null: nullpx
Insomnio

Los insomnes tienen más riesgo de padecer enfermedad cardíaca o sufrir una embolia

La predisposición genética al insomnio aumenta las posibilidades de padecer enfermedades de las arterias coronarias, insuficiencia cardiaca e ictus, de acuerdo con un nuevo estudio.
19 Ago 2019 – 12:38 PM EDT

La nueva investigación, publicada este lunes en la revista Circulation de la Asociación Americana del Corazón y elaborada por investigadores de Reino Unido y Suecia se apoya en investigaciones anteriores que mostraron la existencia de vínculos entre dormir mal y los problemas cardiovasculares. Este estudio refuerza la idea de que el insomnio podría jugar un papel en estos problemas.

“Si este es el caso, esto supone que si podemos mejorar o reducir los problemas de sueño también podríamos reducir los problemas de accidentes cerebrovasculares”, dijo Hugh Markus, de la Universidad de Cambridge y coautor de la investigación, en declaraciones al diario The Guardian.

El estudio, que analizó los datos de cerca de 1.3 millones de personas aplicando una técnica que utiliza variantes genéticas que se sabe que están relacionadas con un factor de riesgo potencial, se apoya en investigaciones anteriores que muestran que hay cerca de 250 variantes genéticas que incrementan las posibilidades de padecer insomnio.

La presencia de estas variantes es independiente del resto de la herencia genética o de los factores ambientales, como el estilo de vida o el lugar donde el individuo vive. Esto significa que, en teoría, es posible estudiar si el incremento del riesgo de padecer insomnio puede jugar un papel a la hora de causar enfermedad de las arterias coronarias, insuficiencia cardiaca o accidente cerebrovascular.

El estudio tiene, no obstante, importantes limitaciones: solo estudia la predisposición genética al insomnio, en lugar de las horas de sueño en sí. Además, la mayor parte de los datos procede de personas con ancestros europeos.

“Es importante identificar la razón subyacente del insomnio y tratarlo. El sueño es un comportamiento que puede ser cambiado por nuevos hábitos y control del estrés”, dijo Susanna Larsson, autora principal de la investigación.


Entre un 15 y un 20% de la población padece episodios de insomnio, mientras que un 10% padece insomnio crónico (dificultad para conciliar el sueño o volverse a dormir tras despertar en medio de la noche al menos tres noches por semana durante al menos tres meses). Como media, los adultos duermen en EEUU unas 6.7 horas por noche, un cantidad que resulta insuficiente, según la Fundación Nacional del Sueño. Para las personas de entre 26 y 64 años, la recomendación es de entre 7 y 9 horas.

Además de los riesgos para la salud cardiovascular, otras consecuencias de no dormir lo suficiente son aumento de peso o más riesgos de padecer diabetes tipo 2.

Estos son los 5 hábitos que alargan la vida, según Harvard

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Insomnio
Publicidad