publicidad
Desde que llegó a la Casa Blanca Trump no ha abandonado la retórica y los eventos multitudinarios de campaña.

¿Trump para el 2020? No todos los republicanos están seguros

¿Trump para el 2020? No todos los republicanos están seguros

Mientras el presidente sigue sus esfuerzos para lograr la reelección, algunos conservadores aseguran que es muy temprano para definir la plataforma del partido, preocupados por el efecto que puede tener un mandatario con tan bajos niveles de popularidad.

Desde que llegó a la Casa Blanca Trump no ha abandonado la retórica y lo...
Desde que llegó a la Casa Blanca Trump no ha abandonado la retórica y los eventos multitudinarios de campaña.

Como todos quienes han ganado la presidencia de EEUU, Donald Trump ya tiene la vista puesta en la reelección. La diferencia con otros aspirantes es que el magnate hizo su declaración desde el primero momento, creando un comité político y manteniendo activo el espíritu de campaña con el que llegó a la Casa Blanca.

Sin embargo, en el Partido Republicano, la perspectiva de un candidato Trump no seduce a muchos conservadores, entre ellos la senadora Susan Collins.

“Es muy difícil de decir (…) Hay un largo camino entre ahora y ese punto”, dijo Collins en una entrevista con el canal de noticias MSNBC este lunes, cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que su partido respalde la reelección del presidente en 2020, para cuando están programadas las próximas elecciones presidenciales.

Collins fue una de las republicanas de alto perfil que dijo no votó por Trump en noviembre. La senadora por Maine dijo que escribió en cambio como opción en la boleta el nombre del presidente del Congreso, Paul Ryan.

Desde que empezó el gobierno de Trump, Collins ha sido una de las más duras críticas del presidente. Además, fue de los tres republicanos que votó en contra del viejo proyecto republicano de derogar la Ley de Cuidados de Salud Asequible, conocida como Obamacare.

Factor problemático

La polémica en la que se ha visto inmerso el presidente en los últimos días a raíz de sus ambiguas declaraciones sobre la violencia racista en Charllotesville, Virginia, durante la que murió una manifestante pro derechos civiles, tiene a muchos republicanos guardando su distancia del mandatario.

publicidad

El mismo Trump ha dinamitado muchos de los puentes que lo comunican con los republicanos al criticar lo que considera la falta de efectividad de sus legisladores para avanzar en temas como Obamacare, incluso entrando en peleas directas con el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, el mismo cuyo apoyo necesita para promover su agenda legislativa.

El gobierno de Trump arrancó con el problema adicional de una investigación del FBI, devenida en investigación de un fiscal especial, más la de cuatro comisiones del Congreso sobre las supuestas conexiones de su campaña con espías rusos para influir en las elecciones presidenciales, el caso conocido como el ' Rusiagate'.

En medio de todo esto, el presidente experimenta una bajísima popularidad y un alto rechazo, el peor desempeño para un presidente en sus primeros siete meses de gobierno.

Relacionado
Promo Trump aprobación
¿Cómo va hoy la aprobación de Donald Trump como presidente?


Como dice Collins, falta mucho trecho para 2020. Aunque el presidente no parezca estar bien posicionado entre la opinión pública en general, sigue siendo muy fuerte entre su núcleo duro.

La prueba de fuego puede ser el resultado de las elecciones parlamentarias de medio término en 2018. Si los republicanos sufren importantes pérdidas y llegaran a perder la mayoría en la Cámara de Representantes, como aspiran los demócratas, algunos podrían señalar un “efecto Trump”, lo que seguramente reduciría más aun su apoyo dentro del partido.

No es secreto que el mandatario tiene una confrontación con el establishment republicano, el mismo que quedó duramente golpeado al final de las primarias, en las cuales Trump dejó en el camino a varios importantes nombres de la élite conservadora, como el exgobernador de Florida Jeb Bush.

De todos modos, existe una regla no escrita que indica que tradicionalmente inhibe a cualquier aspirante a buscar la nominación si el presidente de turno quiere reelegirse. Esa regla se ha quebrado algunas veces, pero dejando algunos traumas dentro del partido.

Mientras tanto, el presidente sigue su esfuerzo por la reelección. Este martes estará en Phoenix, Arizona, dando un discurso en un evento de campaña, el séptimo de su tipo que da desde que llegó a la Casa Blanca.

En fotos: Las renuncias y despidos más resonantes de estos 10 meses de gobierno de Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad