null: nullpx
Rescates

El entrenador que cedió su comida y agua para que sobrevivieran los 12 niños atrapados en la cueva

Ekkapol Chantawong, de 25 años, mantuvo vivo a los menores por dos semanas, pero también fue quien los adentró en la cueva en la época más riesgosa del año.
8 Jul 2018 – 3:49 PM EDT

Para algunos, fue un irresponsable al entrar a la zona de cuevas con niños tan cerca de la época de lluvias. Para otros, un héroe por mantener vivos a los 12 menores durante dos semanas.

Ekkapol Chantawong, de 25 años, es el entrenador del equipo varado en una cueva del norte de Tailandia, donde hay una gigantesca operación de rescate en curso y han logrado evacuar a cuatro menores.

El entrenador será el último en ser evacuado de la cueva por decisión de las autoridades, aunque su estado de salud es uno de los peores del grupo de 13 jóvenes. Su debilidad corporal se explica, en buena parte, porque cedió comida y agua para los menores en los primeros días en la cueva.


Por acciones como esta, crearon y compartieron en las redes sociales una tierna caricatura de de Chantawong, en posición de meditación, acurrucando a 12 pequeños jabalíes en sus brazos, que simbolizan a los menores de entre 11 y 16 años que forman parte del equipo de futbol llamado así: los Jabalíes.

El joven de 25 años enseñó en estos días a los chicos a meditar y a conservar la energía hasta que fueran encontrados. Sorpresivamente, sí, los hallaron vivos.

En Tailandia y fuera del país, se difundieron críticas al entrenador por entrar a la cueva de Tham Luang Nang, donde supuestamente hay un cartel que advierte no entrar en la época del Monzón, cuando las lluvias más fuertes e inesperadas azotan la región. Mientras recorrían la gruta, el nivel del agua subió por culpa de las precipitaciones.

Pero las familias de los doce adolescentes hablan de él como el protector de sus hijos. Escribieron una carta al joven de 25 años y le dijeron: "Queremos que sepa que no hay ningún padre enfadado con usted, por lo tanto, no se preocupe por eso".

La historia que llevó a Chantawong hasta el equipo de futbol tampoco fue fácil. Este tailandés se quedó huérfano de padre y madre cuando tenía 10 años, después se formó como monje en un monasterio, pero lo abandonó para ir a cuidar a su abuela enferma en el norte de Tailandia.

Es en esa época que empezó a colaborar con un monasterio de la zona y a entrenar al equipo de futbol. Según algunos reportes, encontró una conexión especial en esos niños futbolistas, quienes crecieron en la pobreza o en minorías étnicas discriminadas, en el área fronteriza entre Myanmar y Tailandia.

"Los quiere más que a sí mismo", explicó a The Washington Post una amiga del entrenador. "No bebe, no fuma, es el tipo de persona que se cuida él mismo y enseñó a los chicos a hacer lo mismo".

En su página de Facebook, se ven varias fotos del entrenador montando en bicicleta con miembros del equipo y videos de partidos de futbol.


En la primera fase del rescate, las autoridades lograron evacuar a cuatro menores y trasladarlos a un hospital en buen estado de salud. Pero, por la falta de más reservas de oxígeno, tardarán entre 10 y 20 horas en reanudar de nuevo la operación, dejando en vilo a ocho menores más y al entrenador.

En fotos: El rescate contrarreloj que ya ha salvado a ocho niños de la cueva de Tailandia, mientras otros cuatro se mantienen a la espera

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:RescatesAsiaMuertesFútbol
Publicidad