null: nullpx
Guerra comercial

China, Putin, Obama, y su campo de golf en Miami: el torbellino de declaraciones de Trump al cierre de la cumbre del G-7

El presidente dio una conferencia de prensa que duró cerca de una hora y al cierre del G-7 mencionó una supuesta llamada con China, que tal vez haga la próxima cumbre de 2020 en un club de golf suyo en Florida, y señaló que el expresidente Barack Obama fue burlado por el mandatario ruso Vladimir Putin.
26 Ago 2019 – 4:40 AM EDT

En el último día de la cumbre del G-7 en Francia, el presidente Donald Trump dio largas declaraciones sobre los más variados temas. Al cierre del evento, entre muchas otras cosas, dijo que China busca negociar nuevamente con EEUU para llegar a un acuerdo y que Rusia debería volver al Grupo de los Ocho (G-8), a pesar de haber sido removido por la invasión ilegítima a la península de Crimea, Ucrania.

Respecto a China y la guerra comercial que la administración Trump comenzó con la segunda economía más grande del mundo, el mandatario dijo que Pekín contactó a funcionarios de comercio de Estados Unidos para volver a la mesa de negociaciones. Aunque la agencia Reuters cita a un funcionario del gobierno de China que dijo no tener conocimiento de ninguna llamada.


Mientras que Trump señala que Pekín quiere volver a negociar, el el Ministerio de Relaciones Exteriores advierte que China que está dispuesta a tomar más medidas para proteger sus intereses si Estados Unidos avanza en la promulgación de nuevos aranceles. Un portavoz dijo que China espera que Estados Unidos pueda volver al camino de la racionalidad.

Las declaraciones de Trump llegan días después de un nuevo capítulo que incrementó tensiones, amenazas y represalias comerciales, entre los dos gobiernos.

El pasado viernes Trump anunció un arancel adicional del 5% sobre unos 550,000 millones de dólares de bienes chinos, tras el anuncio de China de aranceles de represalia sobre 75,000 millones de dólares de importaciones procedentes de Estados Unidos.


Ese día, Trump anunció que aumentaría dos rondas de aranceles anunciadas previamente y que aún no han entrado en vigor, y además avanzó que podría invocar la Ley de Emergencia Nacional para ordenar a las empresas estadounidenses que operan en China que abandonen sus actividades en ese país. La guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo remeció nuevamente los mercados financieros internacionales, en el contexto de temores a una nueva recesión global.


La bajada del tono entre Washington y Pekín probablemente logró amortiguar la caída de las bolsas europeas este lunes, cuando los inversores huyeron de los activos de mayor riesgo. Las pérdidas en Europa no fueron tan dramáticas como las de Asia de la noche a la mañana.

Putin, Obama,

Ucrania

y su club de golf

Luego de decir que cree que Rusia debería volver al G-7 para restaurar lo que era el G8, este lunes el presidente Trump dijo que "ciertamente" invitaría al presidente ruso Vladimir Putin a la próxima cumbre que se celebrará en EEUU.

Rusia se anexó por la fuerza la península de Crimea en 2014 invadiendo a Ucrania. Tras esa invasión, considerada ilegítima por la comunidad internacional, Rusia fue removido del G-8. Ahora Trump aboga por que el país vuelva a la mesa de discusión con el resto de los países.

Además de eso, alegó que el expresidente Barack Obama había sido avergonzado cuando Rusia tomó Crimea. “El presidente Obama no estaba contento de que esto sucediera porque le daba vergüenza, ¿verdad? Fue muy embarazoso para él, y quería que Rusia quedara fuera de lo que se llamaba el G-8. Y esa fue su determinación. Fue burlado por Putin. Fue burlado", dijo Trump.

Se trata de una nueva ruptura de las tradiciones de los anteriores presidentes de Estados Unidos, que no solían atacar o burlarse de políticos estadounidenses en escenarios internacionales.

Por último, Trump insistió en la idea de organizar la cumbre del G-7 del próximo año, que se llevará a cabo en EEUU, en una propiedad suya en Doral, Florida. Dijo que era un sitio "natural" para la reunión. "Desde mi punto de vista, no voy a ganar dinero", dijo el presidente a los periodistas.

Además dijo que "no es en absoluto" una idea para impulsar su marca y que "mi gente" recorrió lugares antes de decir que su hotel en Doral sería ideal.

"No se trata de mí, se trata de obtener la ubicación correcta", dijo en medio de críticas porque el presidente sacaría provecho de una cumbre de Estado mezclando sus negocios con su cargo.

El National Doral Miami, se encuentra a unos 13 kilómetros del aeropuerto de Miami. Poco antes de la rueda de prensa dijo que aún no había tomado una decisión final sobre la ubicación.


Televisores, repuestos de autos, muebles... por estos bienes pagarás más debido a los aranceles de Trump a China

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés