null: nullpx
Coronavirus

Tinnitus o un constante zumbido en los oídos: ¿Otra secuela del covid-19?

A un año de la pandemia, se siguen descubriendo misteriosos síntomas relacionados con el coronavirus. Hay quienes, durante o después de la enfermedad, están reportando una molesta condición también conocida como acúfeno, que, en grados severos, puede afectar considerablemente la calidad de vida de quien la sufre.
3 Abr 2021 – 03:21 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La muerte de Kent Taylor, fundador y CEO de la cadena de restaurantes Texas Roadhouse, hace un par de semanas se suma a la evidencia de que el covid-19 podría desencadenar otro problema de salud: el tinnitus o acúfeno (un constante zumbido en los oídos).

Según reportes de la familia de Taylor, quien falleció por suicidio a los 65 años, éste había estado batallando con secuelas del covid-19, entre ellas un tinnitus severo que se había vuelto “insoportable”.

Los Institutos Nacionales de la Salud definen el tinnitus o acúfeno como la percepción de un timbre o silbido en los oídos que también puede sonar como rugido, chasquido, siseo o zumbido. Su intensidad puede variar de suave a fuerte; de tono agudo o bajo. A veces ocurre en un oído, mientras que otras en los dos.

Se estima que 15% de la población adulta de EEUU (50 millones de personas) experimenta alguna forma de este problema. 20 millones lo sufren de forma crónica y para 2 millones es algo extremo y debilitante, advierte la Asociación Nacional del Tinnitus en su página web.

Indicios de un posible vínculo

En una encuesta hecha a casi 5,200 long haulers o personas que experimentan secuelas a largo plazo del covid-19, 17% reportaron presentar este síntoma por primera vez. Tres cuartos de ellas dijeron que era constante.

Según otra encuesta en línea en la que participaron 3,100 individuos de 48 países que sufren de tinnitus, una gran parte de las 237 personas que tuvieron síntomas del covid-19, dijeron que esta condición había empeorado considerablemente después de la enfermedad.

También se sospecha que pueda ser un posible síntoma del covid-19, y, de hecho, el Reino Unido lo incluye en su larga lista de dolencias asociadas a la enfermedad.

Tras analizar sesenta informes, autores de un estudio publicado esta semana en el Journal of International Audiology, encontraron que el 15% de los adultos con covid-19 había reportado síntomas de tinnitus.

“En las veinticuatro horas posteriores a la publicación, hemos recibido alrededor de cien correos electrónicos de personas que decían: ‘Me dio tanto gusto leer sobre esto, porque mi médico pensó que estaba loco cuando mencioné el tinnitus y ahora sé que no soy el único’”, dijo al New York Times Kevin Munro, coautor de ese estudio.

A diferencia del Reino Unido, ni los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, ni la Organización Mundial de la Salud incluyen todavía al tinnitus como parte de los síntomas asociados al covid-19 crónico.

Falta investigar mucho más y, aunque hay indicios, se trata de una condición de por sí difícil de descifrar y no hay evidencia concluyente sobre su nexo con el covid-19.

Infinidad de causas

Según los Institutos Nacionales de la Salud, el tinnitus puede resultar de algo tan simple como un pedazo de cera que bloquea el canal auditivo, por un ruido fuerte; o también derivar de problemas de salud como infecciones de los oídos, pérdida de audición, tumores cerebrales y otros. Hay evidencia de que ocurre con otras infecciones virales distintas al covid-19.

“Hay al menos 200 razones” de por qué alguien podría desarrollarlo o sentir que está empeorando, dice al Washington Post, Eldré Beukes, audiólogo del Instituto Ruskin en el Reino Unido, quien publicó el estudio sobre cómo quienes sufren de tinnitus han sido afectados por la pandemia.

Y está asociado a condiciones de salud mental como el estrés y la ansiedad, que también ocurren cuando el ruido constante en uno o dos oídos afecta la calidad de vida de la persona. Se trata de un “círculo vicioso”, como lo describe la audióloga Holly Lovering al Washington Post: “Estamos estresados porque tenemos tinnitus y luego se intensifica porque estamos estresados”.

Que no haya cura o certezas sobre la duración o evolución del tinnitus es otro factor que inquieta a un más a estos pacientes. Por ahora, el tratamiento se limita a terapia cognitiva conductual que los ayude a coexistir con la enfermedad y a intentar no prestarle tanta atención. “ Ni dos pacientes, ni dos tinnitus son iguales. Por eso, la mejor terapia varía en función de varios factores”, insiste la Asociación Estadounidense del Tinnitus en su página web donde hay una serie de recursos que pueden ayudar.

Para muchas personas se trata de algo temporal. El reto está en que una vez que lo detectan, cuesta mucho ignorarlo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés