteniendo su prominente carrera ocuparse de sus dos hijas.

Michelle Obama en los ojos de su fotógrafa personal

Loading
Cargando galería
Publicidad