Pruebas de Manejo

Prueba: Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018, la más atlética de las SUVs

En esta oportunidad tuve la oportunidad de conducir durante un día completo a la Grand Cherokee Trackhawk. Sus 707hp y sistema AWD inteligente lo convierten en uno de los vehículos más versátiles en el mercado.

La oportunidad de conducir a la Trackhawk fue una de las que esperaba con mayor ansia desde que me enteré que los ingenieros de SRT estaban trabajando en instalar el motor SRT Hellcat en la Grand Cherokee.

El reto más grande para los ingenieros fue la trasferencia de la enorme cantidad de torque a las 4 ruedas. Para ello tuvieron que recurrir a materiales aeronáuticos y al rediseño de los componentes para añador la resistencia suficiente.

Para ello, se apoyaron en el sistema computarizado Quadra-Trac de Jeep, el cual es un capaz de transferir fuerza a cada una de las ruedas de manera independiente y de manera inteligente.

El corazón de la Grand Cherokee Trackhawk es el motor más poderoso con el que haya contado una SUV. Este es un V8 supercargado de 6.2 litros capaz de producir hasta 707 hp @6,000 rpm y 645 lb-pie @ 4,800 rpm.

La mayoría de los componentes de este motor (eje de levas, cigüeñal, bielas, pistones, etc.) tuvieron que ser fabricados con materiales resistentes a fuerzas y temperaturas mucho mas elevadas que los estándares comunes de la industria.

El supercargador (14,600 rpm max) tiene capacidad para inducir 2,380 cc de la mezcla de aire por revolución y acumular una presión máxima de 11.6 psi (80 kPa).

Jeep tiene claro que el sonido del motor es importante para los compradores y usuarios de un vehículo como el Trackhawk, por ello, diseñaron un sistema acústico que maximiza el sonido del supercargador dentro de la cabina.

Para poder suministrar suficiente aire para maximizar la capacidad de este supercargador, desocuparon el espacio que aloja el faro neblinero y lo emplearon para la captura de aire.

El sistema de enfriamiento para los diferentes componentes del motor ha tenido que ser rediseñado por completo para asegurar la temperatura optima del aire y de los mismos componentes.

La Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018 es un Hellcat convertido en todoterreno

Loading
Cargando galería


El sistema de inyección de combustible también fue rediseñado para poder suministrar el volumen y la calidad sin importar el tipo de conducción que se esté llevando a cabo.

Su transmisión automática de 8 velocidades TorqueFlite fue modificada para resistir la cantidad de fuerza. Esta puede ser operada manualmente a través de las paletas montadas detrás del volante o puede dejarse en función automática. La velocidad de esta última función varía dependiendo del estilo de conducción que se seleccione.

Es capaz de acelerar hasta las 60 mph en solo 3.5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 180 mph (288 km/h). Para poder detener esta camioneta de 5,363 lbs (2,433 kg) Jeep instalo el sistema de frenos más grande en la historia de la marca y para ello le encargaron la responsabilidad a Brembo.

La calidad del viaje dentro de la Jeep Grand Cherokee Trackhawk fue prioridad durante su desarrollo. Por ello emplearon amortiguadores ajustables Bilstein y el sistema Select-Track con 5 modos de manejo (Individual, Automático, Sport,
Track, Tow & Snow).

Por fuera encontramos algunos detalles que lo diferencian del resto de las versiones regulares y de la SRT como las dos opciones para sus ruedas de 20”. Ambas permiten ver los grandes calipers amarillos.

Por dentro, destaca el tacómetro porque está ubicado en el centro del panel digital de instrumentos de 7” y su velocímetro indica hasta 200 mph (320 km/h).

La versión deportiva más radical de la Grand Cherokee cuenta con la última versión del sistema Uconnect que incluye Apple CarPlay y Android Auto. El cual puede ser operado a través de la pantalla táctil de 8.4 “.

Mi experiencia de conducción A Bordo de la Trackhawk fue a través de las pistas montañosas a las afueras de Portland en el estado de Maine donde pude comprobar un comportamiento fue bastante efectivo en los modos Auto y Sport. Uno de los sacrificios que se perciben rápidamente es que el viaje es ligeramente rígido y el otro es el consumo de combustible (11 / 17 mpg).

También pude ponerlo a prueba sobre una pista de competencia (Track mode) con muchos cambios de nivel/altura, donde normalmente es trabajosos mantener el control de un vehículo, pero la enorme cantidad disponible a través del acelerador, el sistema de AWD y su buena distribución de la masa, lo convierte en una utilitaria divertidísima de manejar bajo esas condiciones.

Me complace informarles que el transplante del poder Dodge al máximo producto de la línea de camionetas Jeep fue completamente exitoso.


El precio inicial de la Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018 en EEUU $85,900. Si quieres conocer un poco más sobre ella, mira el video en la parte superior de esta página, pero si estas interesado en conocer todos sus detalles y mis impresiones de manejo, mira el video a continuación.

RELACIONADOS:JeepA BordoSUVCamionetasAutos Deportivos