null: nullpx
Suicidios

¿Asesino en serie? El misterio del suicida que durante décadas se ocultó tras la identidad de un niño de 8 años

Robert Ivan Nichols utilizó desde los 70 el nombre de un menor que falleció en 1945 en un accidente de auto. Al acabar con su vida en 2002 trató de ocultar cualquier pista que diera con su verdadera identidad, pero tras 16 años la policía descubrió quién era realmente, pero sigue sin saber por qué trató de borrar su pasado. Las autoridades no descartan que sea el Asesino del Zodiaco.
22 Jun 2018 – 3:45 PM EDT

"Normalmente, cuando la gente se oculta, cuando la gente tiene miedo, es porque son fugitivos de la ley". De esta manera explicaba Peter Elliot, jefe de la policía, el anuncio de que finalmente habían conseguido resolver parcialmente uno de los mayores misterios policiales en Ohio: la identidad de un hombre que, tras vivir con un nombre robado a un niño de 8 años muerto en 1945, se suicidó tratando de no dejar pistas sobre su pasado.

"La primera parte del misterio está resuelta", anunció Elliot ante los periodistas en una rueda de prensa esta semana para referirse al caso de Joseph Newton Chandler III.

El jefe de la policía anunciaba así que habían conseguido unir las piezas de un rompecabezas que comenzó el 24 de julio de 2002 cuando Newton, entonces de 76 años, decidió acabar con su vida de un disparo en su casa. Su verdadero nombre era Robert Ivan Nichols, originario de Indiana y era un condecorado veterano de la Segunda Guerra Mundial que en los 70 decidió deshacerse de su real nombre y comenzar una nueva vida.

Un suicidio meticulosamente preparado

El hombre, que sus excompañeros recuerdan como inteligente, pero solitario y misterioso, lo preparó todo meticulosamente para acabar con su vida: rompió los cerrojos de las puertas y ventanas de su casa en Cleveland, apagó el aire acondicionado y se dirigió al baño. Allí, sacó una pistola, se puso el cañón en la boca y apretó el gatillo. Así trató de llevarse consigo su verdadera identidad -lo consiguió por 16 años- y las razones por las que vivió huyendo oculto con otro nombre.

Tras su suicidio, las autoridades trataron de identificarlo, pero con poco éxito. El calor del verano hizo que su cuerpo se descompusiera dentro del horno en el que se convirtió su apartamento durante la semana que tardaron en encontrar su cuerpo. El estado del cadáver era tal que ni pudieron tomarle las huellas digitales.

Lo poco que descubrió la policía fue una cuenta con 82,000 dólares. Cuando buscaron a un familiar, solo descubrieron el nombre de una hermana suya en un documento. Sin embargo, cuando fueron a buscarla a la dirección dieron con una parcela vacía. Todas las puertas se cerraban y fue en ese momento cuando "un suicidio típico" se convirtió "en uno de los mayores misterios del noreste de Ohio", como dijo Elliot.


¿Un asesino en serie?

Mientras buscaban a los familiares, utilizando su número de seguridad social y otros datos personales, los investigadores descubrieron que Joseph Newton Chandler III realmente no había muerto en julio del 2002 sino hacía más de medio siglo antes: en 1945. Con estupor, la policía supo que el hombre que se suicidió y del que eran incapaces de tener más datos había utilizado la identidad de un niño muerto a los 8 años en accidente de carro.

Aquella revelación no hizo sino aumentar aún más la incógnita: ¿quién era realmente ese hombre? ¿por qué se ocultó? ¿Podía ser alguno de los fugitivos más conocidos del país, como el escurririzo asesino del Zodiaco, quien aterrorizó el norte de California entre diciembre de 1968 y octubre de 1969 y dejó al menos 5 muertos.

La policía descubrió que había llegado a Cleveland en 1978, a la edad de 41 años, desde el oeste del país. Precisamente, fue en Dakota del Sur donde él adquirió su seguro social y nombre falsos, según indicó el diario Clevescene.

Un hijo abandonado

Varios años después de su muerte, la investigación llevó hasta el hospital en el que él fue ingresado en el año 2000. Y lo que estaban esperando los investigadores se cumplió: existía una muestra de su tejido que se le tomó antes de una operación.

Sin embargo, los primeros análisis del ADN no dieron resultado. Pero los investigadores no se dieron por vencidos y siguieron buscando otras vías, incluida la de las nuevas empresas que realizan exámenes genéticos y que han servido para resolver otros casos, como el del Golden State Killer. Así, al comparar el cromosoma Y de su ADN llegaron a la conclusión de que su nombre real era Nichols o Nicholas, una pequeña pista que al menos arrojaba algo de luz sobre la pesquisa que aún estaba muy lejos de resolverse.

No fue hasta principios de este 2018 que finamente consiguieron dar con un hombre en Ohio que podía ser su hijo. El ADN mostraba que realmente él era su progenitor, pero nuevamente las puertas se cerraron: Philip Nichols dijo a los investigadores que no sabía nada de su padre desde 1965. Según les dijo, la última vez que supo de él fue al recibir un sobre enviado desde Napa, California, en el que solo había un centavo.

Pero otras pequeñas piezas comenzaron a dar forma al rompecabezas: los investigadores descubrieron que en 1945 sufrió heridas durante un bombardeo japonés durante la II Guerra Mundial. A su vuelta, se casó y tuvo tres hijos, pero acabó divorciándose. "A su debido tiempo, sabrán por qué" fueron sus palabras al marcharse en 1964.

También consiguieron descubrir que vivió en Michigan en ese mismo año y poco después se mudó a California, lo que aumenta las especulaciones de que efectivamente se trata del Asesino del Zodiaco, una posibilidad que Elliot no descartó, pero ante la cual se mostró muy cauto.

Una maleta, por si acaso

"Conseguimos esta primera parte (identificarlo). Ahora vamos a hacer lo mismo con el resto de la historia", insistió el jefe de la policía para indicar que sigue la investigación para descubrir qué motivos le llevaron a adoptar la identidad de un niño muerto.

Según dijeron las autoridades, ni Nichols ni Chandler tienen antecedentes penales. En todo caso, todo indica que el hombre era consciente de que en cualquier momento podía quedar descubierto su secreto. Según dijeron en la reuda de prensa, siempre tuvo una maleta preparada en su apartamento.

El FBI ofrecía recompensa de $50,000 por el 'Asesino del Estado Dorado'

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SuicidiosEstados Unidos
Publicidad