null: nullpx

Peña Nieto anuncia 'Grito' de Independencia "austero", pero se aumentará el sueldo en 2017

Antecedentes como la reciente visita del candidato republicano Donald Trump a México y el aumento del sueldo del mandatario para el próximo año pese al adverso panorama económico estimado, marcarán su presencia durante uno de los actos públicos más populares en México y donde queda expuesto al escrutinio de la ciudadanía.
14 Sep 2016 – 4:21 PM EDT

La noche del 15 de septiembre el presidente Enrique Peña Nieto saldrá al balcón del Palacio de Gobierno para dar el tradicional ‘Grito’ de Independencia ante miles de mexicanos con una imagen debilitada pese al anuncio de una serie de medidas de austeridad para la élite política durante los festejos patrios.

Antecedentes como la reciente visita del candidato republicano Donald Trump a México, la posterior dimisión del secretario de Hacienda Luis Videgaray, el adverso panorama económico estimado para 2017, el anuncio de un aumento de su sueldo y el registro del nivel más bajo de aprobación de su sexenio, son algunos de los hechos que hacen que Peña Nieto muestre una imagen poco sólida durante uno de los actos públicos más populares en México y donde queda expuesto al escrutinio de la ciudadanía, según detallan expertos.

El ‘Grito’ de Independencia, que se celebra la noche del 15 de septiembre, representa uno de los actos públicos donde el presidente tiene mayor acercamiento con la ciudadanía. El mandatario sale al bancón de Palacio Nacional y emula las palabras con las que los héroes de Independencia comenzaron la guerra en 1810 para dejar de ser una colonia dominada por España.

Durante el acto, miles de mexicanos se reúnen bajo el balcón, en la plancha del Zócalo de la ciudad, sin embargo, en los últimos años, la cercanía física con el presidente es aprovechada por muchos para expresar su inconformidad.

El año pasado, mientras Peña Nieto hablaba desde el balcón, personas gritaban “¡Fuera Peña!”, “¡Nos faltan 43!” (en alusión a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa) y “¡Renuncia!”. Otros ocuparon sus camisetas para formar una manta que decía: “Peña asesino”.

De acuerdo con Gustavo López Montiel, académico del Instituto Tecnológico de Monterrey, la imagen del presidente se ha visto debilitada también en términos políticos a comparación de los festejos patrios de años anteriores.

“Normalmente bajo los esquemas políticos anteriores el cuarto año era considera el de más poder del presidente porque es cuando antes se elegía al sucesor y había mayor capacidad política, sin embargo lo que vemos ahora es un presidente débil, no únicamente por su imagen sino también por su capacidad de generación de alianza de fuerzas dentro de su propio gabinete y con respecto a las fuerzas políticas externas”, señaló en entrevista con Univision Noticias.

Como estrategia para transmitir una imagen de austeridad, la Presidencia de la República informó que este 15 de septiembre el presidente Peña Nieto canceló la tradicional cena de gala y las invitaciones a altos funcionarios, empresarios, artistas o deportistas e integrantes de la sociedad civil.

Según detalló la dependencia, la ceremonia se llevará a cabo desde el balcón central de Palacio Nacional; sin embargo el evento será solo una ceremonia de poco menos de 10 minutos, más un espectáculo de fuegos artificiales.

Sobre los invitados a la ceremonia, sólo asistirán integrantes del gabinete, algunos diplomáticos y sus acompañantes. Todos permanecerán en los pasillos sin tener la oportunidad de acercarse a los balcones.

En años anteriores, el protocolo de gala era ostentoso, pues en las instalaciones del Palacio Nacional se ofrecía una cena de gala para cientos de personas de élite política que desfilaban vestidos con costosos atuendos.
Al respecto, de acuerdo con la columna del periodista Beto Tavira, como parte de las medidas de austeridad, este año la Primera Dama Angélica Rivera utilizará para el acto protocolario un vestido reciclado. El atuendo al que se hace referencia fue usado por Rivera durante la cena de gala con los reyes de España durante su gira por Europa en junio de 2014.

Sin embargo, pese al recorte federal anunciado en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2017, el sueldo del presidente será de 2 millones 414 mil 868 pesos anuales, un aumento de casi 14 mil pesos.

Aunado al aumento del presidente, el Presupuesto 2017 también contempla que el presidente de la Suprema Corte gane 2.5% más, un total de 6 millones 938,234 pesos.

Para el especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Rodian Rangel, este tipo de acciones muestran que el gobierno opera en una especie de burbuja configurada entorno al presidente que evidencia una desconexión entre la élite política y las necesidades de la sociedad.

“No hay que olvidar que quien hace esta propuesta es el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray y la apreciación es que estaba en una especie de burbuja en la cual no había prioridad social. Lo que muestran este tipo de elementos es esta burbuja en la que hay aumentos en los presupuestos de los propios poderes y recortes muy severos en temas de investigación académica, educación y proyectos sociales”, dijo en entrevista con Univision Noticias.

Lea:


Más contenido de tu interés