Por qué no tiene gracia que Sean Spicer se ría de sus mentiras en los Emmy

Sean Spicer parece un personaje de comedia y quizás por eso a muchos les hizo gracia que apareciera súbitamente en la ceremonia que premió a las mejores series de la televisión. Sin embargo, en las redes sociales no tardó en verse una amplia indignación. Muchos dicen no estar listos para reírse de un hombre que acumuló un largo historial de mentiras durante su paso por la Casa Blanca.
18 Sep 2017 – 3:14 PM EDT

Ante la incredulidad de cientos de actores y comediantes que lo observaban, Sean Spicer, el que hace unos meses fuera el jefe de prensa de Donald Trump, apareció en el escenario de los Premios Emmy diciendo: “Estos Emmys tendrán la mayor audiencia que se haya visto, punto”.

Hubo risas. El eterno mentiroso estaba ahí, despojado de su cargo, para burlarse de sí mismo y para admitir con su parodia que había mentido sobre el tamaño de la audiencia de la posesión del presidente Trump, como ahora mentía sobre la audiencia de esta versión de los Emmy.

Sí, es verdad, el exvocero de Trump tiene más pinta de un personaje de comedia que de una tragedia, pero su actuación hizo estallar a muchos en las redes: ¿Se preguntaban si de verdad era para provocar risas el hecho de que Sean Spicer desvelara finalmente que esa insistencia suya de que la ceremonia de inauguración de Donald Trump “había tenido la multitud más grande de la historia” era una mentira, una parte más de su trabajo?

Spicer también podría haberse reído de la vez que defendió la afirmación de Trump de que en las elecciones de 2016 hubo tres millones de votos fraudulentos. O cuando afirmó sin pruebas –y haciéndole eco a los insistentes tuits de su jefe– que Barack Obama había intervenido los teléfonos de la Torre Trump durante la campaña presidencial. O cuando insistía en no referirse a la 'travel ban' frente a siete países musulmanes como una prohibición "sino como un escrutinio".

Las posibilidades para los guionistas de la gala eran realmente muchas, pues el exvocero de la Casa Blanca también recalcó en su día que "no hay nada, por lo que sabemos” sobre las reuniones que habían tenido importantes miembros de la campaña de Trump con miembros del gobierno ruso cuando incluso el propio Donald Trump Jr. admitió que había asistido a una.

Muchos declararon en redes que no estaban listos para reírse de Spicer. Se mostraron indignados y preguntaron: ¿Esto es lo que va a pasar con todos después de la administración Trump? ¿Van a salir como personajes de una comedia a reírse y hacernos reír como si todo hubiera sido un chiste?


El humor ha sido un lugar privilegiado para hacer contrapeso al gobierno de Donald Trump y para generar una lectura crítica de muchas de sus políticas, pero para estas voces críticas en las redes al admitir que el sujeto sobre el que se hacia parodia se convierta ahora él mismo en el humorista –que fue lo que sucedió el domingo en el escenario de los Emmy– era una manera de normalizar y aceptar las prácticas de Spicer.

“Sean Spicer es un oportunista que regularmente le mintió a los ciudadanos como el portavoz de un líder electo. ¿Me estoy perdiendo la parte graciosa?”, decía el autor y analista político Brian Klaas. “No estoy listo para reírme con Sean Spicer. Creo que es malvado, un mentiroso oportunista que ha herido nuestro país”, replicaba por su parte el actor Zach Braff.



Tras ser despedido de su puesto en la Casa Blanca, Sean Spicer ha dado varias entrevistas en las que admite que todo lo que dijo e hizo durante su estancia en el gobierno fue la actuación de "un profesional", de un hombre que estaba haciendo su trabajo que consistía en "representar la voz del presidente". Pero ¿lo libra eso de asumir responsabilidades?

Por lo pronto, a pesar de tener en su haber una larga lista de mentiras, su incapacidad para hacerlas creíbles, su talento para ser un mal mentiroso parece estarle sirviendo para sacudirse con gracia de las consecuencias que recaen sobre alguien que no tuvo ningún pudor en hacer serias acusaciones y en decir cosas que a pesar de los señalamientos de la prensa muchos, quizás miles, creyeron como ciertas.


Vea también:

En fotos: Adiós a Spicer, el rey de los momentos insólitos de la Casa Blanca

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaTrending

Más contenido de tu interés