null: nullpx
Coronavirus

"Nuestra paciencia se está agotando": Biden exige vacunas para empleados federales y empresas grandes

El presidente quiere impulsar la vacunación, cuya ralentización es el escollo principal por el que EEUU no logra contener la pandemia del coronavirus a pesar de ser uno de los pocos países del mundo donde sobran dosis para todos los ciudadanos elegibles desde hace meses.
9 Sep 2021 – 06:16 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente Joe Biden anunció este jueves en la tarde un plan de seis medidas para darle un nuevo impulso a su estrategia de salud pública contra la pandemia del covid-19, entre las que destacan la firma de una orden ejecutiva para hacer obligatoria la vacuna para todos los empleados públicos federales, sin opción de pruebas regulares de despistaje, y requerirá que todo negocio con más de 100 empleados dé a escoger entre inocularse o presentar los resultados de pruebas semanalmente.

Biden preguntó a los estadounidenses cuánto tiempo y qué pruebas adicionales necesitan para finalmente vacunarse. Se estima que cerca de 80 millones de personas en EEUU no se han inmunizado en lo absoluto.

"Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando", dijo Biden. "Y tu negativa nos ha costado a todos".

El plan de seis puntos se resume así:


  1. Pide que todas las empresas con más de 100 empleados obliguen a sus empleados a vacunarse o mostrar una prueba negativa cada semana. Inmunización obligatoria para empleados federales y contratistas sin opción de pruebas.
  2. Fácil acceso a vacunas de refuerzo.
  3. Que estudiantes y maestros de escuela se sometan regularmente a pruebas de descarte del virus.
  4. Que las pruebas de coronavirus hechas en casa sean más accesibles y baratas.
  5. Optimizar el proceso de condonación de préstamos a afectados por la pandemia.
  6. Incrementar el apoyo a hospitales impactados por pacientes con covid-19.

El presidente dijo que las medidas están incluidas en decretos que firmó este mismo jueves, entre los que destaca su acción ejecutiva que ordena que los contratistas que hacen negocios con el gobierno federal también deben estar vacunados.

"Si quiere hacer negocios con el gobierno federal, vacune a su fuerza laboral", dijo Biden durante su discurso desde la Casa Blanca.

Los negocios que incumplan con esa orden afrontarán multas de hasta $14,000 por cada violación. Además señaló que el Departamento de Trabajo exigirá a las empresas que otorguen a los empleados tiempo libre remunerado para vacunarse.

"A pesar del hecho de que durante casi cinco meses las vacunas gratuitas han estado disponibles en 80,000 lugares diferentes, todavía tenemos casi 80 millones de estadounidenses que no han podido recibir la vacuna y, para empeorar las cosas, hay funcionarios electos que trabajan activamente para socavar la lucha contra el covid-19 ", dijo.

En medio de la cuarta ola de la pandemia y con la presencia de la variante delta, el coronavirus sigue saturando los hospitales de Estados Unidos 19 meses después de su inicio pese a que es uno de los pocos países del mundo donde sobran vacunas para todas las personas elegibles desde hace meses.

Por ello Biden reconoció que estamos transitando por el momento más duro de la pandemia y que la situación permanecerá así por un tiempo.

Más de 2 millones de empleados

El decreto de Biden afectará a los 2.1 millones de trabajadores federales y a millones más en la mepresa privada y la idea es consolidar lo que en la Casa Blanca denominan un "plan sólido para detener la propagación de la variante delta y aumentar las inmunizaciones a nivel nacional".

Y es que impulsar la campaña de vacunación es el objetivo principal del presidente porque todavía el 47% de la población no está inmunizada, lo que ha convertido al covid-19 en Estados Unidos en una "enfermedad de no vacunados", como la llaman desde principios del verano las autoridades de salud.

"La gran mayoría de los estadounidenses están haciendo lo correcto. Casi tres cuartas partes de los elegibles han recibido al menos una vacuna, pero una cuarta parte no ha recibido ninguna. Eso es casi 80 millones de estadounidenses no vacunados, y en un país tan grande como el nuestro, eso es un 25% de minoría. Ese 25% puede causar mucho daño", dijo.

El presidente señaló que solo 1 de cada 160,000 personas vacunadas contra covid-19, han sido hospitalizadas e instó a los estadounidenses a optar por vacunarse antes de anunciar nuevos mandatos de vacunación para empleados federales, contratistas y otros.

"Esta es una pandemia de los no vacunados", agregó. "Por favor, hagan lo correcto".

Biden anunció este jueves una importante expansión de las pruebas gratuitas para detectar el virus, un paso que los funcionarios de salud pública han dicho que es fundamental para contener el covid-19, especialmente cuando los niños están regresando a la escuela y algunos trabajadores regresan a sus oficinas.

Vacuna de refuerzo

Igualmente habló sobre la confusión que existe sobre la vacuna de refuerzo. Todavía no está claro cuándo comenzará esta iniciativa y si hay cronograma claro respecto a las marcas de vacunas que ya podrán comenzar a usarse. Las críticas más claras sobre la vacuna de refuerzo vienen de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha dicho que la prioridad debe seguir siendo inmunizar al no inmunizado y que la pandemia es un problema global que necesita soluciones globales.

La otra crítica es que con los bajos porcentajes de vacunación en EEUU, la atención debe seguir centrándose en inmunizar a quienes todavía no se han protegido del covid-19.

Es justamente entre esta población desprotegida por donde el coronavirus circula aceleradamente provocando que en seis estados tengan las unidades de cuidados intensivos al límite: Alabama, Mississippi, Georgia, Arkansas, Texas y Florida.

La portavoz de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, adelantó el miércoles que Biden animará a que se implementen mandatos de vacunación, que inmunizarse sea obligatorio en centros de trabajo y en escuelas.

"Sabemos que aumentar las vacunaciones detendrá la expansión de la pandemia, conseguiremos tenerla bajo control, la gente volverá a la vida normal. Ese es nuestro objetivo. Por eso queremos ser específicos sobre lo que estamos intentando conseguir", indicó.

En las medidas de Biden también estará la promoción del requisito de usar mascarillas, así como pasos para impulsar la recuperación económica y avanzar en la mejora del tratamiento para quienes tienen covid-19.

"Seguimos en guerra"

"Tenemos más trabajo que hacer, y seguimos en guerra con el virus y con la variante delta", dijo la portavoz presidencial.

El plan de seis medidas de Biden incluirá nuevos pasos para que, tanto en el sector público como el privado, haya más vacunación obligatoria, se aumente la capacidad te testeo y se garantice una "vuelta segura a las escuelas".

El presidente prestará especial atención a los centros escolares ahora que vuelve la educación presencial pero todavía no hay vacunas disponibles para los menores de 12 años y hay más casos que nunca entre los niños sin inmunizar.

Preocupa el gran aumento de contagios entre los niños, sobre todo en la vuelta a las escuelas desde agosto, y las autoridades recuerdan que para proteger a los menores de 12, que no pueden recibir todavía su vacuna, lo imprescindible es que los que le rodean estén vacunados y que se use la mascarilla (en niños a partir de 2 años, antes hay riesgo de asfixia).

En la población general, los contagios llevan aumentando en EEUU desde el principio del verano. La media de casos de siete días este lunes (137,270 diarios) fue cuatro veces mayor que la del Labor Day del año pasado (39,355 diarios).

Estos datos se traducen en hospitales saturados: seos estados del sur y sureste del país tienen sus unidades de cuidados intensivos al límite de capacidad, mientras los ingresos continúan aumentando en casi todos los estados.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) pidieron a los no vacunados evitar viajar en el fin de semana largo del Labor Day , pero los expertos temen que la movilidad de estos días festivos haya empeorado aún más la situación de la pandemia en el país.

Ese aumento en los contagios con el último festivo del verano en EEUU se produjo ya el año pasado, cuando todavía no estaba la variante delta, más trasmisible.

La situación de salud pública en EEUU debido a la pandemia sigue siendo uno de los talones de aquiles de la gestión de gobierno desde que la OMS anunció la pandemia de coronavirus en marzo de 2020. Más de un año después, los números de infectados y fallecidos siguen siendo poco prometedores. El promedio semanal de muertes por coronavirus en el país se sitúa ahora en 1,524 en comparación con 509 hace un mes.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés