null: nullpx
Tráfico de Personas

Hallan en una selva de Perú a una joven española reclutada por líder de una secta apocalíptica

Patricia Aguilar había desaparecido desde 2017. En un operativo las autoridades del país suramericano la encontraron en una zona selvática a más de 300 millas de Lima, con una bebé en brazos que tuvo con el 'Príncipe Gurdjeff', quien se presenta como un supuesto Mesías elegido para repoblar el mundo.
6 Jul 2018 – 5:28 AM EDT

Al cumplir la mayoría de edad, Patricia Aguilar Poveda, una joven española de Alicante, desapareció de su casa y del país. Tras un año y medio de búsqueda, este miércoles fue hallada en una región selvática de Perú, muy delgada, desorientada y con una bebé recién nacida en sus brazos que tuvo con Félix Steven Manrique, el supuesto líder de una secta apocalíptica que la captó por Internet cuando todavía era menor de edad, y que ha sido detenido bajo cargos de trata de personas.

El director de la división policial de Trata de Personas de Perú, coronel Antonio Capa, declaró a la prensa que el operativo de detención de Manrique en la selva de Pangoa, a 310.7 millas (500 kilómetros) de Lima, permitió el rescate de otras dos mujeres y cinco menores que presentan "un alto grado de desnutrición" y son atendidos por autoridades peruanas.

Tres de los menores son hijos de la esposa de Manrique, otro menor es hijo de una amante y la bebé de un mes es hija de la española, indicó el jefe policial.

Tras atravesar un momento muy doloroso por la muerte de un tío al que estaba muy unida, Patricia Aguilar entró en un estado emocional muy vulnerable. Fue cuando Manrique la convenció para que huyera y se uniera a su secta de la corriente Gnosis, que maneja teorías apocalípticas en la red. El hombre se hacía llamar 'príncipe Gurdjeff' y se promocionaba como un Mesías elegido para repoblar el mundo.

Es así como la noche del 7 de enero de 2017, con la excusa de pasar la noche en casa de unos amigos, la joven con 18 años cumplidos tomó un vuelo a Lima que pudo pagar con 6,000 euros que sustrajo del negocio de sus padres, indica el diario El Mundo.

Fue cuando empezó también la odisea de su familia por encontrar a Patricia Aguilar. En año y medio pudieron comunicarse un par de veces con ella y de inmediato se percataron de que no estaba en el país suramericano de forma voluntaria. La joven les decía que trabajaba para la ONG Acoracom, cuyo jefe era precisamente Félix Manrique, organización que no tenía sede física ni actividad real.

La familia tocó "puertas por tierra, mar y aire para sacar a Patricia del infierno de trata de seres humanos", tuiteó la organización ONG SOS Desaparecidos, que colaboró con la búsqueda de la joven, que ya desactivó la alerta de su página, refirió el diario El País.


Atando cabos y en contacto con la policía peruana empezaron la investigación para dar con el paradero de la chica. Pronto detectaron y denunciaron que había caído en manos de la secta liderada por Manrique. Recaudaron fondos y viajaron a Lima, donde visitaron varios apartamentos donde dijeron haber visto al falso gurú y sus mujeres.

Patricia "fue a contar un sueño suyo a través de una página esotérica" y Manrique le contestó, y "la llega a captar cuando tenía 16 años por Internet", explicó su progenitor, Alberto Aguilar, quien sostiene que su hija fue víctima de un “rapto psicológico”.

Ahora que ya fue rescatada, su padre la encuentra “muy delgada”, con aspecto sucio y desmejorada. Adriana Vega, hermana de la joven, declaró a los periodistas que el líder de la secta estudió filosofía y que toma "diferentes religiones para acoplarlas a su conveniencia" y captar a mujeres con las que mantiene relaciones sexuales.

Cuando las autoridades procedieron a su arresto, lo encontraron “meditando” en el interior de la vivienda, mientras fuera trabajaban dos mujeres (madres de los niños que cuidaba Patricia), “muy delgadas y con signos de violencia”.

Este viernes, en Lima el grupo Gnosis rechazó "cualquier tipo de vinculación" con Manrique, y aseguró que ha iniciado "un proceso legal por difamación" en su contra.

Elvis Huacho, representante del grupo Gnosis en Perú, declaró que Manrique perteneció a la institución en el año 2012, pero que "nunca fue líder ni representante, solo un participante inicial que estuvo cuatro meses en la institución", tiempo en el que decidieron separarlo por sus "actitudes extrañas".

"Nos dimos cuenta de que tenía rasgos de mitomanía, de sentirse un enviado especial, es por eso que fue retirado y expulsado, incluso con una carta", aseguró Huacho, citado por la agencia Efe.

El padre de la joven ha manifestado el deseo de regresar a España con su hija y la bebé, pero que si ella no lo desea, "ya veremos la forma de que lo haga".

En fotos: La historia de Charles Manson y su secta de asesinos

Loading
Cargando galería
Publicidad