null: nullpx
Beisbol

Beisbolista rompe en llanto tras golpear accidentalmente con un pelotazo a una niña en las gradas

El jardinero central de los Cachorros de Chicago, Albert Almora Jr., asegura que cuando bateó sabía que la pelota iba a pegar a alguien del público. De inmediato se llevó las manos a la cabeza y arrancó a llorar. La niña afectada fue trasladada a un hospital.
30 May 2019 – 1:23 PM EDT

Un batazo a las gradas del jardinero de los Cachorros de Chicago, Albert Almora Jr. detuvo el miércoles de manera inesperada el juego contra los Astros de Houston en la cuarta entrada del partido. La pelota golpeó a una niña sentada detrás de la tercera base en el Minute Maid Park y del dolor ella comenzó a llorar sin control.

Desde el plato, Almora, aún con el bate en la mano, se llevó las manos a la cabeza mientras veía la pelota recorrer la línea de tercera base pasándose la red de seguridad de las gradas. Afectado, se dejó caer sobre sus rodillas y el manager del equipo, Joe Maddon, así como otro de sus compañeros se acercaron para consolarlo.

"Tan pronto la golpeé los primeros ojos que vi fueron los de ella", dijo el número cinco de los Cachorros de Chicago. "Cuando ese medio inning terminó, no pude aguantar más".

Y en las gradas, todos en silencio se llevaban las manos a la boca y suspiraban de la impresión mientras un hombre —que parecía acompañar a la menor— abrazaba a la niña. Y el cuadro de jugadores de los Astros también se arrodilló al ver lo que ocurría.

"Todo lo que escuchamos fueron gritos", dijo David LeVasseur, sentado en la misma sección que la niña, al diario The Houston Chronicle. "Vimos a este papá cargarla y subir las escaleras", cuenta y agrega que en un momento la pelota del golpe cayó en sus pies.

En las redes sociales, la fanaticada ha catalogado el momento como una "tragedia" y una "escena de horror". Sin embargo, se muestran solidarios con el jugador. "Nunca tendré nada malo que decir de Alberto Almora Jr.", escribió este usuario de Twitter.

Según el comunicado enviado por los Astros el miércoles en la noche, la niña fue trasladada a un hospital pero se desconoce cuál es su condición en este momento.

Cuando terminó el cuarto capítulo del partido, Almora fue hasta la tercera base para saber de la niña. El jardinero de los Cachorros de Chicago aún lloraba y se tapaba la cara con los guantes mientras era consolado por una mujer de la seguridad del Minute Maid y luego por otro de sus compañeros de equipo, Jason Heyward.


Almora espera poder conocer a la niña y a su familia. "Si Dios quiere, podré tener una relación con esta niña por el resto de mi vida, pero solo oraciones en este momento", dijo a los medios.

Lo mismo que le ocurrió este miércoles a Almora, le pasó en 2017 al jugador de los Yankees de Nueva York Todd Frazier. Una bola fuera del campo que bateó también terminó por error golpeando a una niña. Desde ese momento, se generó el debate de si los estadios de béisbol debían extender las redes de seguridad a más zonas para proteger a la fanaticada de pelotazos.

La Liga de Béisbol Profesional dijo en un comunicado que ya habían ampliado las mallas en algunos estadios en a˜nos recientes. "Con lo que pasó anoche en mente, continuaremos tomando medidas en este asunto tan importante", prometen.

Ve también:

Es más fácil que te mate un rayo a que te ganes el Powerball

Loading
Cargando galería
Publicidad