null: nullpx
Coronavirus

El experto en salud pública que cree que habrá inmunidad colectiva en abril

Cuando EEUU llega a las 500,000 muertes por el virus, un año después de que se produjera el primer fallecimiento oficial, hay motivos para la esperanza: los casos han disminuido un 77% en las últimas seis semanas, más rápido de lo que se predijo inicialmente y algunos expertos pronostican que tendremos inmunidad de grupo para abril.
22 Feb 2021 – 11:48 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

“En medio de las terribles advertencias de covid-19, se ha ignorado en gran medida un hecho crucial: los casos han disminuido un 77% en las últimas seis semanas. Si un medicamento redujera los casos en un 77%, lo llamaríamos píldora milagrosa”, señala Marty Makary, profesor en la Escuela de Medicina Johns Hopkins y en la Escuela de Salud Pública Bloomberg en un artículo de opinión en The Wall Street Journal.

Esto se debe en gran parte, explica Makary, a que la inmunidad natural es mucho más común de lo que se puede medir. Las pruebas capturan solamente entre el 10% y el 25% de las infecciones; Makary concluye, tras extrapolar los casos actuales, que aproximadamente el 55% de los estadounidenses ya tienen inmunidad natural.

Por otra parte, apunta Makary, el 15% de los estadounidenses ha recibido la vacuna y la cifra está aumentando rápidamente. El excomisionado de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA), Scott Gottlieb, estima que a finales de marzo se habrán entregado 250 millones de dosis a unas 150 millones de personas.

Hay motivos para pensar que el país está avanzando hacia un nivel de infección extremadamente bajo”, sostiene Makary. “ Espero que covid-19 desaparezca en su mayoría en abril, lo que permitirá a los estadounidenses reanudar la vida normal.

“Es casi seguro que los estudios de anticuerpos subestiman la inmunidad natural. La prueba de anticuerpos no captura las células T específicas del antígeno, que desarrollan 'memoria' una vez que son activadas por el virus”, señala Makary, que pone este ejemplo: en 2008, 90 años después, se descubrió que los sobrevivientes de la gripe española de 1918 tenían células de memoria capaces de producir anticuerpos neutralizantes.

“La constante y rápida disminución de los casos diarios desde el 8 de enero solo puede explicarse por la inmunidad natural. Las vacunas tampoco explican el fuerte descenso de enero. Las tasas de vacunación eran bajas y demoran semanas en surtir efecto”, señala.


Nada de esto, por supuesto, sirve de consuelo ante la enormidad de las cifras: el virus ya se ha llevado por delante a medio millón de personas, lo que supone que EEUU continúe siendo el país más afectado del mundo por la pandemia. Como lamentó el viernes el presidente Joe Biden: “¡500,000! Son 70,000 (personas) más que todos los estadounidenses muertos durante la Segunda Guerra Mundial, en un período de cuatro años. Toda esta amargura... toda esta pena... todo este dolor", señaló el presidente.

Además, las previsiones indican que otros 91,000 estadounidenses morirán a causa del covid-19 para el 1 de junio, según el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

"Es terrible, es horrible", dijo el domingo Anthony Fauci, consejero de Joe Biden. "No vimos nada parecido desde hace 100 años, desde la pandemia de 1918", dijo en CNN. Fauci además indicó que el país no empezará a ver "un grado significativo de normalidad" hasta finales de año y consideró que los estadounidenses deberán llevar máscara incluso en 2022, unas opiniones mucho más sobrias que las de Makary.

Inmunidad colectiva

Con estos terribles datos en la mesa puede comprenderse el temor a que se relajen las medidas y que la gente se vuelva complaciente. Por eso, sostiene Makary, muchos expertos temen hablar de inmunidad colectiva. “El término tiene connotaciones políticas porque algunos sugirieron que EEUU simplemente dejó que covid se desgarrara para lograr la inmunidad colectiva. Esa fue una idea imprudente. Pero la inmunidad colectiva es el resultado inevitable de la propagación viral y la vacunación. Cuando la cadena de transmisión del virus se ha roto en varios lugares, es más difícil que se propague, y eso incluye las nuevas cepas”.

Este experto también recuerda que los países donde han surgido las nuevas variantes, como Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, están experimentando disminuciones significativas en los casos nuevos diarios. El riesgo de nuevas variantes que muten alrededor de la inmunidad natural o vacunada previamente debería ser un recordatorio de que covid-19 persistirá durante décadas después de que termine la pandemia. También debería inculcar un sentido de urgencia para desarrollar, autorizar y administrar una vacuna dirigida a nuevas variantes.

“Pero los científicos no deberían intentar manipular al público ocultando la verdad. Mientras alentamos a todos a vacunarse, también necesitamos reabrir las escuelas y la sociedad para limitar el daño de los cierres y el aislamiento prolongado. La planificación de contingencias para una economía abierta para abril puede brindar esperanza a quienes están desesperados y a quienes han hecho grandes sacrificios personales", opina el profesor de salud pública.

Makary también cree que se podrían salvar más vidas si las personas con una infección previa por covid-19 renuncian a las vacunas hasta que todas las personas mayores vulnerables reciban su primera dosis.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:CoronavirusVacunas

Más contenido de tu interés