En la defensa de un video presuntamente manipulado, Trump insulta a quienes le preguntan cosas que no le gustan

En su cuenta de Twitter, la secretaria de Prensa de la Presidencia, Sarah Huckabee Sanders, compartió un video retocado como justificativo para quitarle el acceso al periodista de CNN a la Casa Blanca.
9 Nov 2018 – 5:37 PM EST

El presidente Donald Trump defendió este viernes el video aparentemente manipulado que la Casa Blanca difundió sobre el tenso momento entre el periodista de la CNN, Jim Acosta, y el mandatario.

"No he tomado esa decisión aún", dijo Trump cuando le preguntaron hasta cuando le negaría el acceso a Acosta. "Pero también podría haber otros (reporteros)", añadió y y además dijo que otros periodistas también podrían ser vetados en la Casa Blanca, en una amenaza contra la prensa que no tiene precedentes en la historia del cuerpo de prensa que cubre la presidencia.

Trump lo Justificó diciendo que "la Casa Blanca es un lugar sagrado para él" y "un lugar muy especial que debe ser tratado con respeto". Sin embargo el mandatario pronto volvió a insultar a varios periodistas de CNN. Sobre Acosta dijo que era "poco profesional" y cuestionó su inteligencia.

Cuando le preguntaron porqué la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, compartió un video aparentemente retocado sobre el episodio en el que una pasante se acerca a quitarle a Acosta el micrófono mientra él concluía su pregunta al mandatario respondió: "Nadie lo manipuló. Dáme un respiro".

"Eso es sólo un informe deshonesto. Todo lo que es, es un primer plano. Escuché eso anoche. Lo hicieron de cerca. Lo mostraron de cerca", respondió desde los jardines de la Casa Blanca cuando partía rumbo a París para participar de eventos conmemorativos de la Primera Guerra Mundial.


La controversia viene porque Huckabee Sanders publicó el miércoles un video del reportero Acosta que, según análisis parece haber sido alterado para que el movimiento de su mano parezca agresivo con la joven que se acercó a quitarle el micrófono. La secuencia transcurre en un tenso momento en que el reportero intentaba proseguir con preguntas dirigidas a Trump mientras que el presidente le decía "ya es suficiente".

El cuestionamiento a la grabación no es menor porque la Presidencia justificó el veto a la credencial de Acosta con ese video. La Casa Blanca dijo que como Acosta puso "sus manos sobre una mujer joven que estaba tratando de hacer su trabajo" y que por eso le quitaban su credencial de prensa.

"La pregunta es: ¿el periodista hizo contacto o no? El video está claro, lo hizo. Respaldamos nuestra declaración", dijo sanders en un comunicado.


Y a simple vista, el video de Sanders parece auténtico, pero cuando se lo analiza cuadro por cuadro se puede notar una distorsión en la velocidad.

En el video presuntamente manipulado, se ve a Acosta bajar el brazo rápidamente hacia el de la ayudante y le fue quitado el audio cuando el reportero dice al instante "Perdóneme, señora". El video original de CSPAN se ve el brazo de Acosta moverse levemente casi como un reflejo al tironeo de la joven para quitarle el micrófono.

Un desglose cuadro por cuadro hecho por Storyful, una firma de inteligencia de medios sociales que verifica el contenido (en el video más arriba) encontró que el video editado incluía fotogramas repetidos que no aparecían en el material original.

"Los cuadros repetidos se mostraron solo en el momento del contacto e hicieron que el movimiento del brazo de Acosta pareciera más exagerado", dijo Shane Raymond, periodista de Storyful a The Washington Post.

Varios expertos citados por el periódico, la agencia de noticias AP y más medios coinciden en que las comparaciones lado a lado de ambos videos en partes cruciales parecen haber sido alteradas para distorsionar el acción.

Video de origen dudoso

De dónde salió el video de Sanders es otro punto que alimenta suspicacias ya que fue compartido por primera vez por Paul Joseph Watson, quien trabaja en la web de teorías conspirativas de ultraderecha InfoWars, que fue vetado en redes sociales hace semanas acusados de alimentar discursos de odio.

Watson dijo a Buzzfeed que no cambió la velocidad del video y que lo creó a partir de un gif descargado del sitio conservador Daily Wire, y le hizo zoom para guardarlo como video. Watson, dijo que las imágenes "pueden verse un poco diferentes después de procesarlas y hacer zoom".


La pregunta es por qué la Casa Blanca usaría un video de un sitio web vetado y conocido por difundor mentiras, en lugar de utizar el video original.

Expertos señalan que este tipo de presuntas noticias falsas representan un riesgo aún mayor para la desinformación masiva debido a que la escena es real pero se le alteran solo detalles. Y mucho más peligroso resulta si quien las difunde es el propio gobierno.

El tuit de Sanders del video retocado tuvo más de 11 millones de reproducciones y fue compartido más de 30,000 veces.

Más insultos

Más allá de la controversia con Acosta, Trump dijo este viernes que, además del reportero de CNN, otros periodistas también podrían ser vetados en la Casa Blanca, en una amenaza contra la prensa que no tiene precedentes en la historia del cuerpo de prensa de la Casa Blanca.

"No he tomado esa decisión aún", dijo Trump cuando le preguntaron hasta cuando le negaría el acceso a Acosta. "Pero también podría haber otros (reporteros)", añadió.

Justificó diciendo que "la Casa Blanca es un lugar sagrado para él" y "un lugar muy especial que debe ser tratado con respeto".

Más allá de su discurso sobre el respeto, pronto volvió a insultar a varios periodistas de CNN. Sobre Acosta dijo que era "poco profesional" y cuestionó su inteligencia.

Luego insultó a April Ryan, corresponsal de la Casa Blanca para American Urban Radio Networks y analista de CNN y una de las reporteras afroestadounidenses en la Casa Blanca.

"Lo mismo con April Ryan (...) estamos hablando de una perdedora. Ella no sabe qué demonios está haciendo. Obtiene publicidad, y luego recibe un aumento de sueldo o obtiene un contrato con, creo, CNN. Pero ella es muy desagradable, y no debería serlo (...) Tienes que tratar a la Casa Blanca y la Oficina de la Presidencia con respeto", dijo Trump.

Ryan, quien ha criticado con frecuencia los arrebatos de Trump contra la prensa, respondió desde Twitter: "Amo a este país y tengo el mayor respeto por la Oficina del Presidente. Continuaré haciendo las preguntas que afectan a EEUU, a todo EEUU".


Minutos después, insultó a otra periodista afroestadounidense de CNN, Abby Phillip, quien le preguntó por Matthew Whitaker, fiscal general interino tras la salida de Jeff Sessions de su cargo.

¿Usted espera que Whitaker se involucre en la investigación sobre Rusia? ¿Usted quiere eso...?", preguntó la reportera en referencia a la desconfiaza que Whitaker despierta por sus ccríticas a la investigación del fiscal especial Robert Mueller. "Depende de él", repondió Trump.

"¿Usted quiere que controle a Mueller?", repreguntó Phillip.

"Qué pregunta estúpida. Qué pregunta estúpida. Pero te miro mucho y tú siempre preguntas cosas estúpidas", respondió agresivamente el mandatario.


Con los insultos a Phillip y a Ryan, ya son tres las reporteras negras insultadas esta semana por el mandatario. El mismo día del incidente con Acosta, la periodista de PBS, Yamiche Alcindor, le consultó al presidente sobre la elección del uso de la palabra 'nacionalista' en sus eventos de campaña, mote muy asociado al nacionalismo blanco.

Trump la interrumpió y la acusó de hacer una pregunta racista. "¡Qué pregunta más racista! (...) Déjame decirte que esa es una pregunta racista". dijo-

El accidentado paso de Jeff Sessions por el Departamento de Justicia en 15 fotografías

Loading
Cargando galería
Publicidad