publicidad
Estudiantes marchan en la presentación del proyecto de ley Acceso.

Supremo de Georgia niega apelación de "dreamers" para abaratar matrículas

Supremo de Georgia niega apelación de "dreamers" para abaratar matrículas

La Corte rechazó la apelación presentada en contra de una medida que niega matrículas universitarias como residentes a jóvenes amparados por DACA

Estudiantes marchan en la presentación del proyecto de ley Acceso.
Marcha en noviembre por el proyecto Acceso para que alumnos indocumentados de universidades de Illinois accedan a becas.

La decisión de la Corte Suprema de Georgia de negar la apelación de estudiantes amparados bajo la Acción Diferida (DACA) para revisar la interpretación de una medida que les impide pagar matrícula como residentes del estado sienta un precedente negativo no solo para los demandantes, aseguró este lunes el abogado que lleva el caso.

"Las consecuencias de esta decisión afecta a los residentes de Georgia que ya no podrán demandar a una agencia estatal si esta agencia viola la ley y en cuanto a los estudiantes afectados significa que debemos tomar otro camino, pero todos los residentes de Georgia deberían estar muy preocupados por esto", dijo Charles Kuck, abogado de inmigración que interpuso la demanda en nombre de 39 estudiantes beneficiarios de DACA.

publicidad

La decisión unánime de la corte señala que la Junta de Regentes de Georgia goza de inmunidad ante la demanda interpuesta por los estudiantes bajo la "doctrina de inmunidad soberana", que protege a las agencias estatales de ser llevadas a corte.

No obstante, la corte dejó abierta la posibilidad de que los demandantes exijan una respuesta al señalar que los ciudadanos que se sientan "perjudicados" por la conducta de un funcionario pueden obtener respuesta en su "capacidad individual".

" Vamos a demandar individualmente a los 19 miembros de la Junta de Regentes de Georgia para que nos aclaren porqué no están implementando la ley como está escrita actualmente, porque si lo hicieran, le permitiría a estos estudiantes pagar matrícula como residentes", señaló el abogado.

La demanda, Olvera et all. vs. University System of Georgia Board of Regents, fue interpuesta en el 2014 por un grupo de 39 jóvenes indocumentados contra la Junta de Regentes de Georgia y tiene el objetivo de que se reconozca la "presencia legal" que les otorga DACA.

La Junta de Regentes de Georgia no reconoce hasta ahora el estatus de "presencia legal" que otorga DACA a jóvenes indocumentados que llegaron a este país de niños y por ende les niega la posibilidad de estudiar en las cinco universidades públicas más prestigiosas del estado y exige el pago de matrícula como extranjeros en las que se les permite la inscripción.

"Esta decisión lo único que hace es atrasar la querella, pero no nos vamos a detener y vamos a seguir buscando oportunidades hasta lograr que se de una decisión a nuestro favor, en corte o a través de la legislatura del estado", dijo Rigo Rivera, uno de los demandantes, quien se mostró decepcionado tras conocer la decisión.

El estudiante señaló que sienten una gran responsabilidad por seguir adelante con su lucha, no solo por ellos sino también por todos los beneficiarios de DACA que podrían verse en la misma situación.

"Actualmente hay alrededor de 20,000 personas con DACA viviendo en Georgia y una decisión de este tipo afectaría a miles de personas que están aquí en el estado y que quisieran estudiar en las universidades y aportar más al estado", aseveró el joven.

Un informe del Instituto de Políticas y Presupuesto de Georgia (GBPI) de 2015, encontró que no permitir a estudiantes indocumentados pagar matrícula como residentes, le cuesta al estado cerca de 10 millones de dólares al año y tiene un efecto negativo en la economía y en el nivel de competitividad de Georgia.

Motivados por la decisión de la corte, decenas de estudiantes llevan a cabo este lunes protestas de "resistencia pacífica" en tres de las universidades que niegan el derecho de matrícula a estudiantes indocumentados: University of Georgia, Georgia State University y Georgia Institute of Technology.

publicidad

El 1 de febrero marca el 56 aniversario de las primeras acciones que se tomaron para acabar con la segregación en el sureste de Estados Unidos.

"Estos estudiantes reconocen que la educación superior es un derecho humano que debe ser accesible a todos basado en el mérito académico, no en el estatus social", señaló Laura Emiko Soltis, directora de Freedom University, una organización que ofrece cursos de nivel universitario a estudiantes indocumentados creada a raíz de la prohibición en 2011.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad