null: nullpx
Relaciones Internacionales

Obama habla de los derechos humanos en Vietnam pero no pide la liberación de presos políticos

El presidente animó a los jóvenes del país comunista a "tomar las riendas de su destino". Sin embargo, no hizo mención a seis activistas que han sido detenidos en los últimos días.
24 May 2016 – 12:17 PM EDT

El presidente Barack Obama lanzó un alegato a por los derechos humanos en su segundo día de visita oficial a Vietnam, un país comunista con partido único y libertades restringidas. Pero no se atrevió a pedir la liberación de los presos políticos ni los disidentes arrestados durante su estancia en el país.

"Vengo aquí, consciente del pasado, de nuestra difícil historia, pero mirando hacia el futuro", sostuvo Obama, quien también elogió los "los extraordinarios progresos" que el país ha realizado en los últimos años.

Sus palabras fueron un reclamo para el cambio en un país en el que 90 millones de personas no disfrutan aún de libertad de prensa y que acaba de celebrar elecciones legislativas donde los candidatos independientes no pudieron presentarse. Su discurso, que fue retransmitido por la televisión, contó con mensajes directos a los miembros dirigentes a los que recordó que "garantizar los derechos no es una amenaza para la estabilidad" del país.

Pese a este alegato a los derechos humanos, el presidente Obama no realizó menciones específicas a las violaciones que se viven en el país. El presidente tampoco no mencionó la detención de seis activistas que fueron detenidos durante su visita al país.


Obama anuncia el fin de un viejo embargo, se reúne con comunistas y cena por seis dólares en Vietnam

Loading
Cargando galería

Obama sostuvo que el respeto a los derechos humanos incide directamente en una mayor seguridad política y económica. "Garantizar los derechos no es una amenaza para la estabilidad" del país sostuvo y añadió que "cuando los candidatos pueden presentarse libremente a las elecciones, el país es más estable porque los ciudadanos saben que sus votos cuentan".

"Las naciones son más exitosas cuando los derechos humanos son respetados", dijo el presidente estadounidense ante 2,000 invitados en el Centro nacional de Convenciones de Hanoi.

Pero Obama insistió en mirar hacia adelante y no dudó en pedir reformas e incluso alentar a los jóvenes del país a "tomar las riendas de su destino".

Obama es consciente -al igual que ocurrió durante su histórica intervención en Cuba junto a su homólogo Raúl Castro- que existen fuertes diferencias entre los dos países. De hecho, Vietnam y Estados Unidos han tenido relaciones diplomáticas turbulentas durante las últimas décadas.

Por eso, Obama dejó claro que "Vietnam lo hará de manera diferente a los Estados Unidos" pero sostuvo que "hay algunos principios básicos que creo que todos tenemos que mejorar".

Numerosas organizaciones han colocado a Vietnam entre los países con mayores violaciones de los derechos humanos. Esta organización invitó a Obama a presionar para que el régimen liberara a todos los presos políticos. Además, censuró que EEUU levante el embargo de armas al país y consideró que esta nueva política suponía una "recompensa" para Vietnam.

Tras Hanoi, el presidente se desplazó a Ho chi Minh, donde se reunió con empresarios. En la jornada del miércoles, Obama inaugurará una universidad estadounidense y posteriormente se dirigirá a Japón para participar en la cumbre del G7. El viernes realizará la histórica visita a Hiroshima, la ciudad donde Estados Unidos lanzó una bomba atómica.

Más contenido de tu interés