null: nullpx

Cómo el suicidio de una meteoróloga puso de relieve la cirugía láser para los ojos

Un mes antes de quitarse la vida, el pasado 12 de diciembre, Jessica Starr, una meteoróloga de una cadena de televisión de Detroit, se quejó de las complicaciones que padecía tras la cirugía láser a la que se había sometido tres meses antes. Se trata de un procedimiento común y generalmente seguro, en muy pocos casos puede tener complicaciones.
19 Dic 2018 – 1:22 PM EST

Jessica Starr, de 35 años y madre de dos niños pequeños, se quejaba en un video que publicó en Facebook de complicaciones tras una cirugía láser a la que se sometió en el mes de octubre, tales como ojos secos y visión borrosa. "Todavía necesito todas las oraciones y los buenos deseos porque está siendo difícil", dijo la meteoróloga de Fox 2 Detroit a sus seguidores en esa red social. Al final de su video, Starr preguntaba por pistas o recomendaciones a los seguidores que hubieran pasado por esta experiencia. "Lo agradecería, porque estoy tratando de mantenerme fuerte y sobrellevar esta recuperación".

Por el momento, se desconoce el papel que la cirugía a la que se sometió puede haber tenido en su suicidio. Pero sus comentarios sobre las dificultades que estaba experimentando con la recuperación ponen sobre la mesa los posibles peligros de un procedimiento que, desde que comenzó a ofertarse en los años 90, está muy extendido (unos 9,5 millones de estadounidenses se han sometido al láser), animados por la idea de librarse de las gafas y las lentillas en un procedimiento que, en general, perciben como seguro.

Hay que destacar que un estudio publicado el año pasado donde participaron 574 pacientes llevado a cabo por la Agencia de Alimentos y Medicinas (FDA), el Instituto Ncional del Ojo y el Departamento de Defensa halló que menos del 1% de los pacientes que se sometieron a cirugía Lasik experimentaron malas experiencias.

En todo caso, 46% de los participantes que dijeron que no presentaron problemas tras la cirugía, señalaron que experimentaron algunos síntoms tres meses después de la operación y 28% de los que no tenían problemas de ojos secos antes de la cirugía, reportaron tales síntomas postoperatorios.

Sitios como Lasikcomplications.com, de un grupo crítico con el procedimiento y que dice aportar datos para quienes piensen someterse al mismo, citan casos de pacientes de Lasik que terminaron suicidándose a causa del fuerte dolor y graves problemas en la visión tras el procedimiento. Según los testimonios que recoge la página, al dolor físico lo acompañan con frecuencia los remordimientos por optar por un procedimiento que es opcional, cuesta unos 4,000 dólares y no es necesario.

El Lasik es una cirugía refractiva para la corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Utiliza un láser para modificar la forma de la córnea para mejorar la visión y reducir la necesidad de gafas o lentes de contacto.

Sin embargo 95% de los participantes dijeron estar satisfechos con sus operaciones de la vista.

En sus mensajes en Facebook, Starr señala que la cirugía a la que se sometió es una versión más nueva y avanzada de Lasik llamada SMILE, el acrónimo de Small Incision Lenticule Extraction, que usa un láser y una técnica ligeramente diferentes. La FDA lo aprobó en 2016 y comenzó a practicarse el año pasado en Michigan. A diferencia de Lasik, solo sirve para corregir la miopía.



"Lasik SMILE estuvo bien. Todavía tengo la visión borrosa pero puedo ver", decía Starr en este post del 12 de octubre.

Una investigación del The New York Times publicada en junio ponía sobre la mesa los riesgos potenciales del procedimiento, y apuntaba a efectos secundarios como el dolor extremo y problemas en la visión que sufren algunos pacientes. El artículo también mencionaba el caso de Max Burleson Cronin, un veterano de 27 años que se suicidó tras someterse a Lasik. "Los médicos me destrozaron los ojos y arruinaron mi vida", dijo Burleson en una nota que dejó a su madre antes de quitarse la vida.

Paula Cofer, la responsable de la web sobre complicaciones de Lasik, señaló en declaraciones al Detroit Free Press que desde que aparecieron las primeras informaciones sobre la muerte de Starr, ha sido contactada por amigos y familiares de cuatro personas que se quitaron la vida tras someterse a la operación. Cofer, que tuvo complicaciones severas tras su operación Lasik en el año 2000, señaló que, aunque son infrecuentes, los peores efectos secundarios pueden ser muy dolorosos y afectar la vida de la gente incluso años después de la cirugía.

El 40% de la población de EEUU es miope. Un pintor nos muestra cómo ven el mundo

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SaludSuicidios
Publicidad