Trasplantes

Un disparo le desfiguró el rostro cuando intentó suicidarse, ahora una increíble cirugía lo restauró casi a la perfección

Cameron Underwood, un hombre de Yuba City, California, se sometió a una cirugía de 25 horas liderada por un médico hispano para recuperar el rostro que perdió cuando, en 2016, se pegó un tiro en un intento de suicidio.
30 Nov 2018 – 12:45 PM EST

Dos años después de dispararse en el rostro tras un intento de suicidio, Cameron Underwood ha conseguido recuperar la sonrisa y la capacidad de ingerir alimentos sólidos gracias a una operación con tecnología de punta liderada por un médico hispano. Underwood se sometió a una operación quirúrgica de 25 horas y en la que participó un equipo de más de 100 personas del NYU Langone Health centre en Manhattan, Nueva York, el pasado mes de enero.

De acuerdo con esta institución, se trata de la operación de este tipo más avanzada tecnológicamente y la primera en Estados Unidos en la que se utiliza una máscara facial de un donante impresa en tres dimensiones.

Tras el incidente, en junio de 2016, el joven perdió su nariz, la mayor parte de la mandíbula inferior y todos los dientes menos uno, además de sufrir daños en la parte superior del rostro y el paladar. "Estoy tan agradecido de tener un trasplante porque me da una segunda oportunidad en la vida", dijo Underwood en una rueda de prensa en Nueva York el jueves. "He podido volver a hacer muchas de las actividades que me gustan como hacer deporte, estar en la naturaleza y pasar tiempo con mis amigos y familia", señaló.

El joven también dijo que desea poder volver a trabajar pronto y, algún día, empezar una familia. "Tengo una nariz y una boca de nuevo, así que puedo sonreír, hablar y comer sólidos. Además, ya no me miran tanto los extraños", dijo.


El cirujano plástico que lideró el equipo encargado de esta intervención, Eduardo D. Rodríguez, señaló que, además de la tecnología punta, el éxito se debió a la determinación del joven para sobrevivir. "Al final, todo depende del paciente", señaló Rodríguez en la rueda de prensa.

Otro factor que influyó positivamente en el éxito de la operación es el poco tiempo (18 meses) que Underwood vivió con las graves lesiones. Otros pacientes han de esperar varios años hasta conseguir el donante apropiado, y en ese espacio de tiempo sufren problemas psicológicos que con frecuencia conducen a depresiones o abuso de sustancias, según Rodríguez.

Desde 2006, cuando se llevó a cabo el primer trasplante de rostro, se han emprendido más de 40 cirugías en todo el mundo.

El donante fue el joven de 23 años Will Fisher, un campeón de ajedrez y cineasta que estaba en la lista de donantes de órganos desde que era adolescente. Tras su fallecimiento súbito, Fisher donó su corazón, riñones, hígado, ojos y otros tejidos. Sally Fisher, la madre del donante, señaló que ser testigo de la recuperación de Underwood fue una fuente de fortaleza para ella.

"No creo que hubiera sobrevivido si no hubiera sido por Cameron. Cameron tiene toda la vida por delante, y me encanta la idea de saber que Willie le está ayudando a tener una vida mejor", dijo en un comunicado difundido por NYU.

Al igual que otras personas que han recibido trasplantes, Underwood tendrá que continuar tomando medicamentos durante el resto de su vida para asegurarse de que su cuerpo no rechaza los nuevos tejidos. Por el momento, su cuerpo ha respondido bien al trasplante. "Esperamos que mi experiencia inspire a otros que padecen graves lesiones de rostro a tener esperanza. La travesía no ha sido fácil, pero ha merecido la pena".

La mujer que recibió un trasplante de rostro, la historia de portada de National Geographic

Loading
Cargando galería
Publicidad