null: nullpx
Alexandria Ocasio Cortez

Alexandria Ocasio-Cortez está en medio de una tormenta política tras llamar a los centros para inmigrantes "campos de concentración"

La congresista demócrata por Nueva York ha sido criticada por decir que el gobierno de Donald Trump incurre en prácticas “fascistas” en su política de mantener a indocumentados en centros de detención en los que no se les garantizan sus derechos humanos.
19 Jun 2019 – 5:27 PM EDT

La Enciclopedia Británica define campos de concentración como “centros de reclusión para prisioneros políticos o grupos minoritarios que están confinados por razones de seguridad de estado, explotación o castigo, usualmente por decreto ejecutivo u orden militar”.

A la representante demócrata por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez le parece que los centros para alojar a los indocumentados que buscan asilo en EEUU que han sido establecidos en la frontera con México se ajustan a esa definición y eso ha desatado una tormenta política en la que los críticos de la joven congresista la acusan de ser insensible con la memoria de los millones de judíos víctimas de Holocausto nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

El lunes, Ocasio-Cortez dijo durante una transmisión de vía Instagram que “el hecho de que los campos de concentración son ahora una práctica institucionalizada en el ‘hogar de los (hombres) libres’ es extraordinariamente perturbador y necesitamos hacer algo al respecto”, dijo, señalando que una presidencia que incurre en esas prácticas es “fascista”.

La mañana del martes, la representante reforzó su argumento en un mensaje en su cuenta Twitter con un vínculo a una nota de la revista Esquire en la que Andrea Pitzer, autora de ‘Una larga noche: la historia global de los campos de concentración’, equipara las condiciones de los centros para inmigrantes con campos de concentración, haciendo la salvedad de que no significa que sean Auschwitz o Dessau u otro de esos trágicamente famosos nombres que dejó la historia de discriminación y exterminio nazi contra los judíos.


Pero desde sectores conservadores y republicanos la congresista empezó a recibir críticas por supuestamente minimizar el sufrimiento del pueblo judío al hacer una comparación que no consideran justa porque, aseguran, no puede establecerse una equivalencia entre ambos procesos considerando que los inmigrantes no son sometidos a torturas o se procura eliminarlos físicamente.

La representante republicana por Wyoming Liz Cheney pidió a Ocasio-Cortez que “aprendiera un poco de historia” y en un mensaje en Twitter le envió un link para que leyera los materiales del Yad Vashem, el centro oficial israelí para el recuerdo de las víctimas del Holocausto.


Ocasio-Cortez, Pitzer y otros historiadores han salido a aclarar que campos de concentración y campos de exterminio no son iguales y que, guardando la distancias, el padecimiento de decenas de miles de centroamericanos que deben enfrentar los rigores de las llamadas ‘hieleras’ y el hacinamiento en centros que están más allá de su capacidad debería ser motivo de preocupación para quienes defienden los derechos humanos.

“Los campos de concentración en general siempre han sido diseñados, a su nivel más básico, para separar a un grupo de gente de otro. Usualmente, porque el grupo mayoritario, o los creadores del campo, consideran que la gente que están metiendo en él son de alguna manera peligrosos o indeseables”, dice en la pieza de Esquire la historiadora Waitman Wade Beorn, experta en el Holocausto y genocidios de la Universidad de Virginia.

En redes sociales también le han surgido apoyos a la demócrata por parte de usuarios que se identifican como judíos, cuyas familias habrían muerto durante el Holocausto.

Inmigrantes hacinados improvisan tiendas para protegerse del Sol (fotos)

Loading
Cargando galería

"Nunca más"

Además de la polémica comparación, a algunos les pareció mal que Ocasio-Cortez usara la frase ‘Nunca más’ para subrayar la urgencia de acabar con los centros de detención para los migrantes.

El presentador de la conservadora televisora de noticias Fox News Bill Hemmer opinó que la legisladora demócrata debía una disculpa a los judíos.

“’Nunca más’ es una frase que los judíos del mundo entero usan para asegurarse que el exterminio (ocurrido) entre 1939 y 1945 nunca pase de nuevo, y ella (AOC) está usando campos de concentración para describir los que está pasando en la frontera sur. ¿Cómo es aceptable esto? ¿No le debe ella una disculpa a cada judío de este planeta?, se preguntaba Hemmer.

En ese punto, el jefe del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrod Nadler, quien es judío de Nueva York, salió en defensa de su colega parlamentaria en un mensaje en su cuenta Twitter.

“Una de las lecciones del Holocausto es ‘Nunca más’. No solo al asesinato en masa, sino también a la deshumanización de la gente, la violación de derechos básicos, y el ataque a nuestra moral colectiva. Fracasamos en aprender esas lecciones cuando no podemos denunciar lo inhumano frente a nosotros”, escribió Nadler.



Desde que el gobierno de Trump instituyó la política de 'tolerancia cero' que implicó la separación de miles de niños de sus padres y la reclusión de decenas de miles de personas que llegaron a la frontera con México con la esperanza de obtener asilo político en EEUU, las condiciones de las instalaciones que se destinan para el alojamiento de estas personas ha sido objeto de cuestionamientos.

Desde las "jaulas" usadas en algunos sitios para agrupar a menores de edad, el frío excesivo que se experimenta en algunas de ellas y que las llevan a ser llamadas las "hieleras", hasta el nivel de hacinamiento y las numerosas muertes (algunas de menores de edad) que se han registrado.

El gobierno asegura que los sitios de reclusión están sobrepasados por el volumen de inmigrantes que está llegando y porque no está diseñado para recibir familias enteras, como es la mayoría de quienes buscan refugio en EEUU actualmente, sino hombres adultos solos que aspiraban lograr trabajos temporales.


Más contenido de tu interés