publicidad
Trump se alínea con Israel y se enfrenta a sus otros aliados al debilitar el pacto con Teherán con su nueva política.

Trump no "certificará" el acuerdo nuclear con Irán y deja en manos del Congreso el futuro del pacto negociado por Obama

Trump no "certificará" el acuerdo nuclear con Irán y deja en manos del Congreso el futuro del pacto negociado por Obama

El presidente aseguró que Teherán no está cumpliendo con lo negociado en 2015 y anunció nuevas sanciones contra los iraníes, con lo que cambia la política de Washington y se enfrenta a sus aliados que piden mantener el acuerdo que limita la capacidad de desarrollo de un arsenal nuclear iraní.

Estados Unidos revisaría acuerdo nuclear con Irán Univision

Donald Trump rompió este viernes con la política de Washington con Irán, con sus propios aliados internacionales y con el espíritu del acuerdo nuclear negociado con Teherán en 2015 que ya desde su campaña electoral el actual presidente calificaba como “el peor del mundo”.

La Casa Blanca decidió no certificar que los iraníes están cumpliendo con el acuerdo negociado por el presidente Barack Obama y que permitió establecer un control internacional sobre el desarrollo del programa nuclear que EEUU y sus aliados consideraban que tenía intenciones militares, pero que los iraníes defendían como parte de su industria energética.

publicidad

En un discurso pasado el mediodía del viernes desde el Salón Diplomático de la Casa Blanca, Trump ofreció un tono confrontacional con el gobierno de Irán, al que acusa de seguir desarrollando sus capacidades misilísticas y el financiamiento de grupos extremistas en el Oriente Medio.

“Basado en el registro de los hechos que he presentado, estoy anunciando hoy que no podemos y no haremos esta certificación”, dijo Trump, quien se remotó hasta los orígenes de la Revolucion Islámica para dibujar un régimen "malévolo" y peligroso para la paz mundial.

“La historia nos muestra que mientras más ignoremos una amenaza, más peligroso se hace. No seguiremos un camino cuyas conclusiones previsibles son más violencia, más terror y la muy real amenaza de una irrupción nuclear de Irán”.

Aunque el presidente no llegó a denunciar el tratado negociado por Obama, anunció nuevas sanciones contra Teherán y la Guardia Islámica Revolucionaria, y dejó en manos del Congreso la decisión de reestablecer la política de sanciones, algo que de ocurrir, anularía el pacto que es secundado por los principales aliados de EEUU: Reino Unido, Francia, Alemnia y la Unión Europea. También Rusia y China respaldan el acuerdo que levantó sanciones sobre Irán a cambio de la reducción de la escala de su desarrollo atómico.

"Nos queremos asegurar que el mayor promotor de terrorismo del mundo no obtenga armas nucleares", dijo Trump, antes de anunciar que instruirá al departamento del Tesoro para imponer sanciones a la Guardia Revolucionaria, el sector élite de los militares iraníes, que considera que ha expandido su infuencia en la región y apoyado gobiernos y grupos terroristas, como el de Bashar al Asad en Siria.


Limbo legal internacional

Para efectos prácticos, la medida deja los vínculos con Irán en un limbo, ya que no saca a EEUU del acuerdo, como había amenazado hacerlo Trump desde sus tiempos de candidato presidencial, pero debilita la posición de la comunidad internacional ante Irán, que podría sentir que ya no tiene obligación con lo pactado.

El acuerdo se logró tras años de intensas negociaciones en las que participaron varios países. Con él se logró el control del programa nuclear iraní a cambo del levantamiento de las sanciones internacionales.

Pero el pacto no incluye actividades no relacionadas con lo nuclear, como supuestas actividades terroristas o desarrollo de tecnología de misiles, dos puntos que el presidente incluyó en su lista de razones para ilustrar las violaciones que Teherán habría hecho al “espíritu” del tratado.

Barack Obama defiende acuerdo nuclear con Irán Univision


Desde el principio Israel se opuso a las negociaciones, aduciendo que lo pactado no impedía a la República Islámica seguir sus aplicaciones militares nucleares que consideran que ponen en peligro el equilibrio regional. La solitaria voz contraria de los israelíes hoy encuentra eco en Washington.

“El foco miope de la administración anterior en el programa nuclear de Irán, con exclusión de las muchas otras actividades malignas del régimen, permitió que la influencia de Irán en la región alcanzara un punto alto” se lee en el comunicado enviado la mañana del viernes por la Casa Blanca ofreciendo sustento al anuncio presidencial.

“Durante la última década y media, la política de los Estados Unidos también ha priorizado sistemáticamente la amenaza inmediata de las organizaciones extremistas sunitas por la amenaza a

publicidad


largo plazo de la militancia respaldada por Irán”.

Aunque la no certificación del acuerdo abre un período en el que el Congreso podría decidir reestablecer las sanciones contra Irán, los observadores indican que no parece que en el Capitolio de Washington haya ánimo por ahora para endurecer la política hacia Teherán.

Corea del Norte y las armas nucleares, Siria y las químicas... ¿qué son, quién las tiene y qué las diferencia?
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad