null: nullpx
Discriminación

Una mujer con enfermedades mentales es ignorada y tuvo sola a su bebé en una celda

Tammy Jackson estaba detenida en una celda en Florida cuando alertó a los guardias de sus contracciones. La atendió un doctor casi 7 horas después, cuando ya había dado a luz a su bebé, sola. Abogados públicos del condado dicen que fue forzada a hacerlo, lo cual puso en riesgo su vida y la de su bebé.
6 May 2019 – 8:33 PM EDT

Tammy Jackson, de 34 años y más de 37 semanas de embarazo, estaba detenida en una celda de aislamiento cuando alertó a los guardias que estaba teniendo contracciones. A pesar de gritar pidiendo ayuda por horas, la llegó a atender un doctor casi 7 horas después, cuando ya había dado a luz a su bebé ella misma.

Abogados públicos del condado de Broward dicen que fue forzada a hacerlo, lo cual puso en riesgo su vida y la de su bebé, y exigieron una investigación inmediata.

Jackson, quien es afroestadounidense y tiene un historial de enfermedades mentales, empezó a quejarse de contracciones a las 3 a.m. del 10 de abril, según escribió en una carta Howard Finkelstein, abogado público del condado de Broward, al Sheriff del condado, Gregory Tony.

En ese momento, los guardias de la Cárcel del Buró del Norte de Broward llamaron por teléfono al doctor de turno, pero él dijo que "cuando llegara lo revisaba".

Así lo hizo, a las 10 a.m., cuando el bebé ya había nacido. Mientras tanto, Jackson estuvo sangrando, gritando con dolores de parto, mientras los guardias, que estaban cerca y podían oírla, la ignoraban.

"Es inconcebible que cualquier mujer, particularmente una mujer con una enfermedad mental, sea abandonada en su celda para dar a luz a su propio bebé", escribió el defensor público al sheriff Tony. “Su personal no protegió a la Sra. Jackson ni a su hijo. A pesar de su negligencia e insensible indiferencia, tanto la Sra. Jackson como su hijo sobrevivieron. Queda por verse cómo esta grave negligencia afectará la ya frágil salud mental de la Sra. Jackson".

La Oficina del Sheriff (BSO) dice que se enteró del incidente dos días después e inmediatamente inició una investigación de asuntos internos, según reporta el diario Miami Herald.

En un correo electrónico enviado a ese diario, la portavoz de la BSO, Gina Carter, dijo que “un equipo médico de Well Path, que incluye un médico y dos enfermeras, atendió a la madre y al niño. La Sección de Investigaciones de Protección Infantil fue notificada y el bebé fue colocado con un guardián apropiado".

Finkelstein dice en la carta que la Oficina del Sheriff sabía que Jackson estaba embarazada, por eso la habían puesto bajo cuidados médicos desde que fue arrestada en marzo por posesión de cocaína.

También sabía de su condición mental precaria, así como lo sabían los empleados de la cárcel, que se describe en su sitio web como "un centro de detención para personas con necesidades especiales, de seguridad mínima a mediana".

Jackson permanece bajo la custodia de la Oficina del Sheriff, pero actualmente se está recuperando en el hospital, le dijo al Miami Herald el asistente principal de la defensa pública Gordon Weekes, quien también firmó la carta al sheriff Tony. Weekes no pudo proporcionar detalles sobre la condición del bebé.

¡Vivas NOS queremos! los testimonios de quienes acudieron a la histórica marcha

Loading
Cargando galería


Publicidad