null: nullpx
Relaciones Internacionales

Estados Unidos y Venezuela retoman el diálogo en medio de dudas

Analistas políticos e internacionales consideran que la tensión no mejorará y que con el deshielo Maduro solo pretende atenuar el impacto de su posible negativa a realizar el referendo revocatorio que solicita la oposición.
23 Jun 2016 – 9:01 PM EDT

En los últimos registros fotográficos de los encuentros entre el embajador Thomas Shannon y funcionarios de gobierno venezolano, abundan las sonrisas y los abrazos. Una de las imágenes más recordadas data de hace exactamente un año. Ocurrió en Haití, tuvo como testigo de excepción al expresidente haitiano Michell Martelly y por Venezuela estuvieron presentes la canciller Delcy Rodríguez y el para entonces jefe de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Ahora, Shannon vuelve a sonreír, pero esta vez en Caracas. Y no solo junto a la ministra Rodríguez, sino estrechando la mano del presidente Nicolás Maduro en el palacio de Miraflores. El subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Políticos voló al país sudamericano los días 21 y 22 de junio para tratar de relanzar las maltrechas relaciones bilaterales, mientras la crisis económica, las protestas y la crispación política se agudiza en la República Bolivariana.

“Bienvenido, Tom Shannon, cuando quiera venir, mañana si quiere, en la mañana, yo lo recibo; pasado mañana, cuando quiera. Nosotros estamos listos para, desde la diplomacia bolivariana de paz, tener relaciones de respeto con los Estados Unidos de Norteamérica, con el gobierno del presidente (Barack) Obama y con los gobiernos que pudieran venir”, expresó Maduro la semana pasada, luego de que en el marco de la reunión que celebró el 14 de junio la Organización de Estados Americanos (OEA) en Santo Domingo, República Dominicana, el secretario de Estado, John Kerry, y la canciller Rodríguez acordaran “mantener un diálogo inmediatamente”.

Mientras el diplomático norteamericano desarrollaba su agenda en Caracas, que incluyó una cita con el gobernador del estado Miranda y dirigente de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles Radonski, en el seno de la OEA continuaba el debate sobre la situación venezolana.

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero dio cuenta el martes ante el foro hemisférico de los esfuerzos que desarrolla para facilitar el diálogo entre el gobierno venezolano y la MUD, con el apoyo de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). “Demos una oportunidad al diálogo en Venezuela, entiendo esta tarea como un proceso de paz preventivo”, expresó Zapatero.

Tras la exposición del político europeo, la OEA celebrará este jueves 23 –pese al rechazo de Miraflores– una sesión extraordinaria del Consejo Permanente convocada por su secretario general, Luis Almagro, quien presentó un informe en el que plantea la necesidad de activar la Carta Democrática en Venezuela.

El presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Henry Ramos Allup, se trasladó este miércoles 22 de junio hasta Washington con la intención de exponer su opinión frente a los representantes del ente regional. “Maduro, Delcy (Rodríguez) y Bernardo (Álvarez, embajador ante la OEA): apriétense los cinturones y péguense del taburete, que vamos con todo a la OEA”, escribió Ramos Allup en su cuenta Twitter. El presidente venezolano, de su parte, le respondió en un acto público, acusándole de cometer un “grave delito” por supuestamente “solicitar el intervencionismo de la OEA”.

Alta tensión

Está claro que en el complejo tablero de la política venezolana, también mueven fichas tahúres del exterior. “El sistema político nacional tiene un ambiente internacional con el cual interactúa y que impone limitaciones legales, políticas y económicas”, sostiene el politólogo Luis Salamanca.

Salamanca duda de la sinceridad del llamado a diálogo que ha lanzado el mandatario venezolano. “Maduro busca mejorar su imagen ante la opinión pública a fin de recuperar su piso político”, sostiene el profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), para quien la propuesta de “normalizar” las relaciones con la Casa Blanca solo busca atenuar el impacto que tendría la negativa a admitir la realización del referendo revocatorio que solicita la oposición este mismo año.

“Maduro cree que se puede salir con la suya, esto es, evitar el revocatorio en 2016 y completar su mandato en 2018. En este momento, solo pretende demostrar que la MUD no quiere diálogo, sino violencia”, enfatiza el investigador de la UCV.

El internacionalista Adolfo Salgueiro comparte el mismo escepticismo de Salamanca. “Aunque Shannon es un diplomático muy veterano, que conoce bien Venezuela y es del agrado de Maduro, esta será una visita más”, indica el experto.

Salgueiro considera que, en realidad, “el Gobierno no tiene ninguna voluntad de diálogo ni de mejorar las relaciones”. Para justificar su apreciación, apunta que el acercamiento entre Kerry y Rodríguez no tuvo mayor impacto en el discurso oficial, que mantiene su tónica “antinorteamericana, cargada de epítetos y con la intemperancia que ha mostrado la canciller en la OEA”. Por eso, el académico señala: “Shannon vino, como ha venido otras veces, pero seguiremos en lo mismo”.


Más contenido de tu interés