null: nullpx
Subastas

La historia detrás de la subasta de una rara foto de Hitler con una niña de ascendencia judía

Pese a que sabía que Rosa Bernile Nienau tenía ascendencia judía, Hitler, responsable directo del holocausto, mantuvo una amistad con esta niña. Ahora, una foto de ambos en 1933 firmada por el líder nazi está siendo subastada en Maryland y podría alcanzar los $10,000.
14 Nov 2018 – 7:21 PM EST

Se conocieron el día de su cumpleaños. Adolfo Hitler y la niña Rosa Bernile Nienau compartían fecha de nacimiento: el 20 de abril, aunque el líder nazi le sacaba 37 años. Pero se cree que esa coincidencia fue la que hizo que ambos se conocieran en la primavera de 1933. Aquel día, Nienau, entonces de 7 años, llegó a la residencia de Hitler en Obersalzberg como parte de un grupo de niños que fueron a visitar al Fuhrer en su cumpleaños y fue la elegida para saludarlo personalmente.

El líder nazi quedó encantado con la pequeña y desarrollaron una cercana amistad que llevó a Nienau a llamarlo "tío Hitler". Lo más curioso de esta poco común amistad es que la niña tenía un 25% de ascendencía judía, algo que la convertía en judía para el estado nazi. Sin embargo, Hitler, responsable directo de uno de los peores genocidios de la historia, prefirió obviar ese dato hasta que, cinco años después, en 1938, sus oficiales intervinieron para que no se volvieran a ver.

Ahora, la foto de uno de sus primeros encuentros en 1933 tomada por Heinrich Hoffmann y adornada por unas flores que dibujó la niña y con una dedicatoria de Hitler, salió a subasta en la casa Alexander Historical Auctions, en Maryland, donde podría alcanzar un precio de $10,000.

"Es una impresionante e impactante foto de Heinrich Hoffmann en la que aparece Hitler sonriendo y abrazando cariñosamente a la niña judía, en la que él mismo escribió con tinta azul oscura: " La querida y (¿considerada?) Rosa Nienau (y) Adolf Hitler. Munich, 16 de junio de 1933”, se puede leer en la descripción de la foto en la web de la casa de subastas. La imagen incluye el sobre original en el que le enviaron la foto a la madre de Nienau, Carolina.

Pese a que el líder nazi era a menudo fotografiado con niños por motivos de propaganda, esta imagen ha sorprendido a los estudiosos de Hitler por su aparente genuina cercanía con la niña.

"La niña de los ojos de Hitler"

Según la subastadora, Hitler se refería a la niña como "Rosa" o "Bernile" y pasó a ser conocida como "la niña del Fuhrer" o "la niña de sus ojos" por su cercana amistad.


Rosa Bernile Nienau nació en 1926 y fue hija única. Su padre, que era físico, falleció poco antes de su nacimiento y la crió su madre Karoline, una enfermera que se mudó a Munich en 1928 junto a su abuela, Ida Voit.

Pese a que Hitler pasó a la historia como el líder detrás de la matanza de seis millones de judíos, los documentos históricos indican que poco después de conocer a la niña supo de su ascendencia judía pero no le importó.

Además, se sabe que la niña escribió a Hitler y sus asistentes en al menos 17 ocasiones entre 1935 y 1938.

No fue hasta que el asistente personal de Hitler, Martin Bormann, descubrió que la niña no tenía lo que los nazis consideraban "sangre alemana pura", que les prohibió a la madre y a la hija volver a ver al líder nazi.

En el libro 'Hitler como lo veo', el fotógrafo Hoffmann asegura que Hitler se quejó de la decisión de Bormann diciendo: "Hay gente que tiene un verdadero talento para arruinar todas mis alegrías".

La niña, que de adolescente aprendió el oficio de delineante, murió en octubre de 1943 a los 17 años por poliomelitis.

Fin al misterio de la 'cápsula del tiempo' enterrada por nazis: 80 años después se descubre el mensaje que quisieron dejar

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SubastasAlemaniajudíos
Publicidad