Trasplantes

Los trasplantes de heces: ¿en qué consisten y para qué sirven?

La solución a muchos problemas de salud podría estar dentro del colon: en la materia fecal. Un grupo de expertos explica de qué se tratan los tratamientos con heces y qué podemos esperar de ellos.
20 Jul 2016 – 5:36 PM EDT

Los trasplantes, no de órganos sino de materia fecal, son cada vez más populares. Para entender en qué consiste este procedimiento, conversamos con un experto en microbiología, una doctora gastroenteróloga y pediatra, un profesor de ciencias biológicas y un fabricante de cápsulas de heces.

¿En qué consiste un trasplante fecal?

El intestino humano contiene miles de tipos de bacterias que conviven en armonía, se les llama microbiota. Las heces contienen microbiota y esta puede recuperar la salud de un individuo combatiendo bacterias invasoras que desarrollan resistencia a los antibióticos, por ejemplo.

El trasplante fecal de microbiota (FMT, por su sigla en inglés) es la transferencia de esa materia de un individuo sano a uno enfermo para restablecer el equilibrio alterado a causa de alguna enfermedad o infección. La nueva microbiota procedente de las heces del donante sano es capaz de recolonizar el intestino del paciente, restablecer el equilibrio del ecosistema intestinal y eliminar la infección.

¿Es un procedimiento nuevo?

No. En el siglo IV se describió el uso de materia fecal para tratar diarreas severas o intoxicaciones alimentarias en apuntes de G. E. Hong, un conocido intelectual chino. En los últimos diez años se ha investigado más sobre el tema y cada vez se usa con más frecuencia.

¿Qué enfermedades pueden tratarse con este método?

El trasplante fecal que más se practica en Estados Unidos es para el tratar la infección difficile del Clostridium o C. diff.

Se está promocionando como si lo cura todo, y no es el caso. Se ha utilizado experimentalmente para tratar otras enfermedades gastrointestinales, incluyendo colitis, estreñimiento, síndrome del intestino irritable y la enfermedad de Crohn, pero los resultados no han sido tan determinantes como los de la C. diff”, explicó el profesor Michael Sadowsky, director del Instituto de BioTecnología de la Universidad de Minnesota.

¿Qué resultados ha dado en la infección difficile de Clostridium?

Unas 15,000 personas mueren al año a causa de las infecciones por C. diff. El número de casos durante los últimos 20 años se ha duplicado y las infecciones son cada vez más severas y más resistentes a la terapia estándar.

Alrededor del 30% de las personas que han tenido esta infección presentan recurrencia y el tratamiento típico con antibióticos puede empeorarla al alterar el equilibrio bacteriano en los intestinos (disbiosis), explicó la doctora María M. Oliva-Hemker, directora de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica y profesora de Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

El trasplante detiene la disbiosis intestinal y la infección recurrente, hay una tasa de curación de aproximadamente 96%.

¿Hay límites de edades para hacer un trasplante de heces?

No. Se pueden llevar a cabo en adultos y niños.

¿Cómo se hacen?

La microbiota fecal se aplica a través de una colonoscopia (a través del recto) o una sonda nasogástrica (por la nariz). A la hora del procedimiento, se prepara una suspensión fecal con solución salina.


Las heces también pueden aplicarse por vía oral en una cápsula, procedimiento que puede ser menos incómodo para los pacientes.

El método de aplicación no está relacionado con la enfermedad tratada y cualquier afección puede ser tratada por cualquier método.

¿Es seguro este procedimiento?

Es seguro, pero todavía hay preocupación por la transmisión potencial de agentes infecciosos. Este riesgo se puede reducir haciendo una investigación adecuada del donante.

¿Quiénes pueden obtener cápsulas de heces?

Las cápsulas están hechas de una preparación de microbiota fecal y las desarrolló una organización sin ánimo de lucro con base en Massachusetts llamada OpenBiome. Ellos solo pueden venderlas a gastroenterólogos, especialistas en enfermedades infecciosas y médicos internistas con licencia para el tratamiento de pacientes con C. diff que no responden a las terapias estándar.

La materia prima la obtienen de donantes que son sometidos a rigurosos controles sanitarios. Esta organización también creó uno de los primeros bancos de heces del país que suministra materia fecal ya preparada para el trasplante a los hospitales que lo requieran.

¿Las cápsulas de heces tienen alguna regulación?

“La FDA permite su uso sólo para el tratamiento de C. diff recurrente. Para otras indicaciones, como enfermedad de Crohn, sólo puede utilizarse en el contexto de un ensayo clínico”, explicó Alex Scheeler, encargada de Asuntos Regulatorios en OpenBiome.

¿De dónde se obtiene la materia fecal?

De donantes cuyas heces y sangre son analizadas para descartar enfermedades bacterianas y virales transmisibles. Hay hospitales que tienen sus propios bancos de heces, como el Johns Hopkins.

¿Quiénes pueden ser donantes de heces?

Por lo general son familiares de los mismos pacientes, pero cualquier persona puede donar heces. Antes, se tiene que hacer un examen físico, responder a un cuestionario similar al que se usa para la donación de sangre y someterse a las pruebas de detección de enfermedades infecciosas.

¿Es cierto que se pueden tratar otras enfermedades con trasplantes de heces, no solo las intestinales?

Es prematuro especular sobre qué otras enfermedades podrían ser curadas mediante el trasplante de microbiota fecal, se necesitan más pruebas. Hay evidencia limitada para mejorar la movilidad en la esclerosis múltiple y hay evidencia mixta para la enfermedad de Crohn”, explicó el doctor Seth Bordenstein, profesor de Ciencias Biológicas y Patología, Microbiología e Inmunología en la Universidad Vanderbilt.

En Estados Unidos se está investigando usar materia fecal para tratar enfermedades autoinmunes como lupus, enfermedad inflamatoria del intestino y la esclerosis múltiple, síndrome metabólico, obesidad, enfermedades alérgicas, enfermedades neurosiquiátricas y autismo.

¿Qué más podemos esperar de los trasplantes de heces?

Hay compañías que están trabajando en crear heces artificiales con colonias bacterianas originadas en un laboratorio para reemplazar el trasplante tradicional. Esto proporcionaría un producto más seguro y estandarizado que las heces humanas. Posiblemente, ese será el método que se empleará a futuro, pero, mientras se va desarrollando esta tecnología, el trasplante de microbiota fecal es el tratamiento más efectivo disponible para la infección C. diff.

RELACIONADOS:TrasplantesBacteriasEnfermedadesEEUU
Publicidad